¡ Este es el experto en publicidad que inspiró la actual propaganda contra los nacimientos !

ACNabril 16, 2022
Hugh Moore, un gurú de la publicidad y fundador de la empresa Dixie Cup, pasó gran parte de su vida poniendo su talento al servicio de un objetivo inusual: disminuir el número de seres humanos.

 

Han empezado a aparecer vallas publicitarias por todo Portland con un mensaje sorprendentemente personal: dejar de tener hijos. Aunque la idea en sí misma es mala, como comentaré más adelante, es interesante preguntarse de dónde viene este sentimiento.

No me interesa profundizar en la historia de la organización que está detrás de esta campaña. En cambio, una pregunta más interesante es dónde y cuándo se originó este sentimiento en Estados Unidos.

Para entender las raíces de este movimiento misantrópico, tenemos que conocer al experto en publicidad que utilizó su fortuna y experiencia con el propósito principal de disminuir el número de seres humanos: Hugh Moore (1887-1972).

 

 

Aunque no todos los caminos conducen a Moore, una parte importante de las actividades contra la población están relacionadas con él. El hecho más conocido de Moore es su fundación de la Dixie Cup Company, pero le ayudaron años de trabajo en publicidad.

Moore trabajó como publicista para varias publicaciones, entre ellas The Reform de Kansas City, y luego para The Packer, donde fue ascendido a director de publicidad mientras cursaba su segundo año en Harvard. Moore dejó el negocio de la publicidad para dirigir la empresa de vasos Dixie, pero nunca abandonó su interés por la publicidad. De hecho, lo canalizó en otra parte: la propaganda anti-población.

Moore se inspiró en el libro de William Vogt Road to Survival, que le convenció de que el crecimiento de la población conduciría a la propagación de las guerras y el comunismo, entre otras calamidades. Así que Moore se puso a trabajar utilizando su dinero y su poder para influir en el discurso y la política demográfica.

 

Moore convence al Sistema de Seguridad Nacional

 

Podría decirse que la influencia más importante de Moore fue sobre el General de División William Henry Draper Jr. La influencia del general Draper sobre el presidente Nixon fue especialmente importante. Draper, amigo de Moore, fue convencido de los peligros de la población en parte por Moore.

La influencia de Moore a través de Draper comenzó con el Comité Draper formado por el entonces presidente Eisenhower. El propio comité se caracterizó por estar “plagado de militares”, en palabras del senador William Fulbright.

Al día siguiente de la reunión del comité, Hugh Moore envió a su amigo un extenso cable que concluía: “Si su comité no examina el impacto y las implicaciones de la explosión demográfica, estará faltando a su deber”.

El comité Draper hizo tres recomendaciones:

  • Ayudar a los países “en desarrollo” a establecer programas para frenar el crecimiento demográfico.
  • Mayor asistencia a los programas de salud materno-infantil.
  • Apoyo a los programas de investigación sobre población, incluida la investigación de otros países y de las Naciones Unidas. Según el Fondo de las Naciones Unidas para Actividades en Materia de Población (FNUAP), este informe y sus conclusiones fueron fundamentales para que la USAID (la rama de ayuda internacional del gobierno estadounidense) estableciera una Oficina de Población bajo el mandato del presidente Richard Nixon.

Nixon no fue el primer presidente que se dejó influir por el recién creado lobby de la población. Su predecesor, Lyndon Johnson, también fue influenciado por Draper. En 1965, Draper y otros miembros del establishment demográfico comenzaron a trabajar en la modificación de la ley “Alimentos para la Paz”, que daría financiación adicional a los países que utilizaran políticas demográficas.

Fuera del gobierno, Moore trabajó diligentemente para vincular el éxito de la ayuda al control de la población. En 1969 patrocinó anuncios en los periódicos con el título “La ayuda a América Latina queda anulada por la explosión demográfica.

Y a lo largo de su presidencia, LBJ estaba plenamente convencido de la importancia de la población para la ayuda. En una llamada con un asesor sobre la hambruna en la India, Johnson argumentó que había que negar la ayuda a ese país debido a su población.

“No voy a desperdiciar la ayuda extranjera en naciones que se niegan a resolver sus propios problemas de población”, dijo Johnson.

Durante la década siguiente, India emprendería una de las mayores campañas de esterilización forzada de la historia. En 1983, el FNUAP concedió a India (y a China) un premio por su programa de población.

 

 

Como se mencionó anteriormente, el informe de Draper también tuvo una gran influencia sobre Richard Nixon. Durante la administración de Nixon, se encargó un nuevo informe que se convertiría en una de las piezas más infames de la historia de la política demográfica estadounidense.

A principios de la década de 1970, Nixon encargó un informe que el presidente Ford convirtió en política nacional: el Memorando de Estudio de Seguridad Nacional 200. El informe es sorprendentemente sincero. El NSSM 200 afirma:

La economía estadounidense necesitará grandes y crecientes cantidades de minerales del extranjero, especialmente de los países menos desarrollados… Ese hecho hace que Estados Unidos tenga un mayor interés en la estabilidad política, económica y social de los países proveedores. Siempre que una disminución de las presiones demográficas mediante la reducción de las tasas de natalidad pueda aumentar las perspectivas de dicha estabilidad, la política demográfica pasa a ser relevante para el suministro de recursos y para los intereses económicos de Estados Unidos”.

En otras palabras, el gobierno estadounidense estaba interesado en reducir la población extranjera para aumentar el acceso de Estados Unidos a las materias primas. El informe reconoce que este tipo de política suena mal. ¿La solución? No dejarse atrapar:

Debemos procurar que nuestras actividades no den la impresión a los PMA de una política de los países industrializados dirigida contra los PMA. Hay que tener cuidado de que los planteamientos en este campo que apoyemos en los PMA sean los que podamos apoyar dentro de este país. Los líderes del “Tercer Mundo” deben estar en primera línea y obtener el crédito de los programas exitosos. En este contexto, es importante demostrar a los líderes de los PMA que estos programas de planificación familiar han funcionado y pueden funcionar en un periodo de tiempo razonable” (NSSM 200).

El informe analiza detalladamente cómo se puede utilizar a las organizaciones no gubernamentales y a las organizaciones extranjeras para dar cobertura. Por último, y lo más escalofriante, el informe no ofrece una condena clara de los programas involuntarios.

En estas delicadas relaciones, sin embargo, es importante, tanto en el estilo como en el fondo, evitar la apariencia de coerción” (énfasis añadido).

El informe recomienda influir en los actores externos para crear, “un mayor apoyo mundial a los esfuerzos relacionados con la población” a través de “un mayor énfasis en los medios de comunicación y otros programas de educación y motivación de la población.”

 

La influencia de Moore no se limitó a su influencia sobre Draper. La campaña de propaganda pública de Moore comenzó con su publicación en 1954 del panfleto titulado proactivamente “La bomba de la población”.

Los demógrafos preocupados por la población se sorprendieron inicialmente por sus pintorescas tácticas, pero Moore confiaba en su propia capacidad de marketing. Le dijo a un demógrafo: “Usted se ha criado en los salones académicos. Yo me he criado en el mercado. Estoy acostumbrado a presentar los hechos de forma dramática. Los estudiantes de demografía han hablado durante años y nadie los ha escuchado”.

La propaganda de la bomba demográfica fue un éxito. El New York Times publicó un artículo que se hacía eco de la propaganda, titulado The Population Explosion, en mayo de 1961.

La frase de Moore también fue adoptada por alguien cuya popularidad eclipsó la suya. El ecologista Paul Ehrlich le preguntó si podía tomar prestado el título para su libro de 1968. Moore estuvo encantado de apoyar el libro de Ehrlich, que adquirió una gran popularidad e incluso hizo que Ehrlich apareciera en el programa de televisión más importante de la televisión estadounidense: Johnny Carson Tonight.

Hugh Moore pagó una serie de anuncios a través de su organización autofinanciada The Hugh Moore Fund. En una carta a Draper, Moore admitió su estrategia intencionada de utilizar trucos de marketing masivo:

[D]ebemos reunir a los mejores y más inteligentes relacionistas públicos, expertos en motivación, especialistas en publicidad, sociólogos… que puedan contribuir a una campaña sin fallas… Hay genios de la comunicación y la venta que han vendido al público estadounidense todos los gee-gaws y trucos concebibles”.

El vehículo elegido fue el espacio pagado en los periódicos. En sus notas escribió,

“[e]l Fondo Hugh Moore ha intentado, dentro de sus escasos recursos, satisfacer esta necesidad utilizando espacio pagado, ya que en el espacio pagado se puede decir a la gente lo que debe hacer, cuándo debe hacerlo y dónde”.

En 1967, el fondo de Moore creó “La campaña para frenar la explosión demográfica” con Emerson Foote, el famoso ex magnate de la publicidad del tabaco, como presidente. La campaña creó varios anuncios. He aquí dos ejemplos:

 

 

El primer anuncio, especialmente contundente, sugiere que si el crecimiento de la población continúa sin control, ¡puede ser asaltado! Estos son sólo dos ejemplos, pero los anuncios iban dirigidos a la sociedad, a los políticos e incluso a la Iglesia Católica.

 

 

Junto con el fondo Hugh Moore y la Campaña para Controlar la Explosión Demográfica, Moore apoyó, dirigió y fundó varias otras organizaciones anti-población. En particular, Moore se convirtió en el presidente de The Human Betterment Association y rebautizó a la organización como The Association for Voluntary Sterilization (Asociación para la Esterilización Voluntaria), para articular más audazmente su misión.

Moore también fundó el Population Crisis Committee (con Draper), que más tarde cambió su nombre por el actual: Population Action International. Moore también fue presidente del Population Reference Bureau, un grupo de reflexión dedicado a apoyar “políticas basadas en pruebas” relacionadas con la demografía y la salud. También fue vicepresidente de la Federación Internacional de Planificación Familiar.

Muchas de estas organizaciones siguen existiendo hoy en día e intentan influir en la política y la opinión pública del mismo modo que Moore lo hizo en vida. Así que, aunque la valla publicitaria de Portland no puede ser obra personal de Moore, ya que murió en 1972, es probable que el legado del dinero, la estrategia publicitaria y la influencia de Moore en las ideas esté en algún lugar de la raíz.

 

 

En un reciente artículo del Atlantic, Derek Thompson explora por qué la población de Estados Unidos ha disminuido. El autor concluye: “Estados Unidos tiene muy pocos nacimientos, demasiadas muertes y no hay suficientes inmigrantes” (el énfasis es nuestro). Uno no puede evitar preguntarse si la culpa la tienen los millones de dólares gastados en actividades contra la población.

Por desgracia para el mundo, Moore pasó los últimos años de su vida promoviendo una idea que es sencillamente errónea. Esta ideología, que persiste hoy en día (como se ve en Portland) es una visión demasiado simplista de la población.

Moore, Draper, Ehrlich y los antinatalistas modernos comparten una visión incompleta de la humanidad. Los antinatalistas suelen compartir una versión modificada de la tesis de Thomas Malthus en su Ensayo sobre el principio de la población.

La tesis es simple: los seres humanos son consumidores y su consumo crece más rápido que su capacidad de producir con su mano de obra. Malthus sostenía que el crecimiento de los alimentos es lineal, pero el de la población es exponencial.

Otra forma de entender el miedo de Malthus a la población es con la ley de los rendimientos marginales decrecientes (que Malthus originó). Esta ley dice que, a partir de cierto punto, cuanto más se añada al proceso de producción un insumo homogéneo (como el trabajo), menos productiva será cada unidad adicional.

Dado que la adición es cada vez menor mientras las necesidades de consumo siguen siendo las mismas, finalmente la población superará las capacidades productivas. La preocupación de Malthus se refería a la alimentación, aunque el mismo argumento se esgrime ocasionalmente en referencia al medio ambiente, por ejemplo.

El problema de este argumento es que los seres humanos no son, de hecho, manchas homogéneas de trabajo. Las personas son creativas y emprendedoras, y utilizan esos talentos para crear nuevos productos y sistemas institucionales que permiten que los recursos “finitos” se multipliquen efectivamente.

Esto no significa que la ley de los rendimientos no sea cierta, sólo que requiere que todo lo demás se mantenga constante. Pero, en el mundo real, las cosas rara vez se mantienen constantes. Los avances en la tecnología y los procesos de producción pueden hacer que los rendimientos aumenten.

Por ejemplo, con la invención de vehículos más eficientes en combustible, un suministro fijo de petróleo puede producir más servicios que antes. Del mismo modo, las tecnologías anticontaminación pueden hacer que el medio ambiente mejore a medida que los países se enriquecen. Esta lógica ha sido confirmada empíricamente por la curva de Kuznets medioambiental del Premio Nobel Simon Kuznets.

No todo el mundo se dejó engañar durante la campaña de Moore. El economista Julian Simon se dio cuenta de que los datos simplemente no reflejaban la fatalidad de estos antinatalistas. Simon desafió y venció a Ehrlich en una apuesta sobre la mejora de la disponibilidad de recursos, y se burló de la propaganda de Moore de “¿TE HAN ROBADO ALGUNA VEZ?” en la primera edición de su libro, The Ultimate Resource.

La única fuente de soluciones a los problemas medioambientales a los que nos enfrentamos hoy existe en la mente humana. Las generaciones futuras estarán al frente de la solución de los problemas actuales y más mentes son mejores que menos.

Así que no dejes que una valla publicitaria en Portland, basada en una propaganda de hace décadas elaborada por magnates de la publicidad, te disuada. No dejes de tener hijos. Si quieres tener hijos, tenlos. El mundo será mejor por ello.

 

 

Por Peter Jacobsen.

free/bles

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *