Juicio Vaticano: sin pruebas contra los imputados de fraude.

ACNabril 29, 2022

El exdirector de la Autoridad de Información Financiera del Vaticano dijo a los jueces que la agencia no tenía autoridad para revisar las transacciones financieras de la Secretaría de Estado del Vaticano.

Tommaso Di Ruzza, quien ayudó a dirigir la AIF (más tarde rebautizada como Autoridad de Información Financiera y de Supervisión) hasta 2019, compareció ante el tribunal de la Ciudad del Vaticano el 27 de abril para responder preguntas sobre el acuerdo inmobiliario de la secretaría en Londres en 2018, que desencadenó una investigación penal de dos años. que lleva al juicio.

Dijo a los jueces el miércoles que estaba al tanto de la transacción, en la que la Secretaría de Estado pagó un total de 350 millones de euros por el edificio en 60 Sloane Ave., que finalmente se vendió con una pérdida de más de 100 millones. 

Pero, dijo, la AIF no tenía supervisión de la Secretaría de Estado y no estaba al tanto de los pagos al corredor del Vaticano, Gianluigi Torzi, quien está acusado de extorsionar el dinero de la secretaría, hasta después de que se firmó el acuerdo en finales de 2018. 

Para marzo de 2019, dijo Di Ruzza al tribunal, la AIF había comenzado su propia investigación sobre el acuerdo y los funcionarios estaban en comunicación con las autoridades financieras de varios otros países. 

Pero, dijo, estaba claro para él que figuras importantes del Vaticano, incluido el arzobispo sostituto Edgar Peña Parra, el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, y el papa Francisco, estaban decididos a adquirir la propiedad directa del edificio y acabar con el control efectivo de Torzi sobre la propiedad. a través de su holding Gutt SA.

Las respuestas de Di Ruzza a los jueces a menudo coincidieron con las del ex presidente de la AIF, René Brülhart, quien compareció ante el tribunal a principios de este mes y quien también enfatizó que la autoridad de la AIF no se extendía a los asuntos de la secretaría.

Al igual que Brülhart, Di Ruzza enfrenta cargos de abuso de autoridad en el juicio. Cuando se presentaron cargos contra 10 personas en julio del año pasado, el ex director de AIF también fue acusado de malversación de fondos, pero ese cargo fue retirado a principios de este año, luego de que los fiscales acordaron reabrir la investigación de varios de los acusados. 

Tanto Di Ruzza como Brülhart sostienen que no violaron ninguna ley y observaron escrupulosamente las obligaciones de sus cargos.

En octubre de 2019, las fuerzas del orden del Vaticano allanaron las oficinas de la AIF, junto con las de la Secretaría de Estado, incautando registros financieros, documentos y computadoras. Después de esas redadas, Di Ruzza fue puesto en licencia por varios meses, antes de que el Vaticano confirmara más tarde que había dejado su puesto de forma permanente. 

Los cargos de abuso de poder que enfrentan tanto Di Ruzza como Brülhart se relacionan con su falta de intervención en el acuerdo, en el que varios funcionarios del Vaticano y asesores de inversiones fueron acusados ​​de lavado de dinero, malversación de fondos y otros delitos financieros. 

Di Ruzza dijo que el acuerdo en sí, originado en la Secretaría de Estado, estaba fuera del alcance de su agencia. 

El AIF, que trabaja en cooperación con Moneyval, el organismo de control contra el lavado de dinero de la Comisión Europea, originalmente supervisaba las dos instituciones financieras dedicadas del Vaticano, el IOR, que funciona como banco de depósito y préstamo, y APSA, el patrimonio soberano de la Santa Sede. gerente

Siguiendo las recomendaciones de la inspección del Vaticano de Moneyval en 2012, APSA acordó dejar de realizar ciertas actividades comerciales, como otorgar préstamos para empresas con fines de lucro. Como resultado de ese compromiso, en 2015 APSA quedó exenta de la vigilancia tanto de Moneyval como de la AIF, aunque siguió financiando emprendimientos comerciales para la Secretaría de Estado.

Desde entonces, la AIF ha sido la única responsable de supervisar el IOR.

En 2019, la Secretaría de Estado, tanto a través del cardenal Parolin como del arzobispo Peña Parra, presionó a la dirección del banco para que concediera un préstamo de 150 millones de euros para refinanciar la hipoteca sobre la propiedad de Londres que la secretaría adquirió junto con el edificio.

El liderazgo del banco rechazó repetidamente la solicitud de préstamo, calificando los términos de la propuesta como “opacos”. Cuando la AIF no intervino, el liderazgo del IOR finalmente acudió directamente a los fiscales del Vaticano, quienes obtuvieron órdenes de allanamiento y autorización para investigar el trato directamente del Papa Francisco.

El tribunal había escuchado previamente que Peeña Parra ordenó una investigación de represalia contra los líderes del banco cuando se denegó la solicitud de préstamo, contratando a oficiales de inteligencia italianos y consultores de seguridad externos.                                                                                                  

Cuando se le preguntó en la corte el miércoles por qué no marcó la solicitud de préstamo como preocupante, Di Ruzza respondió: “¿A quién debería haber denunciado, al sostituto?

 El exdirector de la agencia también les dijo a los jueces que el acuerdo de Londres no parecía ofrecer ningún motivo para investigar bajo el mandato principal de la AIF de combatir el “lavado de dinero o el financiamiento del terrorismo”.

Tras una inspección de Moneyval en 2020, la agencia europea publicó el año pasado un informe sobre la salud de las instituciones financieras del Vaticano que destacaba específicamente la falta de prioridad que los organismos de control del Vaticano daban a la amenaza de mala conducta financiera interna por parte de los funcionarios.

Si bien elogió los esfuerzos para eliminar el riesgo de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo por parte de actores externos a través de las instituciones del Vaticano, Moneyval encontró que “las autoridades [del Vaticano] han advertido que consideran el riesgo de abuso del cargo para beneficios personales u otros presentados por personas con información privilegiada y dinero relacionado lavado a ser bajo.”

“Sin embargo, el equipo de evaluación no está de acuerdo con esta conclusión y opina que los riesgos presentados por personas con información privilegiada son importantes”, y destacó específicamente el “abuso potencial del sistema estatal de la Santa Sede/Ciudad del Vaticano por parte de figuras de nivel medio y superior (personas con información privilegiada) .” 

El juicio se reanudará el 5 de mayo, cuando el cardenal Angelo Becciu regresará a la corte por primera vez desde que el papa Francisco renunció a la aplicación del secreto de estado al trabajo del cardenal, allanando el camino para que los jueces lo interroguen sobre una variedad de alegatos sobre posibles mala conducta financiera.

 

The Pillar.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *