El “ministerio de la verdad” de Biden es un peligro

ACNmayo 4, 2022
  • La administración Biden ha anunciado el nacimiento de la Junta de Gobernanza de la Desinformación (Dgb), un nuevo organismo gubernamental, dependiente del Departamento de Seguridad Nacional.
  • Habrá que luchar contra la desinformación. 
  • Pero las premisas son lo suficientemente inquietantes. La libertad de religión también podría estar en peligro

 

La administración Biden ha anunciado el nacimiento de la Junta de Gobernanza de la Desinformación (Dgb), un nuevo órgano de gobierno, dependiente del Departamento de Seguridad Nacional (equivalente a nuestro Ministerio del Interior). Como su nombre lo indica, el nuevo organismo es un consejo que debe gestionar, léase reprimir, desinformar. El propósito declarado es el de “contrarrestar la desinformación sobre seguridad interna, con especial atención a la inmigración irregular y Rusia”.

Dos rarezas ya en el anuncio

  • Rusia, en primer lugar, es un problema internacional y no interno. A menos que considere la cuestión rusa como “manipulación electoral”, entonces el sospechoso recurrente sobre Donald Trump, en el que la investigación de Russiagate había encallado.
  • En el tema migratorio, sin embargo, no cabe duda de que es un tema interno dentro de E.U., pero ¿por qué alarmarse por la desinformación? Hasta el momento, si la oposición se ha quejado de la gestión de la gravísima crisis en la frontera con México es, si acaso, el silencio de los medios, acompañado de la ausencia, durante meses, de Biden y de la vicepresidenta Kamala Harris en las zonas de crisis. Solo en el verano, seis meses después de que asumiera la nueva administración, algo se movió. El recelo de la oposición, más que fundado,

La nueva Dgb no es ni mucho menos imparcial, nació con una cumbre de candidaturas presidenciales. Su futura directora, Nina Jankowicz, ayudó a encubrir la primicia del New York Postsobre el caso Hunter Biden, una sospecha de soborno del hijo del entonces candidato presidencial. De esa evidencia, encontrada en la computadora portátil de Biden Jr, Jankowicz dijo que era “un producto de la campaña de Donald Trump”. Durante el mismo período, afirmó que la creciente desconfianza de los estadounidenses hacia los medios fue “alimentada por los continuos ataques de la administración Trump” y no por la disminución de la calidad o la ideologización de los medios en sí. Sobre la polarización de la política estadounidense: “Mientras no mitiguemos nuestra polarización política, en nuestros asuntos políticos internos, seguiremos siendo presa fácil para cualquier actor hostil que quiera manipularnos, rusos o iraníes, internos o externos” . Esta es también una afirmación aparentemente de sentido común (“sé bueno, porque los enemigos son muy diferentes”),

El momento de este anuncio también genera dudas . Uno podría pensar que está relacionado con la guerra en Ucrania. Pero la verdadera coincidencia en el tiempo es la de la compra de Twitter por parte de Elon Musk y su promesa de dejar más libertad de expresión en la gran red social. Lo que realmente todos temen es el regreso de Donald Trump, quien hasta el día de su expulsión fue un gran tuitero. Y ganó las elecciones por eso también. ¿Sería, por tanto, una contramedida de la administración Biden para evitar el regreso del gran oponente a la escena?

Potencialmente, la DGB , que los opositores conservadores ya llaman (citando a Orwell) el “ministerio de la verdad”, es mucho más peligrosa para la libertad de religión y de expresión que para cuestiones contingentes de lucha política. El verdadero problema es su propia institución. Un gobierno tiene en sus manos el poder de silenciar parte del debate. Y lo hace sobre la base de una definición gubernamental, por tanto inevitablemente arbitraria, de lo verdadero y lo falso.

¿Qué podría ser acusado de desinformación en un futuro próximo? El creciente debate es sobre el aborto. Los fact checkers ya habían luchado, con métodos muy ideológicos (aferrándose a detalles y tecnicismos para acusar de desinformación a quienes decían lo obvio), por defender a los gobiernos locales democráticos que habían legalizado el aborto tardío. En ese debate, solo se acusó de desinformar a quienes hablaron de “aborto tardío”. Solo podemos imaginar cómo las opiniones contrarias a Roe vs. Wade (quien efectivamente legalizó el aborto en 1973) durante los próximos meses y años.

Habrá innumerables casos similares y también debemos tener en cuenta un peligro subyacente: a los ojos de un laicista, la fe misma es desinformación. Aunque ningún intelectual afronta el tema abiertamente en estos términos, se multiplican los artículos, incluidos los científicos (como este ), para intentar demostrar que la fe cristiana está en la base de las fake news de derecha. Para ello solo tenemos que esperar que el gobierno estadounidense no olvide la Primera Enmienda de la Constitución: la que defiende tanto la libertad de religión como la libertad de expresión.

 

Por STEFANO MAGNI.

ROMA, Italia.

JUEVES 5 DE MAYO DE 2022.

LANUOVABQ.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *