Corre sangre nuevamente en Tierra Santa

ACNabril 11, 2022
  • Un ataque a la multitud en Tel Aviv es el episodio más sensacional de una nueva ola de violencia que inflama Tierra Santa. 
  • Epicentro, como siempre, Jerusalén.
  • Este El llamamiento de los Patriarcas y de los jefes de las Iglesias locales a Jerusalén.

 

Todavía muertos y heridos. Tanto entre israelíes como palestinos. La tensión aumenta día a día. Bajo los disparos pierden la vida ciudadanos desprevenidos e indefensos. Tel Aviv, Jjfna, Jerusalén, Jenin y Ramallah son las ciudades donde todavía corre sangre.

En Tel Aviv el pasado jueves, en una calle principal muy concurrida , un joven abrió fuego, matando a dos personas e hiriendo a quince. El atacante murió después de una búsqueda en la que participaron cientos de oficiales de las fuerzas especiales del ejército israelí. El ejército encontró al asesino escondido en las cercanías de una mezquita en Jaffa, en el centro sur de Tel Aviv, y fue identificado como un palestino de 28 años de Jenin, una ciudad en Cisjordania.

La indignación y la consternación se extendieron entre la población, mientras el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, condenaba la matanza de civiles israelíes. El último asesinato terrorista que se remonta al largo rastro de sangre que tiene orígenes lejanos.
Corría el mes de septiembre de 2000, cuando Ariel Sharon, entonces líder de la oposición en el Parlamento israelí, acompañado de una escolta armada de unos mil hombres, hizo un gesto demostrativo, pero entendido por muchos como un desafío abierto: hizo su entrada, ostentosamente, en el lugar donde se alza la Cúpula de la Roca, uno de los lugares más sagrados para los musulmanes. El sitio ahora también se llama la Explanada de las Mezquitas, que comprende tres edificios para la oración islámica, y el Monte del Templo, porque la tradición lo identifica como el Monte Moriah, donde tuvo lugar el sacrificio de Isaac. Un lugar lleno de significados históricos y superposiciones. Pues bien, ese gesto de Sharon desencadenó la rebelión de los palestinos y dio inicio a la Segunda Intifada, que en intensidad y alcance se diferenció, en particular, de las demás protestas.

Después de más de veinte años sigue siendo Jerusalén Este, el lugar donde, como entonces, comienza la protesta de los palestinos. La Puerta de Damasco y Sheikh Jarrah son los lugares donde hoy se producen enfrentamientos casi a diario. En la raíz del levantamiento también está la decisión del gobierno israelí de expropiar áreas de Jerusalén Este, ocupadas por los palestinos. El pasado mes de marzo, el Tribunal Supremo de Israel decidió, a pesar de que el juicio aún no ha concluido, que cuatro familias palestinas podrán quedarse en sus casas pagando una tarifa reducida al tribunal en concepto de alquiler.
Estas demandas judías de abandono de casas se han convertido en una fuente de confrontación entre palestinos e israelíes, y el año pasado llevaron a una guerra entre Israel y Gaza.

Sin embargo, algunos atacantes no provienen de fuera de Israel. Son árabes con pasaporte israelí. Algunos de ellos proceden de Umm el Fahem, localidad del distrito de Haifa de unos 50.000 habitantes, todos árabes israelíes y exclusivamente musulmanes.

Umm el Fahem es también la ciudad de Mansour Abbas, parlamentario palestino en la Knesset, impugnado por sus electores, cuyo partido es parte integral de la coalición que apoya al gobierno de Naftali Bennett. Gobierno que ha perdido la mayoría, tras el abandono de Idit Silman, representante del mismo partido que el primer ministro. Mientras tanto, el parlamentario judío ha pedido la formación de un nuevo ejecutivo de derecha. El motivo de la protesta es de carácter religioso y se refiere a la falta de respeto por la kasherut.pascual (normas alimentarias judías) en hospitales públicos.

Por lo tanto, un estancamiento institucional.  La coalición gobernante ya no disfruta de una mayoría en la Knesset. Gobierno y oposición están bloqueados, a la par, con 60 parlamentarios cada uno.

Pero, ¿por qué estos repetidos ataques de palestinos contra israelíes?

La Autoridad Palestina, Hamás y la Yihad Islámica Palestina han identificado un vínculo directo entre la reciente ola de terrorismo en Israel y las tensiones en curso en Jerusalén: se trata de un fenómeno poco conocido, el de la presencia de judíos que acuden a las mezquitas de la Explanada a rezar .

La parte palestina quiere presionar a Israel para que detenga estas provocaciones y relaje las medidas de seguridad adoptadas para el mes de Ramadán, que acaba de comenzar, en la ciudad vieja de Jerusalén y sus alrededores. 

 

Que las autoridades de Jerusalén tienden a “judaizar” la ciudad santa es una realidad. Además de Jerusalén Este, el barrio cristiano también está bajo ataque. Obvias son las provocaciones realizadas por los militantes de la organización israelí Ateret Cohanim, como en el caso del Hotel Petra, un hotel contiguo a la puerta de Jaffa, a unos cientos de metros de la sede del Patriarcado de los Latinos de Jerusalén.

Se trata de una impugnación por la posesión de un hotel para peregrinos, reclamado por el Patriarcado Ortodoxo Griego, que se declara legítimo propietario, pero que según Ateret Cohanim habría sido comprado por la misma organización, vinculada al movimiento de colonos israelí. y durante décadas involucrado en operaciones de expansión inmobiliaria en Jerusalén Este, particularmente concentradas en el barrio cristiano.

 

Como gesto de solidaridad con la dirección y los empleados de la estructura, una delegación de jefes de las Iglesias de Jerusalén, acompañada de representantes diplomáticos de otros países y personalidades islámicas, visitó el edificio en disputa. La delegación incluía, entre otros, al patriarca ortodoxo griego de Jerusalén, Teófilo III, al custodio de Tierra Santa, el padre Francesco Patton ofm, y al obispo Giacinto Boulos Marcuzzo, ex vicario patriarcal para Jerusalén y Palestina del Patriarcado Latino de Jerusalén. A la visita al edificio en disputa también asistió Hatem Abdel-Qader, secretario general del Comité Islámico-Cristiano de apoyo a Jerusalén y los Santos Lugares. 

 

Pero no solo. Los Patriarcas y Jefes de las Iglesias locales en Jerusalén, preocupados por lo que está pasando estos días en Tierra Santa, emitieron un comunicado, en el que se lee:

“En las últimas dos semanas se han producido actos de violencia indiscriminada en varios puntos de nuestra Santa tierra Estos, a su vez, han dado lugar a enfrentamientos violentos en toda la región. Más de una docena de personas han perdido la vida como resultado de estos ataques y los conflictos posteriores. Otros sufrieron heridas graves.
Nosotros, los Patriarcas y Jefes de las Iglesias locales de Jerusalén, condenamos estos y todos los actos de violencia contra toda persona humana, y ofrecemos nuestras oraciones y nuestra amistad a las familias por la pérdida de sus seres queridos. Oramos también por los heridos.

Con este aumento repentino del derramamiento de sangre, compartimos la preocupación generalizada ante las tres grandes fiestas religiosas abrahámicas: Ramadán, Pesaj y Semana Santa/Pascua. Instamos a las autoridades gubernamentales a ser estrictamente supervisadas.

En estas próximas semanas, que son sagradas para nuestras respectivas tradiciones religiosas, animamos a todas las personas de buena fe a recorrer el camino de la paz”.

 

Por NICOLA SCOPELLITI.

MARTES 12 DE ABRIL DE 2022.

LANUOVABQ.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *