“En lugar de evangelizar la cultura, la Iglesia ha optado por permitir que la cultura predominante la evangelice”, lamenta arzobispo australiano. Critica documento eclesial en su país.

ACNabril 19, 2022

Un arzobispo católico en Tasmania ha condenado enérgicamente el documento de trabajo del “Consejo Plenario” de Australia (una reunión de toda la Iglesia en Australia), por representar a una Iglesia “que ha perdido la confianza en su identidad y misión”.

El arzobispo Julian Porteous, arzobispo de Hobart desde 2013, emitió su declaración en una entrada de blog del 11 de abril publicada en el sitio web de la arquidiócesis. “Al leer el documento de trabajo del Consejo Plenario, ‘Hacia la Segunda Asamblea’, percibo una iglesia que ha perdido la confianza en sí misma; una iglesia que ha perdido la confianza en su identidad y misión”.

Haciendo referencia a un “momento crítico en el que somos testigos del declive radical de la fe y la moral en nuestra nación”, Porteous señaló que el documento “no refleja” un deseo de evangelizar con renovado vigor.

Australia se encuentra actualmente en medio de un “viaje de discernimiento de cuatro años” como parte de la preparación del Quinto Consejo Plenario del país, que tiene 280 miembros. Un concilio plenario es la reunión formal más alta de la Iglesia Católica en un país en particular. La última celebrada en Australia fue en 1937. Las decisiones tomadas por el Consejo Plenario deben ser aprobadas por Roma, pero si se aprueban, serán vinculantes para la Iglesia en Australia.

El documento de trabajo que condena el Arzobispo Porteous, llamado “Hacia la Segunda Asamblea: un documento de trabajo para los miembros”, se basa en las propuestas hechas por los miembros del Consejo durante una reunión de octubre de 2021. El documento, que no se ha hecho público, pretende ser la guía para la Segunda Asamblea General del Consejo Plenario en Sydney, en julio de 2022. 

Logotipo del Pleno del Consejo. Crédito: Conferencia de Obispos Católicos de Australia.

El documento se lee como un ‘informe secular’

 

El arzobispo condenó el lenguaje del documento por ser “más parecido al de un informe secular que al de un documento eclesial”, destacando casos en los que la Iglesia se describe únicamente como una “comunidad amistosa”, en lugar del “Cuerpo Místico de Cristo“. .” 

Porteous, quien se desempeñó como obispo auxiliar de Sydney durante 10 años bajo el cardenal George Pell, comparó el documento de trabajo del Consejo Plenario con “un bloque de oficinas moderno en comparación con una catedral: funcional pero carente de lo que eleva la mente y el corazón y da testimonio de lo trascendente”. .”

El arzobispo señaló varios pasajes que indicaban que el documento promueve una visión de una Iglesia que “se ha rendido al ethos cultural circundante”, en lugar de una que convierte al mundo. 

Advirtió cómo el documento impulsaba una iglesia que se consume con el concepto de estar a la moda, habiendo “abrazado la opción de querer ser aceptada y aprobada por el mundo; una iglesia que quiere parecer relevante dentro de una sociedad secular”.

 

La ‘Iglesia ha optado por dejar que la cultura imperante la evangelice’

 

“¿Nos ha dado miedo hablar en lo que creemos?” preguntó. “En lugar de evangelizar la cultura, el documento indica que la Iglesia ha optado por permitir que la cultura predominante la evangelice”.

El texto presentaba una imagen de una Iglesia que está en medio de una crisis de identidad, agregó Porteous, sin creer que “solo ella puede ofrecer la verdad trascendente y el camino de salvación”.

De hecho, el espíritu de “conversión” y la Tradición de la Iglesia están tan ausentes en el documento que Porteous sugirió que está “invitando a los miembros del Consejo Plenario a adoptar una serie de propuestas que son inconsistentes con la fe católica auténtica y simplemente acelerarían la desaparición de la fe en Australia.”

Embebido del “espíritu de la época”, el documento de trabajo “falla gravemente cuando abandona la fidelidad a la Tradición católica expresada en las Escrituras y el Magisterio”, agregó. 

Tales desviaciones de la Tradición se encontraron al presionar por un “Tercer Rito de Reconciliación”, a pesar de que esta era “una cuestión resuelta”; intenta “cambiar radicalmente la naturaleza de la Iglesia fundada por Cristo”, aumentando el papel de los laicos; ausencia de una “afirmación del papel de los sacerdotes”, a favor de impulsar la “participación de la mujer en el liderazgo dentro de la Iglesia” y pide el diaconado femenino.

“De hecho, pide a los obispos que ‘continúen revisando la enseñanza universal de la Iglesia que excluye a las mujeres del papado, el episcopado y el sacerdocio’”, escribió el arzobispo. “Esto va directamente en contra de la enseñanza católica”.

Estos intentos de “cambiar la enseñanza y la práctica tradicionales de la Iglesia, en algunos casos queriendo que se cambie la Ley Canónica”, se producen cuando la Iglesia Católica en Australia está “en medio de una crisis existencial” con “miles” que abandonan la participación activa en la vida de la Iglesia cada año. “Sin embargo, en el documento no se da un reconocimiento real de esta realidad”, señaló el arzobispo Porteous.

Como advertencia final tanto para sus compañeros obispos como para los laicos católicos de Australia, el arzobispo Porteous predijo que “si este documento de trabajo es ampliamente aceptado como base para la Segunda Asamblea, no facilitará la renovación espiritual y pastoral tan necesaria en este momento, sino que permitirá que ocurra el proceso de mayor declive, si no lo acelera”.

Las etapas preparatorias del Consejo Plenario ya estuvieron marcadas por declaraciones preocupantes de varios clérigos australianos, incluido el arzobispo Mark Coleridge de Brisbane.

 

Por MIGUEL HAYNES.

HOBART, Tasmania.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *