Bajo arresto domiciliario e incomunicados, arzobispo y más de 20 sacerdotes en Birmania

ACNabril 11, 2022

El arzobispo de Mandalay (Myanmar), Mons. Marco Win Tin, el vicario general, Mons. Domenic Kyo Du, y sus respectivos equipos, junto con unos 20 sacerdotes diocesanos, siguen bajo arresto domiciliario e incomunicados en la catedral del Sagrado Corazón desde que los soldados del gobierno birmano ocuparon por la fuerza el recinto de la archidiócesis el viernes por la tarde.

Familiares y amigos del vicario general, monseñor Domenic Kyo Du, afirman que no han podido ponerse en contacto con él ni con nadie de su personal desde que comenzó el incidente.

«Su teléfono está apagado. Nadie contesta a los teléfonos allí. Probablemente los teléfonos fijos están cortados. No puedo comunicarme», dijo una de estas fuentes a la CNA.

Aproximadamente 40 soldados del gobierno ocuparon por la fuerza la catedral a las 14:30 horas del viernes, antes de un servicio de oración de Cuaresma. Los fieles que se encontraban en el interior de la iglesia -incluido un corresponsal de CNA- fueron retenidos allí durante horas. El arzobispo y otros miembros del personal de la archidiócesis también fueron conducidos a la catedral.

birmaniamapa

Al final se permitió a los fieles salir, y unos 30 agentes permanecieron en la catedral durante la noche.

Sin querer ser identificados por razones de seguridad, otros cuatro sacerdotes de la archidiócesis local dijeron que han pedido en privado a sus feligreses que recen por el arzobispo y su personal, pero que tienen prohibido mencionar la crisis públicamente durante las Misas.

«No sé qué hacer a nivel práctico», explicó un sacerdote. «Estoy rezando. Todos rezamos, pero esto es demasiado. Lo esperábamos teniendo en cuenta las maldades que esta gente está cometiendo en los estados de Chin y en las provincias de Karen, Karenni, Wu y Shan. Están masacrando a los cristianos en todo Myanmar».

«Tenemos que rezar. Sus armas no serán suficientes para permitirles ganar», explicó otro sacerdote. «Esto es un sacrilegio».

«Buscan armas y dinero para robar», explicó otro sacerdote. «Dicen que buscan armas y luego desbaratan a todo el mundo, pero se conformarían con un soborno. Conocemos sus métodos. No engañan a nadie».

En el centro de Mandalay hay mucha tensión y la gente procura hacer poco ruido porque teme empeorar una situación mala.

«¡Mal! ¡Malo! Malo!», explica otro sacerdote. «El diablo los venció. Fue su codicia por el dinero y el oro lo que les hizo hacer esto».

Cuando se le preguntó por qué los militares creían que la archidiócesis traficaba con armas, el mismo sacerdote añadió:

«Los militares están perdiendo mucho. Son muy poco queridos y el desgaste es muy alto en sus filas. Incluso sus oficiales se están marchando. Tienen soldados más que suficientes para seguir luchando en sus guerras contra el país, pero las deserciones son habituales. Nadie les apoya. Han sido alimentados con propaganda anticristiana desde el principio. Es la razón por la que a los católicos no se les permite superar el rango de teniente».

Preguntado por su valoración de la situación, dijo:

«Perderán. Abandonarán sus pretensiones sobre el gobierno y se contentarán con ser una eminencia gris. Deben hacerlo. Esto no puede continuar. Tal y como están las cosas, han amenazado con reclutar a la fuerza a hombres jóvenes y sanos en las tropas. Pero estos son los que fácilmente se cuelan en la selva a cada paso. Todo se les va a venir encima»

 

CNA/InfoCatólica,

Lunes 11 de abril de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *