Tras los pasos de Juan Pablo II, ahora Francisco viajrá a Kazajistán

ACNabril 16, 2022

El presidente de Kazajistán (pero en kazajo debería escribirse Qazaqstan) ha dado la noticia de que el Papa Francisco ha decidido realizar una visita pastoral a su país a mediados de septiembre. El anuncio fue confirmado más tarde por la oficina de prensa del Vaticano, según la práctica. De hecho, parecía difícil que el presidente kazajo se hubiera expuesto tanto en la promoción de una noticia tan falsa…

En verdad, esto no parece muy interesante para los muchos reporteros preocupados por no perderse las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania. Sin embargo, el viaje del Papa es una noticia muy importante que, entre otras cosas, tiene muchos más vínculos de los que se cree con la crisis actual.

Hay quienes, como yo, recuerdan un significativo precedente histórico, cuando San Juan Pablo II, ignorando la opinión contraria de muchos, incluso en el Vaticano, decidió ir a Kazajistán, 11 días después del atentado a las Torres Gemelas de Nueva York. En ese momento, a algunos, les parecía impropio que el Papa se dirigiera, en ese momento, a un país soviético y, además, mayoritariamente musulmán, casi fronterizo con Afganistán y considerado por el Patriarcado de Moscú bajo su jurisdicción canónica.

Recuerdo con emoción aquella visita en la que tuve el honor de participar directamente tanto en la preparación de los discursos (con 11 citas propuestas por mí en lengua kazaja), como en estrecha colaboración con las autoridades locales en aspectos organizativos. También recuerdo con emoción la acogida de un pueblo en el que los católicos son una pequeña minoría, un pueblo asombrado de ser testigo privilegiado de un acontecimiento de paz que pocos esperaban.

Hoy se está gestando otro evento similar, inshallah . Una vez más un nuevo Papa, tan diferente y tan parecido al anterior (y su inmediato sucesor), se va a la estepa, tomando también el ejemplo de un gran congreso interreligioso para demostrar que la paz es posible. Porque en Qazaqstan hay muchos problemas y también cuestiones políticas y sociales, como lo demostraron los hechos de hace unos meses, pero existe la posibilidad de paz.

Hay un pueblo que tiene más de 100 etnias diferentes, una tierra que ha sido escenario de las mayores deportaciones estalinistas, que lucha por encontrar su propio camino hacia la democracia y que, a pesar de todo, vive en paz. Y si hay tensiones, no son entre cristianos y musulmanes, entre kazajos y rusos, sino entre quienes quisieran exasperar estas divisiones y quienes prefieren el camino de la convivencia pacífica.

Hay una palabra “zhol”, camino, que ocupa un lugar muy importante en la cultura de los nómadas y de aquellos que han sido enviados, a menudo contra su voluntad, a vivir con ellos. En el idioma kazajo no hay un solo término que indique la palabra “esperanza”: hay tres y todos tienen que ver con el tema del camino. Está la palabra “damiè”, que significa esperanza en el sentido de algo bello, sabroso. Es el anticipo de un bien que se espera a la llegada de un viaje fatigoso. Está el término “medeu”, que significa esperanza en el sentido de que hay alguien con quien contar en el camino. Luego está la palabra “senim”, que indica esperanza como persuasión, confianza, por tanto fe, en que el camino lleva a un punto de llegada que no sólo es bello y sabroso, sino que, de algún modo, también es definitivo.

No solo Ucrania necesita esta esperanza, sino también el mundo entero. Y presumiblemente, el Papa Francisco hablará de esta esperanza, testificándola también con su viaje. Así, no sólo la pequeña ya veces atribulada Iglesia Católica de Qazaqstan será consolada, sino también todos nosotros.

Buen viaje, Papa Francisco (y no se olvide del jersey de lana, porque, créame, allá, en septiembre, ya puede hacer un poco de frío).

 

Por Edoardo Canetta.

IlSussidiario

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *