«Su cuerpo se retorcía como en la película ‘El Exorcista’», describe obispo un caso de posesión

ACNabril 28, 2022

Interesante entrevista de Jacqueline Straub en kath.ch al obispo auxiliar emérito Martin Gächter, de 82 años que ejerció como exorcista en la diócesis de Basilea. Dice que en 30 años solo tuvo un caso de verdadera posesión, pero que fue «como en las películas». En aquella ocasión estuvo presente el hoy Cardenal Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

No dice nada nuevo, pero me parece relevante lo que cuenta y cómo lo cuenta, porque es un hijo de su tiempo, un escéptico, un «moderno». Incluso da la sensación que le da repelús que le llamen «exorcista», prefiere definir lo que hace como «ministerio de liberación».

Todos esos peros dan mayor autoridad a lo que relata. Quizá a otros escépticos también les sirva. Más allá del morbo tiene algunas observaciones sobre las bendiciones o el agua bendita muy sugerentes.

 

¿Qué es el ministerio de liberación?

Gächter: El ministerio de liberación tiene que ver con escuchar, tomar las cosas en serio y ayudar. Muchas personas están agobiadas, atribuladas y temerosas. Sin embargo, no todos los que piensan que están poseídos por el diablo lo están. Muy pocos lo están.

¿Cómo saber si alguien está poseído?

Gächter: Un signo de posesión es cuando la persona tiene una gran aversión por Dios, la fe y la Iglesia.

¿Quién puede convertirse en exorcista en la Iglesia Católica?

Gächter: Tiene que ser un sacerdote que tenga una buena comprensión teológica y pastoral. También debe tener muchos conocimientos psicológicos. Debe ser capaz de reconocer las enfermedades mentales: Psicosis, esquizofrenia, delirios de persecución, traumas. Estas deben ser bien tratados psicológicamente.

¿También hay personas poco serias en su línea de trabajo?

Gächter: Sí, los hay. En algunos círculos de la Iglesia existe la opinión de que los psiquiatras no son buenos. Eso no es cierto, por supuesto. El Vaticano dice claramente que los exorcistas deben trabajar junto con los psiquiatras. En el servicio de liberación se reúne un grupo de sacerdotes, teólogos y psicólogos. También intercambiamos información regularmente entre las diócesis.

¿Cuántas veces ha realizado un exorcismo en los últimos 30 años?

Guardián: Solo una vez. Una mujer vino a verme al obispado y me dijo que siempre la tiraban de la cama por la noche. Ella pudo probarlo con una cámara infrarroja. Mientras hablábamos, estábamos en una habitación con fotografías de nuestros obispos anteriores. Le molestaba que todos llevaran una cruz pectoral. Es una señal de lo diabólico cuando la presencia de una cruz no se puede soportar. Fuimos a otra habitación. No había cruz, sino una imagen de la Madre de Dios. Eso fue aún peor para ella. Luego fuimos al parque a seguir hablando. Me di cuenta: ella realmente está poseída.

Entonces, ¿qué hizo?

Gächter: Informé al obispo Kurt Koch y me ordenó que rezara un exorcismo junto con dos vicarios episcopales. Tuvimos 15 sesiones con la mujer. También estuvieron presentes dos psiquiatras en un momento dado. Nos ha confirmado que no tiene epilepsia ni enfermedad mental. Porque tan pronto como comenzamos a rezar, la mujer, por lo demás amable, se tiraba al suelo y se enfurecía hasta que deteníamos la oración de exorcismo. Luego volvió a ser normal y amistosa. No hay un cambio tan rápido en la enfermedad mental. El obispo Kurt Koch estuvo allí una vez.

¿Dónde tuvo lugar el exorcismo?

Gächter: En una habitación del obispado. Pero siempre teníamos que quitar la cruz primero.

¿Qué se reza durante el exorcismo?

Gächter: Empezamos con un Padre Nuestro y un Ave María. También hay un libro de exorcismo publicado por el Vaticano en latín o francés. Algunas oraciones se dirigen directamente al espíritu maligno: «Apártate de la persona». Y hay oraciones dirigidas a Dios: «Protege a la persona del mal».

¿Cómo fue el exorcismo?

Gächter: Un exorcismo no tiene una fórmula fija como el bautismo o la consagración. Solemos rezar libremente durante el exorcismo. La mujer se tiraba inmediatamente al suelo y se enfurecía y maldecía. Su cuerpo se retorcía como en la película «El Exorcista». Su rostro hizo una horrible mueca. Estaba irreconocible. Su voz también era completamente diferente, muy profunda, diabólica y rugiente. Fue terrible. Pero no hablaba en lenguas extranjeras. La bendecimos con la cruz y con agua bendita. Gritó con fuerza: «Eh, eso quema». Era como si el diablo hablara desde ella.

¿No podría haber sido que la mujer estaba mentalmente enferma?

Gächter: Siempre nos preguntamos si estaba enferma. Así que probé algo: Cuando la rocié con agua bendita, el demonio gritó: «¡Quema!». Luego usé agua normal del grifo. No hubo ninguna reacción. Entonces comprendí que el agua bendita es más que un recuerdo del bautismo: hace algo. Ahora entiendo la afirmación de que el diablo teme al agua bendita.

¿No tuvo miedo?

Gächter: No. Los tres nos sentimos protegidos por Dios.

¿Cuánto duró el exorcismo?

Gächter: En nuestro caso, alrededor de una hora. Después, la mujer volvió a mostrarse tranquila y amable y nos dijo que no se había dado cuenta de sus gritos y desvaríos. Sólo había oído voces a distancia. De una sesión a otra sentimos que había menos demonios, porque las maldiciones habían disminuido.

¿Cuándo supo que estaba libre?

Gächter: Rezamos, estaba tumbada en el suelo y desvariando, pero de repente abrió los ojos. Nos preguntó con su suave voz qué íbamos a hacer. Respondimos: «Estamos rezando por ti». Luego tomó la cruz, la abrazó y la besó. Entonces supimos que estaba liberada.

La entrevista continúa, el obispo Gächter cuenta que recibe unas 40 consulta cada año, algunas con problemas psiquiátricos, otras afligidas, pero que sobre ellas hace una «oración de liberación». Y después las lógicas preguntas:

¿Crees en el diablo?

Gächter: No hay que creer en el diablo, se puede detectar.

¿Cómo?

Gächter: No puedes ver al diablo. Es algo espiritual. Es alguien que quiere hacer que los buenos sean malos y los malos atractivos. En la Biblia, se le llama con razón «tentador» o «diabolus», es decir, «pervertidor». Este tipo de distorsiones se pueden ver todos los días, también en los medios de comunicación.

¿Tienes miedo del diablo?

Gächter: No.

¿Crees que los demonios nos pueden infestar?

Gächter: Nadie es inmune a eso. Jesús nos exhorta a permanecer vigilantes y a orar con devoción todos los días en el Padrenuestro «líbranos del mal».

Si Dios es omnipotente, entonces cómo puede existir el diablo.

Gächter: Dios es todopoderoso. Pero también ha dado mucha libertad a todas las criaturas. Según la enseñanza bíblica, los demonios son ángeles caídos. Dios también respeta su libertad.

 

JUANJO ROMERO.

INFOCATÓLICA/kath.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *