Libertad para los obispos

ACNmayo 1, 2022

En otras ocasiones he criticado la actual centralización de la organización eclesiástica, cuyo elemento fundamental es la dirección local de las Conferencias Episcopales, que han asumido un papel político a imitación de los parlamentos seculares. Hay, en general, una presidencia y dos vicepresidencias, elegidas por la mayoría de los miembros de la Conferencia. No existen partidos episcopales formalmente constituidos, pero no faltan grupos que agrupan a quienes comparten una determinada eclesiología y una misma opinión, tanto en cuestiones intraeclesiales como en las sociales y políticas del país vinculadas a la moral católica. y la doctrina social de la Iglesia.

Estos parlamentos episcopales funcionan de manera similar a los de orden laico: hay voces y votos (el emérito puede hablar pero nada decide), se pide la palabra, se concede o no según el caso, también hay mayorías y minorías, etc Estamos acostumbrados a esta organización.

No sólo los fieles católicos, sino todos los ciudadanos -al menos los interesados ​​en el posible poder e influencia de la Iglesia- están informados, o más bien “desinformados”, gracias a algunos periodistas que dicen estar “especializados en temas religiosos”. La organización favorece internamente cierto tipo de ejercicio de autoridad. La experiencia demuestra que hay, por ejemplo, funcionarios (todos sabemos lo que significa este término: tendencia a apoyar al gobierno) y no faltan obispos en los que se pueda pensar -lo digo con todo respeto y estima- que, por su sencillez y falta de un pensamiento propio claro y amplio, se inclinan ante el oficialismo reinante. Quiero creer que también hay quienes aprecian su libertad y tratan de conservarla y ejercerla, sin desentonar con el todo, que suele insistir en la necesidad de unidad. El énfasis en la unidad, propio de la narrativa episcopal, se puede poner con la intención correcta, sin prejuicios, pero a menudo la idea de unidad se usa para “correr en la bolsa” y condicionar a aquellos que son reacios a apoyar una determinada posición. Los eclesiásticos -pienso en los obispos- somos hombres, y cada uno es un mundo en el que se entrecruzan con auténticas virtudes opiniones legítimas, defectos (más o menos graves), posiciones cerradas e injustificadas. Creo que así es como sucede” Los eclesiásticos -pienso en los obispos- somos hombres, y cada uno es un mundo en el que se entrecruzan con auténticas virtudes opiniones legítimas, defectos (más o menos graves), posiciones cerradas e injustificadas. Creo que así es como sucede” Los eclesiásticos -pienso en los obispos- somos hombres, y cada uno es un mundo en el que se entrecruzan con auténticas virtudes opiniones legítimas, defectos (más o menos graves), posiciones cerradas e injustificadas. Creo que así es como sucede”ut en pluribus “; ¡seguro que entre los miembros habrá algunos santos y me imagino cuánto sufrirán! Todos podemos ser más o menos buenos, pero no es lo mismo que ser santo.

Uno de los fines atribuidos a la acción de las Conferencias Episcopales es garantizar la pastoral en la vida de la Iglesia. En efecto, son los problemas pastorales los que suelen discutirse en las asambleas plenarias.

Al panorama que he presentado, puedo agregar otras observaciones críticas que provienen de mi reflexión sobre la experiencia vivida. Primero lo que pienso sobre documentos y declaraciones. En general, se esperan pronunciamientos de cada reunión plenaria de la Conferencia Episcopal; esto es lo que especulan los periodistas, a veces acercándose a tal o cual prelado para obtener declaraciones para la prensa, la radio o la televisión. El procesamiento de textos implica un proceso bastante complejo. Sin entrar en detalle en el tema, diré que algunos de estos documentos son considerados “sustanciales”, concebidos como un eco del magisterio universal o destinados a guiar la vida de la Iglesia local durante un tiempo considerable. Normalmente, una comisión ad hocprepara un borrador, pero no es fácil cambiar, si no está de acuerdo, la línea argumental presentada por la comisión. Las discusiones en el aula tienen un valor relativo en relación con el resultado final. De ninguna manera deseo expresar una opinión negativa; las situaciones y los problemas a los que se enfrentan son muy diferentes.

Ahora, pido disculpas, tengo un asunto desagradable que enfrentar. Las autoridades de la Conferencia pueden manifestar un tipo de psicología estalinista, una inclinación dictatorial. Una actitud que daña y lesiona la necesaria libertad de los obispos en el gobierno de sus respectivas diócesis, ya que las autoridades tratan de imponer una determinada forma de actuar que de alguna manera logró oficializarse. Un fenómeno colateral, que creo de suma gravedad, es la murmuración, vicio típico del clero, que se ejerce sobre todo en los “pequeños mundos”, en los que una persona bastante cobarde puede hablar entre dientes, e incluso despotricar. de manera injusta.

Ciertas cuestiones doctrinales y pastorales son de suma importancia y actualidad en la Iglesia y forman parte de la responsabilidad personal de cada sucesor de los apóstoles. Pienso, por ejemplo, en las normas litúrgicas y en la formación de nuevos sacerdotes. Sobre este segundo punto, siento que puedo hablar con total claridad e independencia: hace muchos años tuve la tarea de organizar un seminario diocesano y luego ser su rector durante una década. Como arzobispo me dediqué expresamente a mi seminario ya tratar con unos cincuenta jóvenes a los que luego ordené sacerdotes. En este asunto, de capital importancia para el futuro de la Iglesia católica, el “oficialismo estalinista”, por mucho que intente disfrazarse, me parece absolutamente inaceptable.

El problema que plantea a la Iglesia un organismo centrado en la Conferencia Episcopal se agrava por el hecho de que además de las Conferencias Episcopales nacionales existen también Conferencias Episcopales regionales y continentales, estructuras políticas todas ellas que multiplican las dificultades ya mencionadas . Recordamos la influencia que ejercieron Medellín y Puebla.

Un ejemplo que, en mi opinión, demuestra hasta dónde puede llegar una Conferencia Episcopal es la desviación de la ortodoxia dogmática, moral y disciplinaria de la Conferencia Episcopal Alemana. Muchos de nosotros, asombrados, no entendemos por qué Roma, la Santa Sede, no interviene y sigue permitiendo una confusión deplorable. Mi pensamiento está con todos los sacerdotes y laicos alemanes que no están de acuerdo con el camino abierto por sus líderes y que se precipita hacia el cisma; de hecho, a esta altura de las cosas podemos hablar de una especie de cisma inmanente, que sólo puede producir amargos frutos y perdición.

Situaciones que alguna vez fueron simplemente inconcebibles ahora se están multiplicando en todo el mundo. Las Conferencias Episcopales -exagero un poco para percibir la gravedad de la cuestión- reaccionan a menudo tarde y en contra de lo que sería oportuno. El caso de Monseñor Daniel Fernández Torres, obispo de Arecibo, es particularmente triste; fue removido, “cancelado”, porque es un excelente obispo y no quería inclinarse ante proyectos sin sentido. ¿Dónde está la Conferencia Episcopal de Puerto Rico, integrada por seis o siete miembros? ¿Hacia dónde se fue la fraternidad episcopal? Peor aún, me permito sospechar: ¿no habrán sido ellos los que fueron al delegado apostólico o directamente a Roma? Debieron defender y acompañar a su hermano, aclarando en un diálogo confiado con él si había algún punto a discutir, y actuar como mediadores eficaces. Los obispos puertorriqueños debieron preguntarle al delegado apostólico por qué destituían al obispo Daniel y si había cometido algún delito. En cambio, solo emitieron un comunicado en el que, tras anunciar su destitución, señalaron que “por deferencia y respeto a los procesos canónicos dentro de la Iglesia, estas serán las únicas expresiones oficiales al respecto”. En otras palabras, no dijeron nada. ¿Pero cómo? ¿Qué proceso canónico se siguió? Roma no dice nada. Pero yo protesto, y pido y sugiero al clero y al pueblo de Arecibo que vayan al delegado apostólico, a pedir que regrese el obispo a la comunidad. Si bien puede parecer un poco excesivo, es lo correcto. Porque el que calla está de acuerdo. El silencio es consentimiento.

Conozco muy bien a Monseñor Fernández Torres, quien hace tres años tuvo la amabilidad de invitarme a predicar los ejercicios espirituales para su clero, que los sacerdotes seguían con gran atención y piedad. Y pude comprobar que es una diócesis magnífica, con una gran actividad pastoral y un florecimiento de vocaciones. El obispo destituido es un ejemplo de la “cancelación” que se está produciendo en la Iglesia. Tras la publicación de mi artículo de denuncia, A los sacerdotes “cancelados”Hace poco más de un mes recibí numerosas cartas, correos electrónicos y mensajes de sacerdotes de diferentes partes del mundo que sufren la misma situación. ¿Por qué han sido privados de sus cargos? Simple: porque siguen la doctrina correcta, porque son buenos católicos. Y porque el progresismo reinante, el oficialismo progresista, es implacable, y no tolera obispos y sacerdotes que se dejen guiar por la gran Tradición de la Iglesia, como la definió el Papa Benedicto XVI. Este es el problema de la “cancelación”. Te despiden, sin demasiados cumplidos, y luego es asunto tuyo. Es conmovedor escuchar y leer los testimonios de estos sacerdotes que deben irse a vivir con sus padres para tener un plato de comida y el cuidado y apoyo que la jerarquía les niega.

Otra historia a la que ya me he enfrentado varias veces es la devastación universal de la sagrada liturgia, contrariamente a lo establecido por el Concilio Vaticano II con el fin de una prudente actualización [en italiano en el original, Ed.]. En Argentina hay algunos casos notables: hace unos años un obispo celebraba misa en la playa usando una copa de mate como cáliz, y acabo de enterarme de otro hecho escandaloso: un sacerdote – del clero de una diócesis del centro del país – celebró la Santa Misa vestido de payaso. ¿Qué otras tonterías se pueden permitir? Si el diocesano, que es el responsable directo de ello, no reaccionara, la Conferencia Episcopal, que tiene una Comisión de Liturgia, habría tenido que intervenir para reprochar ese sacrilegio. No es digno guardar silencio ante tal atropello.

No me es posible extender este escrito con una lista de calamidades eclesiales que desconciertan a los fieles y constituyen un signo terrible para los jóvenes. El Santo Padre dijo recientemente que los obispos debemos compartir nuestro carisma con los laicos. Pues estos no deben sufrir en silencio y quietud ultrajes como los que he descrito.

Mis críticas a la organización existente me obligan a proponer una alternativa, que encuentro en la gran Tradición eclesial. Mencioné la necesaria libertad de los obispos diocesanos. Una posición que no equivale a la anarquía y. a un individualismo solipsista en un cuerpo cuya esencia es la comunión. La figura tradicional es la provincia eclesiástica, presidida por el metropolitano (el palio no es un mero ornamento); en ella se realiza y se puede vivir una auténtica sinodalidad, no metafórica ni verbal, sino real. El Espíritu Santo y el mismo Jesús – quien le aseguró acompañar a los apóstoles todos los días, hasta el fin de los siglos, pasas tas hēme,(Mt 28,20)- gobiernan soberanamente a la Iglesia y por eso, al proponer la organización tradicional, somos conscientes de que constituye lo que Aristóteles reconoció y llamó causas secundarias . Corresponde a los hombres de Iglesia, comenzando por el Sumo Pontífice, sucesor de Pedro, velar por que estas causas secundarias se dispongan en una organización adecuada. La organización de las provincias eclesiásticas, coronadas por la asamblea de los metropolitanos, es una posibilidad concreta que cuenta con la Tradición a su favor y evita la intrusión de esquemas políticos seculares incapaces de asegurar la verdadera democracia.

Me queda claro que lo que acabo de escribir puede molestar a muchos colegas. Deseo asegurar a todos mi honesta intención, mi respeto y mi afecto colegiado. Nada perderíamos si discutiéramos con objetividad y paciencia estos temas de suma importancia para hoy y para el futuro de nuestra amada Iglesia.

 

Por monseñor Héctor Aguer.

arzobispo emérito de La Plata

fotolica.com

Traducción de Valentina Lazzari

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *