Contra la ansiedad, la depresión y los ataques de pánico, seguir ‘el camino’ de Santa Teresita para salir adelante

ACNmayo 2, 2022

Santa Teresa de Lisieux, también conocida como Santa Teresa del Niño Jesús o Santa Teresita, es muy querida, pero quizás no todos sepan que en su vida experimentó un sufrimiento psíquico importante. Sor Antonella Piccirilli nos lo dice en el libro Frágiles como todos, felices como pocos. Teresa de Lisieux y nuestras heridas :

“En la Nochebuena de 1886 obtendrá la gracia de su transformación, de su completa conversión. Recibe la fuerza de Cristo y la curación de una especie de neurosis (timidez excesiva, hipersensibilidad, fragilidad emocional, escrúpulos, miedos…) que la paraliza”.

Pequeño pero grande, eso dice. “Por eso es interesante aproximarse a la vida de Teresa de Lisieux e identificar los factores perturbadores en su camino de madurez psicoespiritual: los repetidos desapegos vividos en la más tierna infancia, la grave neurosis que la golpea a los diez años ; el asalto de los escrúpulos, la difícil relación con el propio cuerpo, la humillación sufrida a consecuencia de la enfermedad mental del padre. Son heridas que no sólo no le han impedido acceder a un camino de altísimo nivel espiritual, sino que incluso lo han acelerado, gracias a la intervención de Dios, injertada en la predisposición teresiana a confiar en él”.

Esto nos enseña que debemos aprender a lidiar con las perturbaciones emocionales cada vez más rampantes (ansiedad, depresión, ataques de pánico, etc.) ciertamente confiando en aquellos que pueden brindar ayuda médico-clínica, pero sin olvidar la ayuda aún más decisiva de Dios.

Me parece, sin embargo, que el alivio espiritual está prácticamente olvidado hoy. Repito: el trato de los psiquiatras y psicólogos es importante, pero recordemos que la salvación no vendrá de ellos. Meg Hunter-Kilmer dice que los santos tuvieron que luchar con demasiada frecuencia con estas dolencias, como el beato Enrico Rebuschini, un sacerdote italiano camiliano que “vivió con depresión toda su vida” experimentando “varios episodios depresivos que requirieron hospitalización cuando tenía veinte años”. , en la treintena y todavía en la sesenta”. A lo largo de su vida, Rebuschini sufrió mucho de depresión, “pero esto no ha afectado su personalidad alegre, aunque en privado debe haberle costado mucho”.

Y aquí hay otra historia. Sant’Alberto Chmielowski (1845-1916) fue un revolucionario polaco, más tarde un famoso pintor, antes de dejar atrás su fama para fundar una comunidad de franciscanos al servicio de los pobres. Antes de fundar su orden ingresó en los jesuitas y durante el noviciado sufrió una crisis nerviosa que le obligó a ser hospitalizadoPasó nueve meses en un hospital psiquiátrico, donde le diagnosticaron “hipocondría, melancolía, locura religiosa, ansiedad e hipersensibilidad psíquica. Incluso después de ser dado de alta permaneció melancólico y mudo, pero un día, dieciséis meses después del inicio de la crisis, se levantó de golpe, salió de la ciudad para confesarse y comulgar y volvió en una excelente disposición de ánimo, por lo que tanto que, a diferencia de muchas personas que luchan contra enfermedades mentales, ya no sufría de depresión.

Esta historia nos da una sensación de optimismo y nos hace comprender que el alivio de estas terribles dolencias es posible, aunque el camino sea muy difícil. Sobre todo, debemos recuperar una dimensión espiritual que ponga en el centro a Dios y no a nosotros mismos. La religión debe recuperar su papel por el cual, como cantamos en el O sacrum convivium , “ mens impletur gratia ”, y esa mens que está llena de gracia es alma y mente juntas.

La oración ayuda, siempre que no se convierta en una forma más de dar rienda suelta a las propias obsesiones, sino que siga siendo un camino en Dios a pesar de las propias debilidades.

En los últimos años, los trastornos mentales se han quintuplicado, pero no faltan oportunidades para obtener ayuda, especialmente de aquellos que por excelencia medicus est , como decía San Ambrosio. Así como buscamos al médico para el cuerpo, no debemos olvidar buscar al médico para el espíritu. Si caemos con él, nos levantaremos con él.

 

por Aurelio Porfirio-

Aldo María Valli.

Lunes 2 de mayo de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *