2.000 árboles de bosques centenarios de Francia, para restaurar la catedral de Notre Dame

ACNmayo 1, 2022

Es en Briouze, en Normandía, donde Thierry Juliot inspecciona meticulosamente las decenas de vigas aserradas que se utilizarán para reconstruir el techo, la cúpula del monumento. Equipado con su cámara, su cable de medición y sus especificaciones, el técnico enviado por el establecimiento público encargado de la restauración de la catedral señala los nudos podridos. “En este, hay cosas qué revisar”, les dice a los aserradores.

FOTO MYRIAM BOULIANNE, COLABORACIÓN ESPECIAL

De izquierda a derecha, los aserradores Vincent Corbière, Jean-Louis Chalmandrier, Valentin Patry y Pierre Nogueira

 

Se dirige a Vincent Corbière, Jean-Louis Chalmandrier, Valentin Patry y Pierre Nogueira, aserradores y mecenas del proyecto. No son los únicos que se involucran. Cuarenta y cinco aserraderos de toda Francia respondieron al llamado de su federación para reconstruir voluntariamente la cúpula de 96 m. “No lo dudamos ni un segundo”, dice el Sr. Corbière, del aserradero del mismo nombre.

Todavía cerrada al público, la catedral de Notre-Dame de París será restaurada de forma idéntica, respetando su material original. Se utilizarán mil robles para reconstruir el marco de la nave y el corazón construido en el siglo XIII  . Se utilizarán mil más para el marco de la aguja, que a su vez data del siglo XIX  , ya que la aguja original fue desmantelada en el siglo XVIII  .

FOTO MYRIAM BOULIANNE, COLABORACIÓN ESPECIAL

La aguja de Notre-Dame de Paris, diseñada por Eugène Viollet-le-Duc en el siglo XIX  , requiere 500 toneladas de madera.

 

Para la aguja, los patrones aserraron robles de entre 100 y 200 años y hasta 16 metros de altura.

Está fuera de lo común. Esta es la primera vez que se aserran árboles de este tamaño.

Jean-Louis Chalmandrier, propietario del aserradero Bellême Bois

El Sr. Chalmandrier, además, tuvo que capacitar a sus aserradores antes de que abordaran esta tarea “extraordinaria”.

En el aserradero de Patry, en Briouze, la etapa de poda requirió 200 horas para cien árboles cortados. “Podemos decir que aserramos el 10% del roble de la aguja de Notre-Dame de París”, afirma con orgullo Vincent Corbière. “Podemos tener nuestro lugar en el paraíso”, bromea junto a él Jean-Louis Chalmandrier.

FOTO FACILITADA POR JEAN-LOUIS CHALMANDRIER

Los robles que se utilizarán para reconstruir la aguja se recolectaron de más de 250 bosques franceses entre enero y marzo de 2021.

Un saber hacer

 

La continuación de la obra, es decir, la reconstrucción del marco de la nave y el coro construido en 1225 –comúnmente llamado “el bosque”–, representa un desafío adicional. Los 1000 robles necesarios para su construcción, que se cosecharán el próximo invierno, deberán cortarse con hacha en lugar de sierra para respetar los métodos utilizados en la Edad Media. “Esta técnica respeta la forma natural del tronco y mantiene el corazón del árbol en el centro de la viga”, explica Frédéric Épaud, especialista en armazones medievales de la Universidad de Tours.

FOTO ALAIN JOCARD, ARCHIVO AGENCE FRANCE-PRESSE

Demostración de técnicas de renderizado con hacha utilizadas en la Edad Media, frente a la Catedral de Notre-Dame en París en septiembre de 2020

 

El problema principal, subraya, es que pocas empresas francesas dominan estas técnicas de renderizado con hacha. “Es un saber ancestral en perdición, y sólo a través de las obras de construcción de los monumentos históricos podemos transmitirlo”, estima la investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Científicas.

Frédéric Épaud realizó recientemente un estudio arqueológico del marco del siglo XIII y  descubrió que había sobrevivido 800 años sin demasiado daño. “La mayoría de nuestras construcciones contemporáneas no pueden durar ni 50 años”, lamenta.

FOTO MYRIAM BOULIANNE, COLABORACIÓN ESPECIAL

Las vigas que se utilizarán para reconstruir la aguja se almacenarán durante 18 meses para que se sequen antes de ponerse a disposición de los carpinteros.

A modo de comparación, el Sr. Épaud menciona la reconstrucción en hormigón del marco de la catedral de Reims, destruido durante la Primera Guerra Mundial, así como el de Chartres en metal, destruido por un incendio en 1836. Según él, estos dos los sitios presentan un impacto de carbono y mayores costos financieros debido a su corrosión.

 

0,2% de la cosecha anual

 

Dicho esto, la tala de árboles plantea preocupaciones ambientales. Una petición anónima en la web, tras haber recogido 42.000 firmas, denuncia la tala de robles seculares y califica el proyecto de “ecocidio”. “Sería consistente en el siglo XXI  elegir técnicas de ingeniería que sean más responsables y menos degradantes para nuestro medio ambiente”, dice.

FOTO THIBAULT CAMUS, ARCHIVOS DE PRENSA ASOCIADOS

Un trabajador sube a un roble centenario elegido para la reconstrucción de la aguja, en el bosque de Bercé, en marzo de 2021.

Sin embargo, los 2.000 robles necesarios para reconstruir la catedral representan solo el 0,2% de la cosecha anual de robles en Francia. El experto forestal Philippe Gourmain, que también seleccionó algunos de los robles para el techo, dijo en France Inter que Francia tenía “la mayor reserva de robles del mundo”, es decir, una reserva de mil millones, y que los robles utilizados estaban destinados a la tala. de todas formas.

Gracias a la atención mediática dedicada a la obra de Notre-Dame de París, Jean-Louis Chalmandrier y Vincent Corbière esperan “romper la imagen antiecológica” de su profesión, que creen está ligada a la impresión generalizada de que su trabajo es un “negocio del pasado”.

FOTO MYRIAM BOULIANNE, COLABORACIÓN ESPECIAL

Unos cuarenta aserraderos en Francia se movilizaron entre septiembre de 2021 y enero de 2022 para serrar los 1.000 robles de la aguja de Notre-Dame de París, sus bahías adyacentes y el crucero.

 

Finalmente satisfechos de ver su trabajo reconocido entre la población, los dos normandos están aún más “orgullosos” de que Notre-Dame de Paris se reconstruya con su material. Aunque prefieren el campo a la ciudad, aseguran que harán el viaje a la capital cuando reabra al público prevista para 2024 para admirar allí su aporte.

 

 

Myriam Boulianne

MYRIAM BOULIANNE

Briouze, Francia.

lapresse.ca

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *