Después de la pandemia, la gente “tiene sed de la Palabra de Dios”: Obispo de Puerto Escondido

Entrevista al tercer obispo de Puerto Escondido, Mons. Florencio Armando Colín Cruz, autor de la adaptación del ritual para la cena pascual hebrea.
ACNabril 14, 2022

La conmemoración de los misterios de nuestra fe pasa por la conocida Última Cena en la que Cristo entregó su cuerpo y sangre para redención del mundo. En el ambiente judío, el seder de Pésaj es el orden del recuerdo de la pascua, de la liberación del pueblo, cena celebrada como antecedente a la pasión de Nuestro Señor.

Una adaptación a este ritual, misma que nació en los tiempos del arzobispado del cardenal Ernesto Corripio Ahumada y publicada en el diario El Excélsior,  fue hecha por el obispo de Puerto Escondido, Florencio Armando Colín Cruz.  Especialista en Ciencias Bíblicas y arqueología cristiana, el obispo ha llevado esta singular adaptación del seder hasta las costas oaxaqueñas compartiendo esta experiencia con el presbiterio de Puerto Escondido. Así, al autor de la adaptación del Ritual para la Cena Pascual Hebrea explica, “Nuestra fe está cimentada en la tradición del Antiguo Testamento. De toda la experiencia del pueblo hebreo, nosotros celebramos este rito en preparación a nuestra pascua de resurrección… Todo esto es lo profético”.

En su mensaje para la celebración de la Semana Santa 2022, peculiar por una relajación de las restricciones que habían impedido los ritos de forma comunitaria, el obispo de Puerto Escondido anima a vivir con fe y devoción enviando una especial bendición a todos los que ven esta entrevista y a los lectores de la Agencia Católica de Noticias de la cual afirma: “Este es un servicio muy comprometido, un servicio con muchos riesgos, un servicio que nos ayuda a todos, a caminar juntos, en sinodalidad…”

La entrevista completa aquí:

Por: Guillermo Gazanini Espinoza

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *