La Cruz, dibujada sobre Jerusalén

ACNabril 15, 2022

El relato evangélico de la Pasión nos hace saber con precisión cuáles fueron los últimos y decisivos movimientos del Señor, en Jerusalén, desde el momento de la Última Cena hasta la Crucifixión.

Después de dejar el Cenáculo, fue a orar al Huerto de los Olivos; después de lo cual, una vez capturado, fue llevado primero a la casa del Sumo Sacerdote Caifás, luego en presencia de Pilatos, al pretorio y finalmente al Calvario.

Pero si esta es la sucesión evidente de los acontecimientos, también es posible, sin embargo, situarse según una perspectiva más interior, más “entre líneas”; a cuya luz captamos las inevitables y necesarias correspondencias que se establecen entre la acción humana visible de Jesús y su misteriosa acción divina [1] .

Los citados desplazamientos mantienen, pues, una significación simbólica (en el sentido más propio del término), que testimonia, una vez más, cuánto cada detalle de la vida humana del Logos Encarnado conserva un significado, un ritual, que desgraciadamente muchas veces queda oculto al logos de los fielesEsto se debe al simple hecho de que hoy, tras siglos de racionalismo invasivo –que ha corrompido también el ámbito teológico-, la mente del cristiano ha perdido aquella sensibilidad que en tiempos pasados ​​le permitía ir más inmediatamente más allá de la “letra”, para también captar el “espíritu”. La mente humana ya no está acostumbrada a las experiencias sutiles y objetivadoras; y después de haber puesto erróneamente fe y razón en antagonismo, redujo ésta a un racionalismo mecanicista, se encerró en sí mismo y mortificó a la primera haciéndola una práctica de carácter casi exclusivamente subjetivo-sentimental, fideísta.

Dicho esto, verificando la orientación de los lugares que marcaron el Vía doloris , el Vía crucis de Nuestro Señor después de la Última Cena, notamos a continuación lo siguiente:

  1. El Huerto de los Olivos está ubicado en la parte este de Jerusalén;
  2. La casa de Caifás estaba ubicada en la parte sur de la ciudad;
  3. El pretorio de Pilatos , por tradición, se hace coincidir con la llamada Torre Antonia, al norte;
  4. El Calvario, ahora incorporado en el área actual de la basílica del Santo Sepulcro, todavía estaba extramuros en ese momento y se colocó en el lado oeste de los mismos.

Como es fácil de comprobar, al hacer los movimientos que tocaban los cuatro puntos cardinales de la ciudad, Jesús llegaba a marcar de manera latente, como si “escribiera” con su propio cuerpo, exactamente la forma de aquella cruz sobre la que estuvo a punto de ofrecerse en sacrificio, retomando así y reiterando su significado [2] .

¿Qué sentido puede tener todo esto? Esto lo podemos comprender releyendo lo que Benedicto XVI escribió en uno de sus ensayos sobre la liturgia, explicando precisamente el significado profundo de la señal de la cruz:

 

«La clave interpretativa la da Ez 9, 4ss. En la visión allí descrita, el mismo Dios le dice a su mensajero vestido de lino que lleva al costado la bolsa del escriba: “Ve al centro de la ciudad y escribe una Tau en la frente de todos los hombres que gimen y lloran por todas las abominaciones que tienen lugar allí”. En la espantosa catástrofe que se anuncia, aquellos que no se reconocen en el pecado del mundo, sino que sufren por él a causa de Dios -sufren sin poder hacer nada, pero sí lejos del pecado- deben ser marcados con el última letra del alfabeto hebreo, la Tau, que estaba escrito en forma de cruz (T o ┼ o X). La Tau, que en realidad tenía la forma de una cruz, se convierte en el sello de la propiedad de Dios. Responde al deseo y al dolor del hombre por Dios y lo coloca así bajo la protección especial de Dios “.[3].

Podemos entonces afirmar que Jesús es verdaderamente el que soy de Ex 3,14 -título con el que él mismo se define varias veces- en cuanto Ser y Esencia coinciden en Él. Y siendo El el Logos , Su decir y Su hacer coinciden con Su ser.

En resumen, en la noche de la Pasión, el Señor verdaderamente “escribió” el sello salvífico de su sacrificio sobre la ciudad de Jerusalén.

Quizá sea sólo una coincidencia que, con el tiempo, para Jerusalén y para toda Tierra Santa se haya adoptado como símbolo identificativo esa cruz homónima de Jerusalén, en cuya representación hay, entre los brazos, sólo “cuatro” pequeñas cruces más , que retoman y reafirman la gran cruz central.

_____________________________

[1] Por supuesto, esta correspondencia también se da cuando es implementada, a posteriori , por Su Iglesia.

[2] Recientes estudios arqueológicos tienden a identificar como lugar del pretorio ya no la Torre Antonia, sino el Palacio de Herodes, ubicado al oeste. Esto en realidad tropieza con algunas incongruencias, como que, de ser así, para ir al Calvario, lugar de la crucifixión, Jesús entonces tenía que bajar y no subir; y esto porque el Palacio Herodiano se encontraba precisamente en la parte más alta del cerro occidental. Por lo tanto, es necesario estar en guardia contra la forma precipitada en que ciertos estudiosos contemporáneos descartan las antiguas tradiciones, que en cambio identifican precisamente la Torre Antonia, al norte, como el lugar del pretorio .

[3] J. Ratzinger, Introducción al espíritu de la liturgia , San Paolo, 2001, pp. 173 y siguientes

 

 

ALDO MARÍA VALLI.

VIERNES 15 DE ABRIL DE 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *