A 10 días de que Francia pueda romper con el Globalismo Socialdemócrata y unirse a Hungría y Polonia

ACNabril 14, 2022

Una nacionalista francesa quiere aislar a su país de la agenda globalista, y podría funcionar.

Imagen
Marina Le Pen

En el transcurso de esta semana, la candidata presidencial francesa, Marine Le Pen, se burlóla posibilidad de sacar a la hija mayor de la Iglesia de la Unión Europea —e incluso de la OTAN— si gana la segunda vuelta electoral del 24 de abril.

Aunque el partido de Le Pen, Agrupación Nacional, se retractó de su política oficial de “Frexit” después de las elecciones de 2017, la decisión parece haber sido solo de nombre. En un discurso el domingo, luego de ganar el ingreso a la segunda vuelta de la votación para la elección presidencial, el líder de la Agrupación Nacional declaró, “Recuperaré la soberanía de Francia en todas las áreas, lo que significa la libertad para que el pueblo francés decida por sí mismo y decida sus intereses. Controlaré la inmigración y restableceré la seguridad para todos”.

Esta proclama está en la línea de lo que los críticos llaman “Frexit a escondidas”. Le Pen ya redactó y promovió una enmienda constitucional que frustraría las políticas estándar de la UE. Los principios clave del proyecto de ley incluyen la contratación de más de 20.000 agentes de seguridad fronteriza, la introducción de restricciones (actualmente inexistentes) a los residentes de la UE que cruzan la frontera con Francia, la reducción de la inmigración en un 75 % y la preferencia a las empresas francesas en los contratos gubernamentales. Además, la propuesta de Le Pen reduciría la financiación de la UE en casi 5400 millones de dólares anuales.

Tales acciones servirían para aislar políticamente a Francia, podrían hacer que incurra en sanciones financieras y podrían obligarla a salir del régimen globalista de izquierda. El candidato presidencial, sin embargo, recordó a los votantes que “hay [otras] colaboraciones”, que algunos interpretan como una sugerencia de una coalición oficial con Polonia y Hungría.

El oponente de Le Pen, el globalista y católico apóstata Emmanuel Macron, se postula en una plataforma pro-Nuevo Orden Mundial, con más banderas de la UE y Ucrania presentes en sus mítines de campaña que banderas francesas. Macron afirmó ayer que su oponente tenía un plan “deshonesto” para desconectar de forma encubierta a Francia del enchufe de la UE y anunció : “Esta elección es un referéndum sobre Europa”.

Imagen
emmanuel macron

El líder del Rally Nacional aparentemente está de acuerdo. Justo hoy,  elogió el propio divorcio de Gran Bretaña de la tóxica UE y señaló: “Los británicos se deshicieron de la burocracia de Bruselas, que nunca pudieron soportar, para pasar a un concepto ambicioso de Gran Bretaña global”.

Fiel a su forma nacionalista, Le Pen también ha sugerido retirar a Francia de los compromisos militares de la OTAN “para que ya no se vea atrapada en conflictos que no son los nuestros”.

Pero, ¿es factible “Frexit”? Le Pen afirmó el martes que “una gran mayoría de los franceses ya no quieren la Unión Europea tal como es hoy”. Tiene razón: el “Eurobarómetro” más reciente realizado por la UE informa que solo el 32% de los ciudadanos franceses realmente confían en la UE. Ningún otro estado miembro de la UE tiene una calificación de confianza más baja.

Además, Macron está cayendo en las encuestas en proporción a las ganancias de Le Pen. Los datos más recientes muestran que Macron perdió cinco puntos durante el último mes y actualmente tiene un 53% de soporte. Le Pen, por su parte, ha ganado cinco puntos.

Jean-Luc Mélenchon, de extrema izquierda, y Éric Zemmour, de extrema derecha, fueron los siguientes contendientes más cercanos en las elecciones del domingo, con un 22% y un 7,1%, respectivamente. Según los informes, los partidarios de Mélenchon están divididos: el 33 % indica que votará por Macron y el 23 % expresa su apoyo a Le Pen; el resto tiene la intención de abstenerse. Zemmour, por otro lado, respaldó rápidamente a Le Pen luego de su concesión, y parece probable que reúna a la mayoría de sus seguidores.

Le Pen también está dominando el concurso de popularidad entre la clase trabajadora de Francia, mientras que Macron lo está haciendo mal.

Finalmente, los presidentes recién elegidos en Francia  siempre han obtenido una mayoría funcional en la Asamblea Nacional. Por lo tanto, una victoria de Le Pen probablemente sería seguida por una victoria de la Agrupación Nacional en el poder legislativo, lo que le daría al partido la influencia necesaria para realizar una agenda de “Francia primero”.

Si Le Pen gana en 10 días, el diseño globalista para Europa recibirá un duro golpe, y quizás fatal.

 

por Samuel McCarthy.

PARÍS, Francia.

ChurchMilitant.com.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *