Saberes y sabores: Un corazón nuevo

ACNabril 9, 2022

En nuestra habla el corazón solo evoca la definición de un órgano vital del tamaño de un puño que bombea la sangre a todo el cuerpo, no obstante, en la palabra también se le relaciona con la vida afectiva. Considero que en otros contextos se concibe al corazón como el interior del hombre, esto, en un sentido más amplio.

Creo que en el corazón se albergan los recuerdos, los pensamientos, los proyectos y las decisiones, porque también con el “corazón se puede pensar”, ¿no crees?

“Anchura de corazón”; esta frase evoca la extensión del saber, no significa un corazón cerrado, endurecido o terco, pues éste puede llegar a transformarse en una prisión sin sentido. Soy consciente de que, si no le ponemos amor a lo que hacemos, poco o nulo valor le vamos a dar a nuestras acciones.

Lo que realmente tiene sentido es manifestar qué alberga en nuestro corazón. Esto se reconoce directamente por las expresiones en el rostro, las actitudes y posturas; se evidencia a través de los actos. Creo que se da a conocer el interior a través de las expresiones, las miradas, el comportamiento y, por supuesto, mediante las palabras.

Quiero aclarar que el corazón puede simular su interior, es decir, éste contiene dobleces, pliegues que aparentan lo que en verdad hay en el corazón. Esto es muy recurrente: simular el corazón en lugar de manifestarlo.

Me parece evidente que el corazón impone una determinada expresión hacia el exterior y, al mismo tiempo, adopta interiormente diferentes posiciones. Estoy convencido de que el ser humano no cesa de buscar rodeos.

Al Creador no se le puede engañar como se hace con los hombres, porque el hombre mira las apariencias, pero Dios mira el corazón. Es conveniente reconocer que se tiene necesidad de un corazón nuevo.

¿Cómo se puede obtener un corazón nuevo? En cierto modo, detrás de muchas reacciones de odio y violencia, se esconde un gran vacío interior, el de un corazón que no ha sido amado. Puedo asegurar que lo único que puede hacer feliz a una persona es la experiencia de amar y ser amada.

–Alma mía, vela, adórame y bendíceme de rodillas, que el V.S.D. Pbro. Juan Manuel Martín del Campo te enseñará cómo debes hacerlo, pues él es mi siervo y le he pedido que te acompañe en este caminar de fe. Que no cese tu oración continua y el cumplimiento de la petición que te hice ese día en el cual transportaste mi cruz. Primero me recogiste y me levantaste de ese trebejo en donde me encontraba, después, con amor, me tomaste y limpiaste mi cruz para llevarme a tu casa con la ayuda de un cirineo. En el camino, en mi paso, fuiste testigo de que mucha gente se santiguaba al pasar. Incluso un sacerdote te preguntó gritando “Ruan, ¿a dónde vas?”. Fue el Padre Juan Beristaín, TÚ respondiste sin que él pudiera escuchar la voz de tu corazón: “llevo la cruz de mi Señor a mi casa para adorarla puesto de rodillas”. Nunca olvides ese acontecimiento. A mi paso la gente que iba en sus autos disminuía la velocidad porque reconocía que en esta cruz he dado la vida por todos ustedes. Solo te pregunto, alma mía, ¿cómo fue posible que estuviera olvidado en un rincón lleno de trebejos, basura y polvo? ¿cómo fue posible que de quien entraba y salía de la “casa de Evangelización San Juan Pablo II” solo tú tuviste la delicadeza de llevarme e invitarme a morar en tu casa con mi cruz? Al llegar a tu morada y entrar, hiciste muy bien en invitar a tus vecinos y hacerme esas oraciones, ese viacrucis. Gracias, alma mía. Por eso, cuando me diste un lugar privilegiado en tu casa, desde ahí te enseñé “los secretos de mi alma” y, no conforme con ello, has destinado, hijo mío, todo un espacio en donde estaré siempre contigo. Sigue adelante, hazte acompañar de mi siervo el V.S.D. Pbro. Juan Manuel Martín del Campo, pide su intercesión.

Este relato tomado de mi libro Secretos de mi alma hace referencia a ese amor por el cual se puede cambiar el corazón. Para cambiar el corazón de una persona hay que demostrarle amor, que sienta cuál es su importancia para nosotros y que es querida. ¡El amor es capaz de cambiar los corazones!

 

RUAN ÁNGEL BADILLO LAGOS

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *