Juicio en el Vaticano coloca al Papa y a su principal asesor en el centro del acuerdo de Londres

ACNabril 27, 2022

El exdirector de la agencia de vigilancia financiera del Vaticano testificó el miércoles que el Papa Francisco le pidió que ayudara a la Secretaría de Estado del Vaticano a obtener el control total de una propiedad en Londres, lo que una vez más puso al Papa y a sus principales adjuntos en el punto de mira por sus roles en el trato problemático.

 

Tommaso Di Ruzza es una de las 10 personas acusadas en el extenso juicio financiero del Vaticano, que se centra en la inversión de 350 millones de euros de la Secretaría de Estado en una propiedad de lujo en Londres. Los fiscales del Vaticano han acusado a los corredores y funcionarios del Vaticano de despojar a la Santa Sede de millones de euros en honorarios, en gran parte donaciones de los fieles, y luego extorsionar al Vaticano con 15 millones de euros para obtener el control total de la propiedad.

 

Di Ruzza, el exdirector de la Autoridad de Información Financiera del Vaticano, o AIF, está acusado de abuso de autoridad por supuestamente no bloquear el pago de 15 millones al corredor Gianluigi Torzi y por no alertar a los fiscales del Vaticano sobre un trato aparentemente sospechoso.

Di Ruzza testificó el miércoles que no tenía la autoridad para bloquear el pago, ni la evidencia suficiente en ese momento para señalarlo a los fiscales del Vaticano como sospechoso según las normas internacionales o las propias leyes contra el lavado de dinero del Vaticano.

 

Además, testificó que la participación de AIF en el acuerdo fue correcta, y señaló que tan pronto como se enteró del acuerdo, inició una investigación de inteligencia financiera internacional de múltiples frentes que estaba activa cuando la policía del Vaticano allanó su sede el 1 de octubre de 2019.

 

“Siempre he actuado de conformidad con las reglas y para proteger los intereses de la Santa Sede”, dijo.

 

En el caso se discuten los contratos firmados entre Torzi y la Secretaría de Estado en noviembre y diciembre de 2018 que afirman que el Vaticano poseería 30.000 acciones en el holding de la propiedad de Londres y Torzi 1.000. Pero las acciones de Torzi eran las únicas con derecho a voto, por lo que él controlaba el edificio.

 

Para diciembre de 2018, el Vaticano se dio cuenta de que tenía una caja vacía en sus manos y se apresuró a encontrar una manera de obtener el control total del edificio: ya sea comprando las acciones de Torzi o iniciando acciones legales contra él por lo que el Vaticano consideró que era un trato fraudulento.

 

El número 2, o suplente en la Secretaría de Estado, el arzobispo Edgar Pena Parra, ya les dijo a los fiscales que con base en el deseo de Francisco de “pasar página” y gastar lo menos posible para hacerse con el control del edificio, el Vaticano decidió pagarle a Torzi en lugar de llevarlo a juicio.

 

Di Ruzza testificó que se reunió con Francisco alrededor del 26 de marzo de 2019 y que Francisco le dijo que quería tener una “administración directa, sin intermediarios” en la propiedad.

 

Peña Parra había buscado la opinión de AIF para obtener un préstamo del banco del Vaticano, conocido como IOR, para obtener un préstamo de 150 millones de euros para extinguir la hipoteca sobre la propiedad ya que la hipoteca existente era demasiado onerosa, dijo Di Ruzza. Se le pidió a AIF que se asegurara de que el préstamo cumpliera, y Di Ruzza dijo que así era.

 

Di Ruzza dijo que AIF abrió una investigación sobre el acuerdo el 18 de marzo de 2019, enviando solicitudes de información financiera a las unidades de inteligencia financiera de media docena de países, poco después de enterarse por Peña Parra.

 

Pero cuando el fiscal Gianluca Perone le preguntó por qué no presentó un informe sospechoso en ese momento ante los fiscales del Vaticano, Di Ruzza respondió: “Permítanme hacer una pregunta: ¿A quién debería haber denunciado? ¿Al sustituto? (a monseñor Peña Parra)”

 

Testificó que cuando la policía del Vaticano allanó su sede el 1 de octubre de 2019, el archivo de investigación de AIF contenía 65 documentos de investigaciones de inteligencia dentro y fuera del Vaticano. Pero dijo que la investigación aún no se había completado y que aún faltaban respuestas.

 

Dijo que bajo las propias leyes del Vaticano, necesitaba ‘un motivo bien fundado para sospechar una actividad de lavado de dinero o financiamiento del terrorismo’… o de delitos predicados, de los cuales no había elementos o señales desde dentro o fuera de la Santa Sede. ”

 

Los fiscales retiraron una acusación anterior de malversación de fondos contra Di Ruzza después de que se vieron obligados a rehacer su investigación porque cometieron errores de procedimiento. Una vez rehecho, los fiscales retiraron el cargo.

 

 

CIUDAD DEL VATICANO.

AP.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *