Mañana, lavatorio papal de pies en una cárcel y lanzamiento de libro sobre el diálogo como ‘arte de la política’

ACNabril 13, 2022

Mañana, Jueves Santo, el Papa argentino parecería tener citas ya agendadas: por la mañana la tradicional Misa Crismal en la Basílica Vaticana, por la tarde una visita a los presos de la Cárcel de Civitavecchia. Así, después de Velletri y Rebibbia, podría ser el turno de la estructura de la ciudad de recibir la visita del Santo Padre.

 

La indiscreción relanzada por el diario “La Provincia” parece fundada aunque oficialmente (no podía ser de otra manera) por la administración penitenciaria nadie lo niega ni lo confirma. “Missa in Coena Domini” y tradicional “Lavatorio de los pies”: el Papa Francisco lava los pies de los reclusos (y probablemente también de los agentes de la Policía Penitenciaria) como para recordar las enseñanzas de Jesucristo, que no vino a ser servido sino para servir.

 

Difundirán el 15 de abril, entrevista grabada al Papa

“Esperanza bajo asedio” es el título de la entrevista exclusiva concedida por el Papa Francisco a Lorena Bianchetti, presentadora de “A Sua Immagine”, en un episodio especial del programa que se emitirá el 15 de abril (Viernes Santo) en Rai 1 a las 14. La entrevista, la primera desde el comienzo de la guerra en Ucrania, está coordinada por Don Marco Pozza. En el día en que la Iglesia recuerda la Pasión del Señor, el Santo Padre reflexionará sobre los muchos sufrimientos que atraviesa la humanidad, comenzando por la guerra en Ucrania. Durante la entrevista, que se transmitirá cerca de la hora (3 pm) en que la tradición recuerda la muerte de Cristo, Francisco compartirá con los televidentes palabras intensas y conmovedoras sobre la relación entre el bien y el mal. Para actuar como leitmotiv en la entrevista con Bianchetti,

 

El Papa: “¡La guerra es un sacrilegio, dejemos de alimentarla!”

Mañana sale a la venta en quioscos junto con el diario italiano “Corriere della Sera” y en las librerías, “Contra la guerra. La valentía de construir la paz”: un libro del Papa Francisco que presenta el diálogo como un arte de la política, la construcción artesanal de la paz y el desarme como una opción estratégica. Publicamos la introducción:

FRANCISCO

Hace un año, en mi peregrinaje al martirizado Irak, pude ver de primera mano el desastre causado por la guerra, la violencia fratricida y el terrorismo, vi los escombros de las casas y las heridas de los corazones, pero también semillas de esperanza para renacer. Nunca hubiera imaginado entonces que un año después estallaría un conflicto en Europa. Desde el principio de mi servicio como obispo de Roma hablé de la Tercera Guerra Mundial, diciendo que ya la estamos viviendo, aunque todavía ‘por partes’. Estas partes se han hecho cada vez más grandes, soldándose entre ellas… En este momento, hay tantas guerras en acto en el mundo que causan un inmenso dolor, víctimas inocentes, especialmente niños. Guerras que provocan la huida de millones de personas forzadas a dejar su tierra, sus casas, sus ciudades destruidas para salvar sus vidas. Son las muchas guerras olvidadas que, de vez en cuando, reaparecen ante nuestros ojos desatentos.

Estas guerras nos parecían “lejanas”. Hasta que, ahora, casi repentinamente, la guerra ha estallado cerca de nosotros. Ucrania ha sido atacada e invadida. Y en el conflicto, los más golpeados son, desgraciadamente, muchos civiles inocentes, muchas mujeres, muchos niños y muchos ancianos, obligados a vivir en refugios excavados en el vientre de la tierra para evadir las bombas, con familias que se separan porque los maridos, padres y abuelos se quedan para luchar, mientras las esposas, madres y abuelas, tras largos viajes de esperanza, cruzan la frontera para buscar refugio en otros países que las reciben con gran corazón.

Ante las desgarradoras imágenes que vemos cada día, ante los gritos de los niños y las mujeres, no podemos más que gritar: “¡Deténganse!”. ¡La guerra no es la solución, la guerra es una locura, la guerra es un monstruo, la guerra es un cáncer que se autoalimenta devorándolo todo! Es más, la guerra es un sacrilegio, que causa estragos en lo más precioso sobre nuestra tierra, la vida humana, la inocencia de los más pequeños, la belleza de la creación.

¡Sí, la guerra es un sacrilegio! No puedo dejar de recordar la súplica con la que en 1962 San Juan XXIII pidió a los hombres y mujeres poderosos de su tiempo que detuvieran una escalada bélica que habría podido arrastrar al mundo en el abismo del conflicto nuclear. No puedo olvidar la fuerza con la que San Pablo VI, dirigiéndose a la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1965, dijo: “¡Nunca jamás guerra! Nunca jamás guerra”. O los numerosos llamamientos a la paz realizados por San Juan Pablo II, que en 1991 describió la guerra como “una aventura sin retorno”.

Lo que estamos presenciando es la enésima barbarie y nosotros, por desgracia, tenemos poca memoria. Sí, porque si tuviéramos memoria, recordaríamos lo que nos dijeron nuestros abuelos y nuestros padres, y sentiríamos la necesidad de paz igual que nuestros pulmones necesitan oxígeno. La guerra lo deforma todo, es locura pura, su único objetivo es la destrucción y esta se desarrolla y crece precisamente a través de la destrucción, y si tuviéramos memoria, no gastaríamos decenas, cientos de miles de millones en el rearme, para equiparnos de armamentos cada vez más sofisticados, para aumentar el mercado y el tráfico de armas que acaban matando a niños, mujeres y ancianos: 1981 mil millones de dólares al año, según los cálculos de un importante centro de investigación de Estocolmo. Esto indica un dramático aumento del 2,6% justo en el segundo año de la pandemia, cuando todos nuestros esfuerzos deberían haberse concentrado en la salud global y en salvar vidas humanas del virus.

Si tuviéramos memoria, sabríamos que la guerra, antes de llegar al frente, debe ser detenida en los corazones. El odio, antes de que sea demasiado tarde, debe ser extirpado de los corazones. Y para hacerlo, es necesario el diálogo, la negociación, la escucha, la habilidad y creatividad diplomática, una política con visión de futuro capaz de construir un nuevo sistema de convivencia que ya no se base en las armas, en el poder de las armas, en la disuasión.

Toda guerra no sólo representa una derrota de la política, sino también una vergonzosa rendición ante las fuerzas del mal. En noviembre de 2019, en Hiroshima, ciudad símbolo de la Segunda Guerra Mundial cuyos habitantes fueron masacrados, junto con los de Nagasaki, por dos bombas nucleares, reafirmé que el uso de la energía atómica con fines bélicos es, hoy más que nunca, un crimen, no sólo contra el hombre y su dignidad, sino contra cualquier posibilidad de futuro en nuestra casa común. El uso de la energía atómica con fines bélicos es inmoral, al igual que lo es la posesión de armas atómicas.

¿Quién podía imaginar que menos de tres años después el espectro de la guerra nuclear se cerniría sobre Europa? Así, paso a paso, avanzamos hacia la catástrofe. Poco a poco, el mundo corre el riesgo de convertirse en el escenario de una única Tercera Guerra Mundial. Avanzamos hacia ella como si fuera ineluctable. En cambio, debemos repetir con fuerza: ¡No, no es ineluctable! ¡No, la guerra no es ineluctable! Cuando nos dejamos devorar por ese monstruo que representa la guerra, cuando permitimos que ese monstruo levante la cabeza y guíe nuestras acciones, perdemos a todos, destruimos a las criaturas de Dios, cometemos un sacrilegio y preparamos un futuro de muerte para nuestros hijos y nietos. La codicia, la intolerancia, la ambición de poder, la violencia, son motivos que impulsan la decisión de ir a la guerra, y estos motivos suelen estar justificados por una ideología bélica que olvida la inconmensurable dignidad de la vida humana, de toda vida humana, y el respeto y cuidado que le debemos.

Frente a las imágenes de muerte que nos llegan desde Ucrania, es difícil tener esperanza. Sin embargo, hay signos de esperanza. Hay millones de personas que no desean la guerra, que no justifican la guerra, sino que piden la paz. Hay millones de jóvenes que nos piden que hagamos todo, lo posible y lo imposible, para detener la guerra, para detener las guerras. Ante todo, es pensando en ellos, en los jóvenes y en los niños, que debemos repetir juntos: Nunca jamás guerra. Y juntos debemos comprometernos a construir un mundo que sea más pacífico porque es más justo, donde la que triunfe sea la paz, no la locura de la guerra; la justicia y no la injusticia de la guerra; el perdón mutuo y no el odio que divide y nos hace ver al otro, al que es diferente a nosotros, como un enemigo.

Quisiera citar aquí a un pastor de almas italiano, el venerable don Tonino Bello, obispo de Molfetta-Ruvo-Giovinazzo-Terlizzi, en Apulia, incansable profeta de la paz, quien amaba repetir: los conflictos y todas las guerras “encuentran su raíz en el desvanecimiento de los rostros”. Entonces, cuando borramos el rostro del otro, podemos hacer crujir el sonido de las armas. Entonces, cuando al otro, su rostro y su dolor, lo tenemos ante nuestros ojos, no se nos permite lacerar su dignidad con la violencia.

En la encíclica Fratelli tutti he propuesto usar el dinero que se gasta en armas y otros gastos militares para constituir un fondo mundial destinado a eliminar definitivamente el hambre y promover el desarrollo de los países más pobres, de modo que sus habitantes no recurran a soluciones violentas o engañosas y no se vean obligados a abandonar sus países en busca de una vida más digna. Renuevo esta propuesta hoy, especialmente hoy. Porque hay que detener la guerra, porque hay que detener las guerras y sólo se detendrán si dejamos de “alimentarlas”.

 

*El libro – publicado por Solferino y LEV- se presentará el viernes 29 de abril a las 10.30, en Roma, en la Universidad LUMSA (Sala Giubileo – via di Porta Castello 44). Tras los saludos del rector Francesco Bonini, intervendrán el cardenal Piero Parolin, Secretario de Estado, y Romano Prodi. Moderadora: Fiorenza Sarzanini, subdirectora del Corriere della Sera.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *