La otra guerra que nadie sanciona: impotencia e ira arden en Tierra Santa

ACNabril 13, 2022
En Jerusalén y más allá, se teme una nueva ola de ataques.
*  El miedo domina en la sociedad israelí, mientras que entre los palestinos una sensación de ira e impotencia, impotencia y rabia, arde bajo las cenizas.
* Ambos pueblos corren el riesgo de verse arrastrados a un nuevo ciclo de violencia. 

 

Jerusalén – “Break the wave” es el nombre que recibe la operación de las Fuerzas Especiales del Ejército israelí, asistidas por la policía fronteriza, para frenar la ola de violencia que se está extendiendo en muchos centros y pueblos de Israel. La operación está dirigida por la Unidad 217 , conocida como Dundevan.. Sus agentes operan encubiertos, en áreas urbanas, vestidos de civil para disfrazarse entre la población árabe local. La unidad también es conocida por tener miembros altamente calificados tanto en el campo de TI como en el de contraguerrilla. “Las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) continuarán realizando operaciones de prevención del terrorismo y arrestos, en cualquier momento y en cualquier lugar, con el fin de prevenir ataques terroristas y garantizar la seguridad de los ciudadanos del Estado de Israel”, dijo el portavoz de las ‘FDI.

A pesar del despliegue masivo de fuerzas , el pasado sábado por la noche, un grupo de palestinos, tras protestar por las represalias del ejército, tras el ataque en Tel Aviv, destrozaron Naplusa, también conocida como Siquem, el lugar donde se venera la tumba del patriarca. José. “No aceptaremos este tipo de ataque a un lugar que es sagrado para nosotros, particularmente en vísperas de Pascua”, dijo el primer ministro Naftali Bennett. 

El clima, por tanto, es muy tenso.. También puedes respirarlo mientras caminas por las calles empedradas de la antigua Jerusalén, la que, por así decirlo, está dentro de las murallas. Así como en Ramallah, Belén o en los pequeños pueblos de Cisjordania. Las miradas de la gente son tensas, cautelosas. En las paradas de autobús y tranvía, los viajeros se miran atentamente, se miran con recelo. Están temerosos. Me viene a la mente el atentado de 1996, obra de un terrorista suicida que se inmoló dentro de un autobús en Via Jaffa, una de las arterias más importantes y concurridas de Jerusalén, que conecta la zona de Porta Jaffa y Porta New, con la Monumento al Holocausto. El balance, pues, fue trágico: al menos diecisiete bajas civiles, nueve soldados y cuarenta y ocho heridos. Pero la noticia, desde ese año hasta hoy, ha registrado otras tantas.

Las muertes de este último período , tanto entre palestinos como entre israelíes, muestran que el clima es todo menos tranquilo. Los jefes de las iglesias invitan a los sacerdotes a predicar la paz. Utilizar gestos y palabras que puedan restar importancia a la situación.

Impotencia y rabia. Ira e impotencia. Es el estado de ánimo de los habitantes de Tierra Santa . Pero este clima de violencia afecta a todos. Tanto cristianos, musulmanes y judíos. Del lado israelí hay miedo, del lado palestino hay ira; un círculo vicioso que desde hace décadas se alimenta sin solución de continuidad. Un conflicto que lleva demasiado tiempo. Muchos nacieron en este clima. Impotencia y rabia. Ira e impotencia.Belén está a menos de diez kilómetros de Jerusalén. Pero viajar entre las dos ciudades puede llevar mucho tiempo debido a los puntos de control. Las personas que desean ingresar a Jerusalén desde Belén deben someterse a rigurosos controles. Deben tener un pase emitido por las autoridades israelíes. Si hay problemas con la renovación o la persona no es bienvenida, no entrarás. Impotencia y rabia. Ira e impotencia.Hay cristianos palestinos que nunca han ido a Jerusalén a rezar en el Santo Sepulcro. Nunca han podido recorrer la ruta que tomó Jesús para entrar triunfalmente en Jerusalén, a pesar de que Betania, ahora bajo el control de la Autoridad Palestina y llamada en árabe al-Azariyeh, que significa “lugar de Lázaro” está a unos tres kilómetros ( menos de dos millas como relata el Evangelio de Juan) de la ciudad santa. O a Gallicantu, en el Monte Sion, el lugar que la tradición identifica como el palacio del sumo sacerdote Caifás y donde se llevó a cabo el juicio de Jesús, recién arrestado en el Huerto. de los Olivos, se celebró .

Impotencia y rabia. Ira e impotencia. Los jóvenes y niñas palestinos tienen prohibido asistir a las universidades israelíes si no poseen la ciudadanía. La universidad es ciertamente, ante todo, el lugar para continuar los estudios, pero también una oportunidad para socializar, conocerse para derribar las vallas, educar para la tolerancia y la aceptación del diferente de uno mismo, una oportunidad para establecer relaciones de cordialidad y confianza mutua entre las jóvenes generaciones, punto de partida de una nueva convivencia social. Impotencia y rabia. Ira e impotencia.Después de décadas, desde el comienzo del conflicto, los campos de refugiados esparcidos por Palestina parecen prisiones a cielo abierto. Su misma existencia es una denuncia de la injusticia, de la falta de respeto a la dignidad humana. Pero también es un testimonio de la determinación de un pueblo por sobrevivir y encontrar su lugar entre las naciones de la tierra.

Impotencia y rabia. Ira e impotencia. La violencia y el sufrimiento causados ​​por esta situación no pueden dejar de dejar huellas psicológicas nocivas, que se traducen en rencor y sed de venganza, en adultos y niños, en miedo y desesperación hacia toda justicia humana. Todo esto sólo puede conducir al mismo desenlace desastroso: arrastrar a ambos pueblos al ciclo infernal e inhumano de la violencia. Impotencia y rabia. Ira e impotencia.Una de las consecuencias más graves para el futuro es la aceleración de la emigración, que priva a la sociedad palestina ya la Iglesia local de recursos humanos vitales. Incluso si el tiempo en el que vivimos está plagado de dificultades y problemas, este no es el momento para escapar. Es precisamente en las dificultades que es importante permanecer para apoyarse mutuamente. Vivir en Tierra Santa es una gracia y una vocación particular, pero una vocación a una vida difícil.

Ante estos problemas , las palabras del salmista son las más oportunas: “ Pide paz para Jerusalén: paz para los que te aman, paz en tus muros, seguridad en tus baluartes. Por mis hermanos y mis amigos diré: ¡La paz sea con vosotros! Por la casa del Señor nuestro Dios, pediré el bien para vosotros ». (Sal 122,6.8-9).

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *