El Señor sabe que los miedos son nuestros enemigos diarios, dice el Papa. Ser testigos de la verdad. Las falsedades de palabra y vida contaminan el Anuncio

ACNabril 18, 2022
Francisco en el Regina Coeli del Lunes Santo nos exhorta a abandonar las tumbas de las falsedades: Jesús resucitado quiere hacernos testigos de la verdad que nos hace libres

El Resucitado quiere que salgamos de las tumbas de la duplicidad. Durante la representación del Regina Coeli frente a una soleada Plaza de San Pedro, el Papa Francisco advierte contra la falsedad, un obstáculo que puede encontrar el anuncio. A los soldados que custodiaban la tumba se les pagó una buena cantidad de dinero para que mintieran y dijeran que el cuerpo de Jesús había sido robado por sus discípulos. La lógica del ocultamiento, advierte el Santo Padre, se opone al anuncio de la verdad. “Ante el Señor resucitado, está el dios del dinero, que todo lo ensucia, todo lo arruina, cierra las puertas a la salvación. En la vida cotidiana existe la tentación de adorar a este dios dinero”:

Con razón nos escandalizamos cuando, a través de la información, descubrimos mentiras y mentiras en la vida de las personas y en la sociedad. ¡Pero también nombremos las falsedades que llevamos dentro! Y colocamos estas opacidades nuestras ante la luz de Jesús resucitado. Quiere sacar a la luz lo oculto, hacernos testigos transparentes y luminosos de la alegría del Evangelio, de la verdad que nos hace libres.

Sal de la tumba del miedo

Jesús conquistó la muerte. A las mujeres que habían ido al sepulcro les dijo “no tengáis miedo”: él -observa el Papa- sabe que nuestros miedos nacen de ese gran miedo que es la muerte: miedo a desaparecer, a perder a los seres queridos, a estar enfermo. , de no aguantar más. “No tengáis miedo”: lo dice el Señor junto a la tumba de la que salió victorioso para invitarnos a salir de las tumbas de nuestros miedos. Nuestros miedos son como tumbas, nos entierran por dentro:

Sabe que el miedo está siempre agazapado a la puerta de nuestro corazón y que necesitamos oírnos repetir que no tengamos miedo: en la mañana de Pascua como en la mañana de todos los días. Hermano, hermana que crees en Cristo, ¡no temas! “Yo – te dice Jesús – sentí la muerte por ti, tomé tu maldad sobre mí. Ahora he resucitado para deciros: estoy aquí, con vosotros, para siempre. ¡No temas!”.

ir a anunciar

Jesús nos libera del miedo que nos lleva a encerrarnos en nosotros mismos. El Resucitado nos hace salir y nos envía a anunciar a los demás. “Esas mujeres -observa Francisco- no eran las más idóneas y preparadas para anunciar al Resucitado, pero al Señor no le importa. Le importa que la gente salga y se anuncie. Porque la alegría pascual no es para uno mismo”:

La alegría de Cristo se fortalece dándola, se multiplica compartiéndola. Si nos abrimos y llevamos el Evangelio, nuestro corazón se expande y vence el miedo.

Tras el rezo del Regina Coeli, el Papa deseó una vez más a todos una feliz Pascua, invitándolos a “enfatizar siempre la palabra reconciliación”, más allá de las disputas y las guerras. Luego volvió a hacer el llamamiento a convertir los corazones a los designios de Dios de paz y justicia.Finalmente, recordó la cita para el encuentro con los jóvenes, esta tarde en la Plaza de San Pedro, organizado por la CEI y agradeció las oraciones que los fieles han querido para encomendar al Señor en estos días.

 

Texto de la alocución del Papa – El signo (…) indica palabras improvisadas .

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Los días de la Octava de Pascua son como un solo día en el que se prolonga el gozo de la Resurrección. Así, el Evangelio de la liturgia de hoy continúa hablándonos del Resucitado, de su aparición a las mujeres que habían ido al sepulcro (cf. Mt 28, 8-15). Jesús va a su encuentro, los saluda; luego les dice dos cosas, que nos hará bien acoger también a nosotros, como regalo de Pascua. Son dos consejos del Señor, un regalo de Pascua.

Primero, los tranquiliza con dos simples palabras: “No temáis” (v. 10). No tengas miedo. El Señor sabe que los miedos son nuestros enemigos diarios. Sabe también que nuestros miedos nacen de un gran miedo, el miedo a la muerte: miedo a desaparecer, a perder a los seres queridos, a estar enfermo y no sobrevivir… Pero en la Pascua Jesús venció a la muerte. Nadie más, por lo tanto, puede decirnos de manera más convincente: “No tengas miedo”, “no tengas miedo”.El Señor lo dice allí mismo, junto al sepulcro del que salió victorioso. Él nos invita así a salir de las tumbas de nuestros miedos. Escuchemos con atención: salgamos de las tumbas de nuestros miedos, porque nuestros miedos son como tumbas, nos entierran por dentro. Sabe que el miedo está siempre agazapado a la puerta de nuestro corazón y que necesitamos oírnos repetir no temer, no tener miedo, no temer: en la mañana de Pascua como en la mañana de todos los días para oír: “No temer”. Sé valiente. Hermano, hermana que crees en Cristo, ¡no temas! “Yo – te dice Jesús – sentí la muerte por ti, tomé tu maldad sobre mí. Ahora he resucitado para deciros: estoy aquí, con vosotros, para siempre. ¡No temas!”. No tengas miedo.
Pero, ¿cómo podemos decir, para luchar contra el miedo? Nos ayuda lo segundo que Jesús les dice a las mujeres: “Id y decid a mis hermanos que vayan a Galilea: allí me verán” (v. 10). Ve a anunciar. El miedo siempre nos encierra en nosotros mismos; nos encierra en nosotros mismos. Jesús, en cambio, nos deja salir y nos envía a los demás. Aquí está el remedio. Pero yo, podemos decir, ¡no soy capaz! Pero pensad, aquellas mujeres ciertamente no eran las más idóneas y preparadas para anunciar al Resucitado, pero al Señor no le importa. Le importa que la gente salga y se anuncie. Sal y anuncia. Sal y anuncia. Porque la alegría pascual no es para uno mismo. La alegría de Cristo se fortalece dándola, se multiplica compartiéndola. Si nos abrimos y llevamos el Evangelio, nuestro corazón se expande y vence el miedo. Este es el secreto: anunciar para vencer el miedo.

El texto de hoy dice que el anuncio puede encontrar un obstáculo: la falsedad. De hecho, el Evangelio narra “un contraanuncio”. ¿Cual? La de los soldados que habían custodiado el sepulcro de Jesús, se les paga -dice el Evangelio- “con una buena suma de dinero” (v. 12), una buena propina, y reciben estas instrucciones: “Di así:” Yo sus discípulos vinieron de noche y lo robaron mientras dormíamos” (v. 13). ¿Estabas dormido? ¿Viste cómo robaron el cuerpo mientras dormían? Ahí hay una contradicción, pero una contradicción que todo el mundo cree, porque hay dinero de por medio. Es el poder del dinero, ese otro señor al que Jesús dice que nunca debemos servir. Son dos señores: Dios y el dinero. ¡Nunca sirvas el dinero! Aquí está la falsedad, la lógica del ocultamiento, que se opone al anuncio de la verdad. Es un recordatorio también para nosotros: las falsedades -de palabra y de vida- contaminan el anuncio, corrompen por dentro, conducen de nuevo al sepulcro. Las falsedades nos devuelven, nos llevan a la muerte, al sepulcro. El Resucitado, en cambio, quiere que salgamos de las tumbas de las falsedades y las adicciones. Ante el Señor resucitado, está este otro “dios”: el dios del dinero, que todo lo ensucia, todo lo arruina, cierra las puertas a la salvación. Y esto está en todas partes: en la vida cotidiana existe la tentación de adorar a este dios del dinero. el dios del dinero, que todo lo ensucia, todo lo arruina, cierra las puertas a la salvación. Y esto está en todas partes: en la vida cotidiana existe la tentación de adorar a este dios del dinero. el dios del dinero, que todo lo ensucia, todo lo arruina, cierra las puertas a la salvación. Y esto está en todas partes: en la vida cotidiana existe la tentación de adorar a este dios del dinero.

Queridos hermanos y hermanas, con razón nos escandalizamos cuando, a través de la información, descubrimos mentiras y mentiras en la vida de las personas y en la sociedad. ¡Pero también démosle un nombre a la falsedad que llevamos dentro! Y colocamos estas opacidades nuestras, nuestras falsedades, ante la luz de Jesús resucitado. Quiere sacar a la luz lo oculto, hacernos testigos transparentes y luminosos de la alegría del Evangelio, de la verdad que nos hace libres (cf. Jn 8,32).
María, Madre del Resucitado, ayúdanos a superar nuestros miedos y danos la pasión por la verdad.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *