“El enemigo de la humanidad busca destruir la bendita unidad de los cristianos ortodoxos”: Su Santidad Kirill

ACNabril 23, 2022
“Hoy, cuando el mundo está desgarrado por conflictos y contradicciones, mientras el odio, el miedo y la enemistad dominan en el corazón de muchas personas, es particularmente importante no olvidar la propia vocación cristiana y demostrar un amor genuino al prójimo, que cura las heridas, infligido por el mal y la mentira. No podemos ceder a la tentación del enemigo de la humanidad, que busca destruir la bendita unidad entre los cristianos ortodoxos “.

 

Mensaje de Pascua de Su Santidad Kirill, Patriarca de Moscú y toda la Rus a los miembros del episcopado, el clero, los monjes y monjas y todos los hijos e hijas fieles de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

 

Reverendísima Eminencias y Excelencias

reverendos sacerdotes y diáconos

venerables monjes y monjas, queridos hermanos y hermanas,

 

¡CRISTO HA RESUCITADO!

 

Al dirigirme a vosotros con este saludo vivificante, os felicito cordialmente a todos por la gran y salvífica fiesta de la Pascua. En este día anunciado y santo, estamos llenos de tal alegría espiritual y de inmensa gratitud a Dios, sentimos tan claramente el poder y la profundidad del amor del Creador por el hombre, que a veces es difícil encontrar otras palabras para expresar nuestros sentimientos. salvo aquellos con los que las mujeres miróforas se apresuraron a anunciar a los apóstoles el acontecimiento maravilloso del encuentro con el Señor.

 

Uno solo puede imaginar lo difícil que fue para los discípulos del Salvador creer en la realidad de la resurrección. Después de todo, hace poco tiempo vieron con sus propios ojos la pasión y crucifixión de su amado Maestro. Todavía frescos estaban los recuerdos de cómo Su Cuerpo muerto y sin vida fue colocado en la tumba y cómo la fría cueva fue cerrada con una piedra pesada. Y aquí en cambio el dolor es reemplazado por la afirmación de la fe y el triunfo de la vida, y las lágrimas de tristeza se transforman en lágrimas de alegría.

 

La experiencia vivida de comunicación real con Cristo resucitado y el gozo pascual eterno, inspiraron y animaron a los apóstoles, que fueron hasta los confines de la tierra para predicar el perdón de los pecados y la salvación, recibida por nosotros por medio del Señor Jesús, resucitado del sepulcro. Sin temer la adversidad y las crueles persecuciones, pasando por dificultades y desgracias, los apóstoles valiente e incesantemente testificaron de Cristo, el Vencedor de la muerte.

 

Desde hace dos milenios la Iglesia vive este anuncio de la Resurrección, tratando de extenderlo a todo hombre que viene al mundo (Jn 1, 9). A la luz de la Pascua todo es diferente: el miedo y el sentimiento de desesperación, provenientes del dolor, la tristeza y las aflicciones de la vida, desaparecenIncluso las circunstancias difíciles de este tiempo convulso pierden su dureza amenazante en la perspectiva de la eternidad que se nos ha dado.

 

Para testimoniar al Salvador resucitado no es en absoluto necesario trasladarse o ir a algún lugar lejano, como hicieron los apóstoles que difundieron el anuncio pascual por el mundo. Hay muchas personas a nuestro alrededor que necesitan un ejemplo vivo de la fe cristiana que obra por la caridad (Gal 5, 6). Dios no requiere hazañas insoportables de nosotros. Sólo nos pide que nos amemos los unos a los otros, recordándonos que así demostremos nuestro amor por Él. Una sonrisa amable, la atención y la sensibilidad hacia los que nos rodean, unas palabras de consuelo y apoyo a veces pueden ser las cosas más importantes. podemos hacer por el amor de Cristo resucitado.

 

Hoy, cuando el mundo está desgarrado por conflictos y contradicciones, mientras el odio, el miedo y la enemistad dominan en el corazón de muchas personas, es particularmente importante no olvidar la propia vocación cristiana y demostrar un auténtico amor al prójimo, que cura las heridas infligidas por el mal y la mentira. No podemos ceder a la tentación del enemigo de la humanidad, que busca destruir la bendita unidad entre los cristianos ortodoxos. Ruego con fervor al Señor Jesús, el Vencedor de la muerte, y también les pido que eleven intensas oraciones a Él, para que todo obstáculo sea superado para que triunfe la paz duradera, y las heridas de la división sean sanadas por la gracia divina.

 

Ofreciéndoos a todos mis mejores deseos de feliz Pascua, invoco sobre vosotros la bendición de Cristo resucitado y os deseo, queridos míos, la eterna y luminosa alegría pascual que nos fortalece en la fe, la esperanza y la caridad. ¡Por la misericordia de Dios, que esta luz nunca se apague en nuestros corazones y brille siempre en el mundo (Mateo 5:14)! Y también nosotros, incesantemente santificados por la Palabra de Dios, la lectura del Evangelio y la gracia divina, dada a nosotros por la participación en los sacramentos de la Iglesia, podamos crecer constantemente en el conocimiento del Señor y nos sintarnos fortalecidos en el cumplimiento de Su mandamientos, porque los hombres, viendo la luz de nuestras buenas obras, glorifican a nuestro Padre celestial (Mateo 5:16) y nos dan testimonio de que

¡CRISTO HA RESUCITADO REALMENTE!

+KIRILL,

Patriarca de Moscú y toda la Rusia

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *