Sacerdotisas y homosexualidad contradicen la Revelación divina; el Papa debe frenar el desvío, insiste Cardenal

ACNabril 21, 2022

El cardenal George Pell le está pidiendo al Papa Francisco que controle a los obispos herejes alemanes, reforzando la enseñanza católica sobre el sacerdocio exclusivamente masculino y la depravación de la sodomía

Imagen
El Papa Francisco firma un bate de cricket para Cdl. Pell 

Sin duda, el Santo Padre hablará, tendrá que hablar, sobre este asunto para aclarar y reiterar la Tradición“, dijo Pell al Dr. Gavin Ashenden, ex capellán de la reina Isabel II, en una entrevista publicada el jueves para el nuevo  Merely del Catholic Herald.  Podcast católico .

 

Sucesor de Pedro

 

“Tengo una gran confianza en el sucesor de Pedro”, insistió el cardenal. “A diferencia de las iglesias ortodoxa y anglicana, la Iglesia católica tiene un instrumento que creemos ordenado por Dios: Peter, el hombre de la roca“. 

El papel especial del papado es mantener la pureza de la tradición apostólica y la unidad de la Iglesia en torno a esa tradición. Así que confío en que el Santo Padre hablará”, enfatizó Pell. 

“Sobre la cuestión de las mujeres sacerdotes o la actividad homosexual, la situación no es turbia ni poco clara donde las personas pueden elegir entre una variedad de opciones”, subrayó el cardenal, llamando la atención de Francisco sobre la Carta Abierta de Corrección Fraternal  dirigida al errante Sinodal de Alemania. Camino. 

La carta, publicada durante la Semana Santa, está firmada por más de 85 obispos de todo el mundo, quienes advierten que los cambios radicales propuestos por el Camino sinodal “resultarán inevitablemente” en un cisma. La carta critica el Camino sinodal por mostrar “más sumisión y obediencia al mundo y. a las ideologías que a Jesucristo como Señor y Salvador”.

Pell dijo que la carta de los obispos globales estaba destinada a alentar y tranquilizar al Santo Padre y a la Congregación para la Doctrina de la Fe “que la abrumadora mayoría de los obispos católicos en todo el mundo se adhieren a la Tradición”. 

El cardenal australiano explicó que la carta era “una iniciativa de enorme importancia” porque “recuerda a nuestro pueblo que, por ejemplo, sobre la cuestión de las mujeres sacerdotes o la actividad homosexual, la situación no es turbia y confusa donde las personas pueden elegir entre una variedad de opciones”.

Las enseñanzas básicas son muy, muy claras“, pero, “más fundamentalmente, nuestros hermanos alemanes ignoran esto deliberadamente”, se lamentó Pell, quien es conocido por su ortodoxia, citando el desafío del Camino Sinodal al Catecismo de la Iglesia Católica en el núcleo. cuestiones. 

Pell informó de una conversación entre dos abuelas italianas en la que una hablaba de que su nieto iniciaba una relación homosexual, a lo que la otra abuela respondió diciendo: “¡Ah! Incluso la Iglesia ahora dice que está bien”.

“Bueno, tenemos que hablar para dejar en claro que esa no es la enseñanza cristiana”, reiteró el prelado de hablar directo. Además, dijo, “la heteronormatividad sigue siendo la posición básica de la mayor parte de nuestra sociedad y es absolutamente necesaria para la salud de nuestra sociedad”.

 

Detectar la enseñanza falsa

 

Cuando se le preguntó acerca de cómo los católicos debían discernir las falsas enseñanzas, Pell respondió: 

Es bastante fundamental y bastante simple. Apelamos a Cristo, apelamos a la Revelación, a nuestra Tradición judeocristiana y no a la sociología oa la medicina. ¿Qué peso le damos a la enseñanza de Jesús y los Apóstoles? Es un reto básico a afrontar. 

Es una cuestión de si crees que estamos bajo la tradición apostólica o somos sus maestros¿Nos sentimos libres de rechazar las enseñanzas de San Pablo? ¿Tenemos ganas de hacer eso, o la Revelación y las enseñanzas de Jesús y los Apóstoles tienen una autoridad especial para nosotros? 

Pell explicó que la Vía Sinodal Alemana estaba dominada por burócratas y obispos “que iban en la dirección equivocada” que estaban “muy, muy preocupados por la disminución del número en la iglesia alemana y por la disminución de la práctica”.

“Pero curiosamente, piensan que, al adoptar las enseñanzas del mundo que los rodea, van a ayudar a la Iglesia. La historia es unánime en demostrar que esto es absolutamente desastroso”, subrayó, y agregó: “Están haciendo un mal situación peor”. 

Los “objetivos del Camino sinodal deben aclararse, ya que no estaban claros en este momento”, observó Pell. En lugar de “escuchar la voz del Espíritu”, el mundo, la carne y el Diablo corren el peligro de ser secuestrados en el proceso sinodal, agregó.  

El cardenal atribuyó la desintegración actual de la sociedad a la “desintegración familiar” y “las consecuencias sociales revolucionarias de la píldora”, como lo aclara la socióloga estadounidense Mary Eberstadt en su libro Adam and Eve After the Pill: Paradoxes of The Sexual Revolution .

Imagen
Georg Bätzing, presidente de la conferencia episcopal alemana

 

Aclamando la encíclica contra la anticoncepción Humanae Vitae del Papa Pablo VI como un “documento profético” porque predijo las dificultades actuales, Pell señaló cómo los apologistas de la píldora anticonceptiva dijeron que “estabilizaría la vida familiar, ayudaría a los matrimonios [y] aliviaría la presión , pero “ha hecho todo lo contrario de eso”.

Pell subrayó además la centralidad de la Iglesia Católica como un “baluarte” en las guerras culturales actuales que se libran contra la civilización judeocristiana, argumentando que la gente estaba comprando las “enseñanzas sociales de los marxistas”. 

Tenemos 20 institutos Confucio en universidades australianas. Tenemos bastantes cursos que estudian el Islam. No hubo objeción a nada de eso. Pero la Fundación Ramsey quería iniciar tres cursos sobre el estudio de la civilización occidental. Y hubo una oposición feroz”, remarcó.  

“Puedes estudiar cualquier cosa excepto las glorias y las tragedias de nuestra propia situación”, se lamentó. “Estamos superados en número, hablando metafóricamente, estamos superados en armas y ese es el contexto general en el que nos encontramos“. 

“Hay muchas, muchas más personas que lo han tenido mucho más difícil que yo”, dijo Pell, respondiendo a una pregunta sobre cómo se las arregló durante su tiempo en prisión. 

“Las enseñanzas de Cristo funcionan. Nuestra fuerza está en la fidelidad a las enseñanzas de Cristo y de la Iglesia”, señaló, recalcando cómo lo ayudó su fe en un Dios bueno, la fe en la Providencia y la fe en la realidad de la redención. sufrimiento. 

“Tenemos una enorme ventaja sobre los laicos cuando nos acercamos al sufrimiento. Ellos tampoco pueden escapar de él. Pero no tienen una explicación para ello. Nada bueno, para ellos, puede salir del sufrimiento”, concluyó.

 

por Jules Gomes.

ChurchMilitant.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *