Intenta obispo implantar la ideología LGBTIQ, denuncian los sacerdotes de su diócesis en Suiza

ACNabril 30, 2022

Los clérigos describen el código diocesano como un intento de «implantar la ideología LGBT en la Iglesia bajo el disfraz de la prevención de agresiones, socavando así la doctrina de la fe de la Iglesia».

El propio obispo de Chur, Joseph Bonnemain, firmó el código de conducta a principios de abril.

En una carta a todas las parroquias vista por CNA Deutsch, el obispo dijo que el código sería «vinculante para todos los líderes y empleados a partir de mediados de 2022». La declaración de compromiso se guardará en el expediente del personal.

El grupo de sacerdotes destaca que «el 95% de lo que contiene el código de conducta relativo a la prevención, lo consideramos una expresión de sentido común y decencia». Y añadieron que era «absolutamente necesario hacer todo lo posible para asegurar una mejor prevención y perseguir esta preocupación en la Iglesia con determinación. Nosotros también lo haremos en la medida de nuestras posibilidades».

A su vez, citan varios pasajes que, según ellos, «amordazan la doctrina de la fe y la moral».

Según el código, los sacerdotes deben estar de acuerdo con la siguiente frase:

«Me abstengo de hacer valoraciones negativas de comportamientos supuestamente antibíblicos basados en la orientación sexual».

Los presbíteros advierten que «cualquiera que firme esta frase ya no podrá -ni siquiera invocando el derecho fundamental primordial de la libertad religiosa- proclamar la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad, tal como se recoge en el Catecismo de la Iglesia Católica».

El Catecismo dice que los actos homosexuales son «intrínsecamente desordenados» y «en ningún caso pueden ser aprobados».

El nuevo código de conducta también dice:

«En las conversaciones pastorales, no abordo activamente temas relacionados con la sexualidad. En todo caso, me abstengo de hacer preguntas ofensivas sobre la vida íntima y la situación sentimental. Esto también se aplica a las conversaciones que mantengo como supervisor».

El acuerdo sobre este punto prohibiría a los sacerdotes y diáconos hacer las preguntas obligatorias en la preparación al matrimonio, según el grupo de sacerdotes, como por ejemplo si los futuros esposos «están de acuerdo con el matrimonio como ‘comunidad sacramental de vida y amor entre un hombre y una mujer’ para sus propias vidas.»

Además, «se deben hacer preguntas explícitas sobre el ‘estado de la relación’ con respecto a matrimonios y divorcios anteriores o sobre los hijos de relaciones anteriores».

El código imposibilitaría la aplicación de las normas existentes no sólo en materia de matrimonio, sino también en la formación de los sacerdotes. Así, ya no sería posible garantizar adecuadamente que los hombres con tendencias homosexuales no sean ordenados, tal y como tiene dispuesto la Santa Sede.

Además, se preguntan:

«¿Cómo se puede seguir exigiendo de forma creíble a un candidato al sacerdocio que se comprometa ‘en el rito prescrito públicamente ante Dios y la Iglesia’ al celibato de por vida (canon 1037) si al mismo tiempo se declara que su ‘estado de relación’ es de hecho tabú para la dirección de la Iglesia?».

Por último, advierten:

«Si los sacerdotes, diáconos y empleados laicos que viven en relaciones heterosexuales u homosexuales inmorales ya no pueden ser llamados a rendir cuentas y, si no hay mejora, despedidos del ministerio de la Iglesia, se instala un doble estándar en dos sentidos

Por un lado, constantan, la Iglesia seguirá adhiriéndose a la enseñanza tradicional en su predicación, pero por otro lado, no lo exigirá a su clero y a sus laicos.

Con el código de conducta, los sacerdotes y otras personas involucradas en la atención pastoral declararían que «me abstengo de cualquier forma de discriminación basada en la orientación o identidad sexual» y «reconozco los derechos sexuales como derechos humanos, especialmente el derecho a la autodeterminación sexual».

La aplicación consecuente de la moral sexual de la Iglesia es «percibida como discriminatoria por parte de la sociedad» Este es el caso, por ejemplo, porque la Iglesia no puede bendecir las relaciones homosexuales. La única preocupación de la Iglesia debería ser «poder actuar de acuerdo con su doctrina perenne, invocando el derecho fundamental primario de libertad religiosa reconocido y garantizado por el Estado».

La declaración del código sobre los derechos humanos está «abierta a varias interpretaciones», pero en última instancia debe ser rechazada porque, por ejemplo, el aborto se caracteriza a menudo como un derecho humano que forma parte de la autodeterminación sexual, explican los sacerdotes.

Más allá del comentario del obispo Bonnemain de que el código es vinculante, el propio texto no parece descartar las consecuencias del derecho laboral. Así, afirma: «La negativa a firmar muestra grandes déficits cualitativos en la capacidad de reflexión, ya que la persona tiende a emitir juicios amplios o no comparte suficientemente la preocupación por la prevención. No es aconsejable seguir colaborando».

«En las relaciones laborales existentes, el código de conducta se firma a más tardar en la [reunión de personal] anual», continúa el código.

Suiza, conocida oficialmente como la Confederación Helvética, es una nación centroeuropea sin salida al mar de unos 8,6 millones de habitantes, el 37% de los cuales son católicos. El país es una república federal compuesta por 26 cantones.

En Suiza, los sacerdotes, al igual que los empleados de la Iglesia a tiempo completo, están generalmente contratados por organismos cantonales de derecho público financiados por los impuestos eclesiásticos. Las diócesis, como estructuras eclesiásticas, dependen directamente de Roma, pero sólo son responsables económicamente de unos pocos empleados.

El Círculo de Sacerdotes de Chur concluye:

«Hemos pedido al obispo diocesano en el período previo a la publicación del código de conducta que no lo firme. Como entretanto lo ha publicado y firmado, le pedimos ahora públicamente, por nuestra parte, que retire su firma del código de conducta y sanee así el conflicto de conciencia que ha provocado en muchos de sus empleados».

En caso contrario, aseguran los clérigos, ellos mismos «redactarían un código de conducta al servicio de la prevención de agresiones que esté en armonía con la enseñanza de la Iglesia y que estamos dispuestos a firmar».

 

CNA/InfoCatólica.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *