Detengamos las guerras, dejémonos vencer por la paz de Cristo: mensaje y Bendición “Urbi et Orbi” (VIDEO)

ACNabril 17, 2022

El Papa en el Urbi et Orbi: detengamos las guerras, dejémonos vencer por la paz de Cristo

Dirigiéndose al mundo entero en el tradicional Mensaje de Pascua, el Pontífice todavía recuerda la guerra en Ucrania, los países atormentados por largos conflictos y violencia y probados por tensiones sociales y dramáticas crisis humanitarias y define la paz como una “responsabilidad primordial de todos”.

 

“¡Dejemos que la paz de Cristo entre en nuestras vidas, nuestros hogares, nuestros países!” invita a Francisco en su Mensaje Pascual Urbi et Orbi. Desde la logia central de la basílica de San Pedro, desde donde se mueve con la brisa el paño con el escudo papal, se asoma el Papa acompañado de los cardenales Renato Raffaele Martino y Michael Czerny, enviados dos veces en las últimas semanas a Ucrania y países vecinos. que acogen refugiados para mostrar la cercanía de la Iglesia al pueblo ucraniano, muy probado por la agresión militar rusa.

Cristo ha resucitado

El Pontífice repite las palabras de Jesús resucitado a sus discípulos: “La paz sea con vosotros”, pero define este año como una “Pascua de guerra”, porque “hemos visto demasiada sangre, demasiada violencia” y es duro”. creer que Jesús haya resucitado verdaderamente, que haya vencido verdaderamente a la muerte”. Pero “¡Cristo ha resucitado! ¡Ha resucitado de verdad!”, afirma Francisco, aunque lo que estamos viviendo parece una Cuaresma que no quiere terminar. La alusión a la situación en Ucrania es clara, pero el pensamiento del Papa es también para aquellas naciones marcadas por conflictos desde hace décadas, aquellas que atraviesan una dramática crisis humanitaria o serios problemas. Pero también hay que considerar el balance de dos años de pandemia:

Era el momento de salir del túnel juntos, de la mano, juntando nuestras fuerzas y recursos… Y en cambio estamos que en nosotros todavía no está el espíritu de Jesús, todavía está el espíritu de Caín, que mira Abel no como hermano, sino como rival, y piensa en cómo eliminarlo. Necesitamos el Crucifijo Resucitado para creer en la victoria del amor, para esperar la reconciliación.

La paz sea para Ucrania

La voz del Pontífice resuena en una Plaza de San Pedro adornada con 40.000 flores y adornos ofrecidos por floristas holandeses y profesores de biotecnología florística de la Naklo eslovena y montado con la colaboración de jardineros del Vaticano. El Papa recuerda que “las llagas en el cuerpo de Jesús resucitado son el signo de la lucha que luchó y ganó por nosotros, con las armas del amor, para que podamos tener paz, estar en paz, vivir en paz”. Luego invoca la paz mencionando lo que está pasando en Europa del Este:

La paz sea para la maltratada Ucrania, tan duramente puesta a prueba por la violencia y la destrucción de la guerra cruel y sin sentido a la que fue arrastrada. ¡En esta terrible noche de sufrimiento y muerte, pronto amanece un nuevo amanecer de esperanza! La paz sea elegida. Deje de flexionar los músculos mientras la gente tiene dolor.

Refugiados, desplazados, familias divididas, ancianos solitarios y niños huérfanos en el corazón del Papa

Francisco insiste en que todos se comprometan a pedir la paz e insta a los líderes de las naciones a escuchar “el grito de paz de los pueblos”, luego confiesa:

Guardo en mi corazón a todas las numerosas víctimas ucranianas, los millones de refugiados y desplazados internos, las familias divididas, los ancianos que quedan solos, las vidas destrozadas y las ciudades arrasadas. Tengo en mis ojos la mirada de los niños que han quedado huérfanos y que huyen de la guerra. Mirándolos, no podemos dejar de escuchar su grito de dolor, junto con el de muchos otros niños que sufren en todo el mundo: los que mueren de hambre o por falta de cuidados, los que son víctimas de abusos y violencia y los a quien se le ha negado el derecho a nacer.

La caridad vence el egoísmo y el individualismo

Entristecido por lo que está pasando, el Papa no olvida, sin embargo, “las puertas abiertas de tantas familias y comunidades que acogen a migrantes y refugiados en toda Europa”. De ahí la esperanza de que “estos numerosos actos de caridad se conviertan en una bendición para nuestras sociedades, a veces degradadas por tanto egoísmo e individualismo, y contribuyan a hacerlas acogedoras para todos”. Pero Francisco espera también la solicitud para “otras situaciones de tensión, sufrimiento y dolor”.

Vivir en fraternidad en Oriente Medio y en Jerusalén

Y tras comentar las últimas noticias, el Papa, cuya voz es difundida por los medios vaticanos con el comentario, además de en los idiomas habituales, también en ucraniano y ruso, comienza la larga lista de los países que más necesitan oraciones:

Que haya paz para el Medio Oriente, desgarrado por años de divisiones y conflictos. En este glorioso día pedimos paz para Jerusalén y paz para los que la aman, cristianos, judíos y musulmanes. Que israelíes, palestinos y todos los habitantes de la Ciudad Santa, junto con los peregrinos, experimenten la belleza de la paz, vivan en fraternidad y accedan libremente a los Santos Lugares en el respeto mutuo de los derechos de cada uno.

Paz para los países desgarrados por las tensiones y la violencia y para toda África

Y prosigue el Pontífice recordando a los pueblos del Líbano, Siria e Irak. Pide paz “para Libia, porque encuentra la estabilidad tras años de tensiones, y para Yemen, que sufre un conflicto olvidado con víctimas constantes”, y espera que “la tregua firmada en los últimos días devuelva la esperanza a la población”. Luego nos exhorta a orar “por Myanmar, donde persiste un escenario dramático de odio y violencia, y por Afganistán, donde las peligrosas tensiones sociales no se apaciguan y donde una dramática crisis humanitaria atormenta a la población”. Luego el Papa extiende su invocación a toda África:

Que haya paz para todo el continente africano, para que cese la explotación de la que es víctima y la hemorragia provocada por los atentados terroristas -especialmente en la zona del Sahel- y halléis apoyo concreto en la fraternidad de los pueblos. Redescubrir Etiopía, azotada por una grave crisis humanitaria, el camino del diálogo y la reconciliación, y el fin de la violencia en la República Democrática del Congo. Que haya oración y solidaridad por los pueblos del este de Sudáfrica, afectados por inundaciones devastadoras.

Finalmente, Francisco reza por América Latina, donde la pandemia ha empeorado algunas condiciones sociales, “exacerbadas también por casos de delincuencia, violencia, corrupción y narcotráfico”, y nuevamente por la reconciliación de la Iglesia católica canadiense con los pueblos indígenas.

La paz es la responsabilidad primordial de todos

Y terminando su discurso, el Papa vuelve de nuevo a la guerra, advierte que todo conflicto trae consigo secuelas que involucran a toda la humanidad: desde el duelo al drama de los refugiados, pasando por la crisis económica y alimentaria”. Pero nos anima a mirar a Jesús que ha vencido a la muerte y nos da la paz:

Ante los continuos signos de la guerra, así como las muchas y dolorosas derrotas de la vida, Cristo, vencedor del pecado, del miedo y de la muerte, nos exhorta a no rendirnos al mal ya la violencia. ¡Hermanos y hermanas, dejémonos vencer por la paz de Cristo! ¡La paz es posible, la paz es un deber, la paz es la primera responsabilidad de todos! 

El cardenal Martino anuncia la bendición del Papa con indulgencia plenaria, en las condiciones habituales. Francisco recita la fórmula solemne y concede a todos el perdón de los pecados. Y ante la señal de la cruz se reúne unos instantes en silencio, luego pronuncia en latín: “Dios todopoderoso y misericordioso os dé la indulgencia, la absolución y el perdón de todos vuestros pecados, un tiempo de arrepentimiento genuino y fecundo, un siempre corazón penitente y una conversión de vida, la gracia y el consejo del Espíritu Santo, y la perseverancia continua en las buenas obras”.

El mensaje pascual de Francisco está precedido por la ejecución del himno papal por la banda de la Gendarmería del Vaticano y el himno italiano por los carabinieri. La Guardia Suiza con uniforme completo y un representante de las fuerzas armadas italianas, que al final de la ceremonia rinden homenaje al Papa, se alinearon frente a la Basílica del Vaticano.

 

Tiziana Campisi – Ciudad del Vaticano

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *