¿Quiénes se confabularon contra un obispo? ¿Por qué les resultaba incómodo? ¿Es más importante la vacuna anti Covid que la ortodoxia?

ACNabril 28, 2022
La correspondencia recién obtenida muestra que obispo depuesto por el Papa,  negó repetidamente las acusaciones de que había desobedecido al papa Francisco y dice que intentó resolver algunos asuntos de desacuerdo entre él y otros obispos puertorriqueños en los meses previos a su destitución.

 

Ofrecer mi renuncia sería lo mismo que declararme culpable de algo de lo que soy conscientemente inocente, e implicaría convertirme en cómplice de una forma de proceder ajena a la Iglesia”.

Que he sido… desobediente al Papa es una declaración totalmente falsa. Sin embargo, de manera inaceptable, se me dice que presente mi renuncia con el pretexto de que, de no hacerlo, se tomaría como prueba de la desobediencia de la que se me acusa falsamente”, escribió el obispo Daniel Fernández Torres en diciembre de 2021 al cardenal Marc Ouellet. , prefecto de la Congregación para los Obispos.

La carta fue una de varias en las que Fernández rechazó una solicitud del Vaticano de su renuncia.

A pesar de esas protestas, la Santa Sede anunció en marzo que el Papa Francisco había “relevado” a Fernández del cuidado pastoral de su diócesis y nombró a un administrador apostólico para asumir el gobierno de la diócesis.

No se dio ninguna explicación oficial para la medida altamente inusual, y fuentes cercanas al obispo dicen que no hubo una razón obvia para la intervención, ningún escándalo local notable y ningún indicio de mala conducta. 

Los informes de los medios en ese momento señalaron que Fernández se había negado a firmar una declaración conjunta con los otros obispos de Puerto Rico sobre “el deber moral de vacunarse” contra el coronavirus, incluso después de que el delegado apostólico de la isla se lo pidiera. Los medios también informaron que cuando el Papa lo convocó posteriormente a Roma, Fernández no fue, citando la pandemia. 

También hubo informes de que el obispo no había respetado a sus hermanos obispos, porque no envió a sus seminaristas a un seminario interdiocesano inaugurado por los obispos puertorriqueños en marzo de 2020.

En una declaración publicada en el sitio web diocesano el 9 de marzo, el día en que se anunció su destitución, el obispo dijo que había sido “reemplazado sin siquiera emprender lo que sería un debido proceso canónico para destituir a un párroco”.

“Quiero que sepan que no me corresponde explicar una decisión que no puedo explicarme, aunque la acepte con la paciencia de Cristo por el bien de la Iglesia”, dijo Fernández en marzo. “No he sido procesado, ni he sido acusado formalmente de nada”. 

En la misma declaración de marzo, el obispo dijo que el representante del papa en Puerto Rico, el delegado apostólico arzobispo Ghaleb Bader, le dijo que él “no había sido obediente al papa, ni había tenido suficiente comunión con [su] hermano obispos de Puerto Rico”.

La correspondencia obtenida por The Pillar muestra que Fernández había rechazado las solicitudes de renuncia durante meses antes de que se anunciara su destitución. 

En su carta del 7 de diciembre de 2021 al cardenal Ouellet, Fernández dijo que había sido informado de una solicitud de renuncia y pidió claridad sobre los motivos de esa solicitud.

“Solicito la entrega por escrito de lo que verbal y generalmente se me ha pedido, con las razones para ello, en caso de que haya llegado a la Santa Sede información falsa que lleve a una decisión de tal magnitud. Estoy muy sorprendido de que esta solicitud, realizada sin guardar ninguna formalidad y que carece de verdadera justicia, pueda venir directamente del Papa”, escribió Fernández.

“El Papa Francisco, a quien he conocido a través de los medios de comunicación, de sus escritos y de breves pero significativos encuentros personales, me ha llevado a sentir una gran admiración por su persona y su ministerio. Por eso, aunque me lo han dicho verbalmente, dudo mucho que [una solicitud de mi renuncia], que adolece de tales vicios en su forma y es contraria a todos los derechos, venga directamente del Papa”.

El obispo le pidió al cardenal una confirmación por escrito de la solicitud del Papa de su renuncia y la confirmación de que fue acusado de romper la comunión con sus hermanos obispos y mostrar “desobediencia” al Papa. Fernández señaló varias veces en su carta que no se le había otorgado un proceso formal y que no se le había dado la oportunidad de defenderse de las acusaciones en su contra.

Fernández le dijo a Ouellet en la misma carta que creía haber mantenido buenas relaciones con sus hermanos obispos.

“Solo en muy pocas ocasiones me he diferenciado públicamente del pensamiento pastoral de mis hermanos obispos de Puerto Rico, pero siempre lo he hecho dando explicaciones sobre mis razones para ello. Por ejemplo, cuando me he opuesto a lo que considero usar el ministerio episcopal para promover agendas políticas”, escribió el obispo.

El obispo dijo que la razón por la que no firmó una declaración sobre vacunas firmada por los otros obispos puertorriqueños fue porque ya había publicado una declaración propia, siguiendo el consejo de su consejo presbiteral, que incluía a la Congregación para la Doctrina de la Fe. reconocimiento de que un católico podría renunciar a la vacuna contra el coronavirus por “razones de conciencia”.

Fernández escribió que creía que el desacuerdo sobre las áreas de énfasis en el tema de las vacunas era “la piedra de toque que desencadena toda esta controversia”. 

El obispo agregó que sus propias declaraciones incluyeron el reconocimiento de la CDF de la objeción de conciencia a las vacunas, y respondieron a una política puertorriqueña sobre el tema, y ​​su sentido de la necesidad de una “carta de acompañamiento pastoral a quienes, en un genuino conflicto de conciencia, vino a ser escuchado y tratado con misericordia”.

“Nunca he negado que vacunarse no sea un acto de amor al prójimo, pero tampoco que quien no lo hace por una razón de conciencia ame menos a sus hermanos”, escribió el obispo.

Al señalar que Arecibo, su ciudad sede, tenía la tasa de vacunación más alta de los Estados Unidos (incluido Puerto Rico), el obispo argumentó que “la actitud respetuosa hacia la conciencia de los creyentes que desarrollamos fue más exitosa que crear un problema inexistente al Prohibición de la objeción consciente”.

En la misma carta, Fernández ofreció enviar a sus hombres al seminario interdiocesano de Puerto Rico, si la Santa Sede se lo pedía. Dijo que había estado enviando a sus hombres a un seminario en España porque, señalando que el seminario puertorriqueño solo había estado abierto durante un año, quería tener “ciertas garantías de estabilidad”.

“Siempre he dejado la puerta abierta para incorporarme en el momento oportuno, pero si es deseo expreso de la Santa Sede, estoy dispuesto a trasladar a los seminaristas a la isla”, escribió el obispo.

“De hecho, sé que otros obispos también tienen seminaristas fuera de la isla”.

Concluyendo su carta a Oullette, Fernández escribió que “por cuestión de conciencia, no puedo dar otra respuesta a lo que se me ha pedido que esperar a que me traten según [la justicia]. Reitero mi comunión con el sucesor de Pedro y con mis hermanos obispos, siempre desde la verdad y el respeto”.

‘The Pillar’ le ofrece reportajes serios, informados y fieles sobre la vida de la Iglesia que no encontrará en ningún otro lugar. Los suscriptores hacen que eso suceda. Suscríbete aquí:

Ha habido especulaciones en la diócesis de Arecibo de que se tomó la decisión de destituir a Fernández después de que el cardenal Blase Cupich, miembro de la Congregación para los Obispos, comió con el obispo a fines de octubre de 2021, mientras Cupich visitaba Puerto Rico en un alivio del huracán . viaje con Extensión Católica .

Según fuentes cercanas a Fernández, el administrador diocesano de Arecibo, el obispo Álvaro Corrada del Río, SJ, le dijo al presbiterio de Arecibo durante una reunión el 15 de marzo que Cupich había estado involucrado en la decisión. 

La reunión de octubre del cardenal con Fernández fue una especie de visita apostólica no oficial a la diócesis, dijo Corrada a los sacerdotes de la diócesis.

Pero, según informes, Corrada se ha retractado de esa declaración, según fuentes cercanas a Fernández y la diócesis, y no está claro si Cupich realmente estuvo involucrado en el proceso. Si bien el cardenal visitó Puerto Rico a fines de octubre de 2021, primero se le pidió a Fernández que renunciara a la diócesis semanas antes, el 1 de octubre de 2021. 

La Arquidiócesis de Chicago aún no ha respondido a una solicitud de comentarios sobre si Cupich se reunió con Fernández y sobre la naturaleza de esa reunión.

Por su parte, Fernández le dijo al Papa Francisco que quería tener la oportunidad de explicar cualquier inquietud que el Papa pudiera haber tenido sobre él.

En una carta al Papa Francisco fechada el 18 de enero de 2022, Fernández explicó que “puedo aclarar cualquier duda o información distorsionada que le haya llegado y expresarle mi deseo de seguir guiando en la serenidad a la porción amada del pueblo que el Señor ha confiado a mí por más de 11 años.”

El obispo enfatizó que “desde la primera solicitud de renuncia, he pedido que se me presenten por escrito las razones de tal decisión, pero nunca las he recibido. Sólo se me han mencionado verbalmente y muy informalmente algunas cosas genéricas, que niego totalmente tal como han sido presentadas, y que en modo alguno constituyen causas graves para pedir la renuncia de un obispo a su sede legítima”.

Fernández le dijo al Papa que había comenzado el proceso de transferir a sus seminaristas del seminario en España al que habían estado asistiendo al seminario interdiocesano de Puerto Rico en Puerto Rico. 

Agregó que aún no había programado una reunión solicitada con el Papa debido a la pandemia en curso y debido a su responsabilidad de cuidar a sus padres ancianos, que tenían 94 y 86 años.

Pero Fernández dijo que estaba ansioso por hablar con el Papa Francisco.

“Le agradezco su disposición a recibirme personalmente y lamento no poder ir a Roma en este momento, pero confío en el buen juicio y espero poder explicarme sobre los indicios que hayan perturbado su altísimo ministerio, ya sea por escrito o ante un visitador apostólico que pueda garantizar el debido proceso”, escribió el obispo.

 “En mis 14 años de episcopado siempre he tratado de vivir en la verdad del evangelio en comunión con el colegio episcopal y con Su Santidad”, agregó.

En febrero de 2022, Fernández le escribió al delegado apostólico, el arzobispo Ghaled, para explicarle que no renunciaría a su cargo y que no creía que le hubieran dado ninguna razón que explicara por qué debería hacerlo. Su renuncia, dijo, sería capitular ante una injusticia, y su conciencia no le permitiría aceptar eso.

El 7 de marzo de 2022, menos de un mes después de que Fernández enviara esa carta, supo que su destitución como obispo de Arecibo se anunciaría el 9 de marzo.  

Fuentes cercanas al obispo dicen que aún no ha recibido un decreto de remoción formal, dejando abierta la cuestión canónica de su estatus real. Todavía no está claro si el obispo ha programado alguna reunión con el Papa Francisco. 

La diócesis de Arecibo está situada en la costa norte de Puerto Rico y fue establecida en 1960. Es una de las seis diócesis de la isla, que es un territorio de los Estados Unidos con su propia conferencia episcopal. En 2020, había 371.000 católicos en la diócesis y 87 sacerdotes.

 

The Pillar.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *