Los ladridos de la OTAN a la puerta de Rusia, incitaron al jefe del Kremlin a reaccionar mal y desencadenar el conflicto: Francisco

ACNmayo 3, 2022
 En el Corriere della Sera , el Papa habla de Putin y de otras personas y al mismo tiempo desarrolla sus opiniones geopolíticas personales para explicar pasajes de estos 68 días de guerra que nunca se han entendido en el pasado. 
Esta es una entrevista que no solo es inesperada y sorprendente, sino sobre todo problemática. Algunas respuestas tienen olor a ruptura y, a veces, dicen lo contrario de lo que  dijo hace más de 60 días.
He aquí algunos pasajes citados del Corriere della Sera :
– El primer día de la guerra llamé por teléfono al presidente ucraniano Zelensky.
-Putin por otro lado no lo llamé. Lo escuché en diciembre por mi cumpleaños pero esta vez no, no llamé.
– Quería hacer un gesto claro para que todo el mundo lo viera y para ello acudí al embajador ruso.
Les pedí que me explicaran, dije “por favor, paren”.
– Luego le pedí al cardenal Parolin, después de veinte días de guerra, que le enviara a Putin el mensaje de que estaba dispuesto a ir a Moscú.
– Por supuesto, era necesario que el líder del Kremlin permitiera algunas ventanas.
– Todavía no hemos recibido respuesta y seguimos insistiendo, aunque me temo que Putin no puede y no quiere tener esta reunión ahora mismo.
– Pero tanta brutalidad ¿cómo no vas a detenerla?
– Hace veinticinco años con Ruanda vivimos lo mismo».
Los ladridos de la OTAN a la puerta de Rusia» incitaron al jefe del Kremlin a reaccionar mal y desencadenar el conflicto.
Un enfado que no puedo decir si fue provocado -se pregunta el Papa-, pero quizás facilitado sí.
– No puedo responder, estoy demasiado lejos, a la pregunta de si es correcto abastecer a los ucranianos
Lo que está claro es que las armas se están probando en esa tierra. Los rusos ahora saben que los tanques sirven de poco y están pensando en otras cosas.
Las guerras se pelean para esto: para probar las armas que hemos producido. Este fue el caso de la Guerra Civil Española antes de la Segunda Guerra Mundial.
El comercio de armas es un escándalo, pocos se oponen.
Hace dos o tres años llegó a Génova un barco cargado de armas que hubo que trasladar a un gran carguero para transportarlas a Yemen.
– Los trabajadores del puerto no querían hacerlo. Dijeron: pensemos en los niños de Yemen. Es una cosa pequeña, pero un bonito gesto. Debería haber tantos así”.
– No voy a ir a Kiev por ahora. Envié al Cardenal Michael Czerny, (prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral) y al Cardenal Konrad Krajewski, (limosnero del Papa) que fueron allí por cuarta vez. Pero siento que no tengo que ir. Primero tengo que ir a Moscú, primero tengo que reunirme con Putin. Pero yo también soy sacerdote, ¿qué puedo hacer? Hago lo que puedo. Si Putin abriera la puerta…».
– Hablé con Kirill durante 40 minutos vía zoom. Los primeros veinte con tarjeta en mano me leyó todas las justificaciones de la guerra. Escuché y le dije: no entiendo nada de esto.
– Hermano, no somos clérigos de estado, no podemos usar el lenguaje de la política, sino el de Jesús, somos pastores del mismo pueblo santo de Dios, para ello debemos buscar caminos de paz, para acabar con los fusilamientos. de armas
– El Patriarca no puede transformarse en monaguillo de Putin. Tenía una reunión programada con él en Jerusalén el 14 de junio.
– Habría sido nuestro segundo cara a cara, nada que ver con la guerra. Pero ahora él también está de acuerdo: paremos, podría ser una señal ambigua».
– Mi alarma no fue un mérito, sino sólo la constatación de la realidad: Siria, Yemen, Irak, en África una guerra tras otra.
– Hay intereses internacionales en cada bit. No se puede pensar que un estado libre pueda hacer la guerra a otro estado libre. En Ucrania fueron los demás quienes crearon el conflicto.
– Lo único que se culpa a los ucranianos es que reaccionaron en el Donbass, pero hablemos de hace diez años. Ese argumento es viejo. Por supuesto que son un pueblo orgulloso.
– Por ejemplo, cuando para el Vía Crucis había dos mujeres, una rusa y otra ucraniana, que tenían que leer juntas la oración, armaron un escándalo.
– Así que llamé a Krajewski que estaba allí y me dijo: para, no leas la oración. Tienen razón, incluso si no lo entendemos completamente.
– Así que se quedaron en silencio. Tienen una susceptibilidad, se sienten derrotados o esclavizados porque en la Segunda Guerra Mundial pagaron tanto. Tantos muertos, es un pueblo mártir.
– Pero también tengamos cuidado con lo que puede pasar ahora en Transnistria.
– Para la paz no hay suficiente voluntad.
– La guerra es terrible y hay que gritarla.
– Por eso quise publicar un libro con Solferino que tiene como subtítulo El coraje para construir la paz.
– Orbán, cuando lo conocí me dijo que los rusos tienen un plan, que el 9 de mayo todo habrá terminado. Espero que así sea, así entenderíamos también la velocidad de la escalada de estos días.
– Porque ahora no es solo el Donbass, es Crimea, es Odessa, le está quitando el puerto del Mar Negro a Ucrania, eso es todo. Soy pesimista, pero debemos hacer todos los gestos posibles para detener la guerra».
– ‘Italia está haciendo un buen trabajo. La relación con Mario Draghi es buena, es muy buena. En el pasado, cuando estaba en el Banco Central Europeo, le pedí consejo.
– Es una persona directa y sencilla. Admiraba a Giorgio Napolitano, que es genial, y ahora admiro mucho a Sergio Mattarella.
– Respeto mucho a Emma Bonino: no comparto sus ideas pero conoce África mejor que nadie. Delante de esta mujer digo, chapeau».
– Muchas veces me he encontrado con una mentalidad preconciliar que se disfrazaba de conciliar. En continentes como América Latina y África fue más fácil. En Italia es quizás más difícil.
– Pero hay buenos sacerdotes, buenos párrocos, buenas monjas, buenos laicos. Por ejemplo, una de las cosas que trato de hacer para renovar la Iglesia italiana es no cambiar demasiado a los obispos. El cardenal Gantin dijo que el obispo es el esposo de la Iglesia, cada obispo es el esposo de la Iglesia de por vida.
– Cuando hay un hábito, es bueno. Por eso trato de nombrar sacerdotes, como sucedió en Génova, Turín, Calabria. Creo que esta es la renovación de la Iglesia italiana.
– Ahora la próxima asamblea tendrá que elegir al nuevo presidente de la CEI, trato de encontrar uno que quiera hacer un cambio bonito.
– Prefiero que sea cardenal, que tenga autoridad. Y que tenga la posibilidad de elegir al secretario, que pueda decir: quiero trabajar con esta persona».
– (Sobre el cardenal jesuita Carlo Maria Martini recuerda haber releído un artículo “perfecto”, después del 11 de septiembre, sobre el terrorismo y la guerra y concluye: “Es tan relevante que pedí volver a publicarlo en el Osservatore romano. Continuar en los periódicos investigar la realidad, contarla. Es un servicio al país que siempre le agradeceré”.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *