Interviene el Vaticano en conflicto entre arzobispo argentino y las Carmelitas Descalzas, que lo acusan de acoso

ACNabril 29, 2022

La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica mediará en un conflicto entre el Arzobispo Mario Antonio Cargnello de Salta y las Carmelitas Descalzas de Salta del Monasterio de San Bernardo.

Un comunicado publicado el 27 de abril por la Arquidiócesis de Salta explica que la congregación entregó una serie de instrucciones sobre el manejo administrativo del monasterio, la obediencia de la congregación carmelita al arzobispo local, y lo que se debe hacer ante una supuesta advocación mariana– conocida popularmente como la “Virgen del Cerro”– que las monjas están promoviendo sin la aprobación de su párroco.

El comunicado explica que “el Dicasterio Romano ha decidido nombrar un Asistente Apostólico para el monasterio” después de que la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires anunciara el 26 de abril la “finalización de la visita apostólica realizada por el obispo emérito de Santo Domingo, Martín De Elizalde, y la Reverenda Sor Isabel Guiroy en el convento de ‘San Bernardo’”.

El nombramiento del asistente se hará por “decreto inmediato” en el que se indicarán los poderes y la persona designada.

La visita al monasterio de San Bernardo, que tuvo lugar el 30 de marzo, “se llevó a cabo de manera adecuada, correcta y competente, y los visitadores cumplieron exhaustivamente el encargo que se les había encomendado”, precisa el texto.

El dicasterio determinó que la comunidad de las Hermanas Carmelitas de Salta “no debe involucrarse de ninguna manera en actividades que forman parte de la conocida devoción ‘Yo soy la Madre Inmaculada del Divino Corazón Eucarístico de Jesús y yo soy la Santísima Eucaristía”. Corazón de Jesús’, ni apoyar esta actividad”.

Esta devoción hace referencia a supuestas apariciones de la Virgen María y de Cristo a la feligresa salteña María Livia Galliano de Obeid, que comenzaron en 1990 y supuestamente continúan hasta el día de hoy.

El dicasterio aclaró que “corresponde al ordinario del lugar, o por su intermedio a la Congregación competente de la Sede Apostólica, discernir su veracidad y autorizar las prácticas de veneración en este contexto”.

“La comunidad de las Hermanas de Salta está obligada a la estricta observancia de las normas de derecho al respecto, incluida la estricta observancia de la vida monástica de clausura”, prosigue el texto.

El dicasterio señaló que “permitir a los fieles laicos residir permanentemente en los terrenos del monasterio, participar regularmente en la vida de la comunidad monástica y permitir que los peregrinos accedan a los terrenos del monasterio, constituye la clara participación” de la comunidad carmelita en el asunto de la supuesta aparición.

Las acciones de las monjas, señaló el dicasterio, van “en contra de la voluntad del obispo y de los sacerdotes de la diócesis, lo que conduce a una división de la comunidad de la Iglesia local y a los conflictos a los que se refiere la documentación”.

“El monasterio, al permitir que la ‘vidente’ doña María Livia Galiano de Obeid viva en sus propias instalaciones y al destinar algunos espacios para peregrinos cercanos a este contexto, está claramente involucrado de lleno en esta obra, en contra de la voluntad de la población local. iglesia”, enfatizó la congregación.

El comunicado también señaló que la comunidad de las Carmelitas Descalzas de Salta “debe vivir plenamente el carisma carmelitano, no un trabajo que consecuentemente lleve a situaciones tensas”.

“Por tanto, se recomienda también una formación renovada en el espíritu de la Regla y según la tradición carmelitana, observando la propia tradición de vida monástica. En diálogo con el ordinario del lugar, se debe instituir una forma estable de reuniones periódicas, que sirvan para tratar situaciones problemáticas de manera permanente”, señala el texto.

Otro punto mencionado en el comunicado del dicasterio es que, aunque el monasterio de San Bernardo “goza de la debida autonomía”, el “obispo tiene derecho a visitar el monasterio y a recibir, y la priora tiene el deber de presentar, un informe anual sobre la administración de los bienes y finanzas del monasterio.”

“La administración de los bienes temporales del monasterio debe ser transparente y presentada a la comunidad en todos sus aspectos, porque los bienes temporales son bienes de toda la comunidad y la Priora y la ecónoma son sólo sus administradores en nombre de la comunidad”, el dicasterio especificado.

El 12 de abril fue presentada una denuncia ante la Oficina de Violencia Familiar y de Género, dependiente del Poder Judicial de Salta, por parte de tres carmelitas descalzas de Salta contra el arzobispo Cargnello por presuntamente haber cometido violencia de género y acoso contra la priora y las hermanas.

 

Por Diego López Marina

Salta, Argentina

catholic news agency

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *