Desplome del cristianismo en Irak desde que E.U. lo bombardeó e invadió sin ser sancionado

ACNabril 6, 2022
  • Ha pasado poco más de un año desde el viaje del Papa Francisco a Irak.
  • En la Llanura de Nínive, el clero ha regresado y las iglesias están siendo restauradas, una por una.
  • Las familias cristianas, sin embargo, todavía no regresan.
  • ¿Está el cristianismo en Mosul en riesgo de extinción?

***

por Elisa Pina

 

El año pasado, en marzo de 2021, el Papa Francisco rezó frente a los escombros del monasterio de San Jorge en Mosul, destruido y profanado por milicianos del Estado Islámico. Hoy las dos capillas del convento, donde generaciones de cristianos iraquíes, a partir del siglo XVI, recibieron el bautismo y vivieron su vida religiosa, vuelven a ser plenamente accesibles, mientras las obras de reconstrucción -leemos en los diarios iraquíes- continúan en otras alas del el complejo.

 

El monasterio, de 2014 a 2017, había sido transformado por Isis en una prisión para prisioneros de la minoría yazidi y una habitación se había utilizado como mezquita. Solo por casualidad, antes de que llegaran los yihadistas, dos religiosos habían logrado escapar, llevándose algunos objetos sagrados y manuscritos antiguos. Por lo demás, todo había sido saqueado, incluso el mármol de las tumbas del cementerio cercano, que todavía parece un suelo áspero y pedregoso. “Mi padre y mi hermana también están enterrados aquí”, dice el joven abad, Samer Soreshow Johanna. Regresó a Mosul para coordinar la reconstrucción de los lugares de los cristianos caldeos, parte integral del paisaje de la ciudad y de la Llanura de Nínive durante siglos.

 

Se estima que los fundamentalistas del autoproclamado Califato Negro, en su furia contra las minorías religiosas, destruyeron y vandalizaron decenas de iglesias y monasterios caldeos. Algunos ya no podrán volver a ponerse en pie, pero otros están trabajando a toda máquina, gracias a los fondos que llegan del exterior y, sobre todo en el último año, de Estados Unidos. Recientemente se inauguró otra iglesia simbólica, dedicada a San Pablo Apóstol en el centro de Mosul, con una misa oficiada por el obispo Najib Mikhael Moussa, a la que asistieron -como para actos más solemnes- autoridades musulmanas locales y representantes del ejército iraquí.

 

Las iglesias pues reabren: el problema, nadie lo oculta, es que están vacías. De hecho, muy pocos cristianos han regresado. Su huida de Irak y, en particular, de la Llanura de Nínive y Mosul comenzó mucho antes de que ISIS tomara el poder. Ha sido desde 2003 -desde la invasión liderada por EE.UU.- desde el derrocamiento del rais Saddam Hussein y desde el estallido de la guerra civil, la minoría cristiana ha comenzado a disminuir.

 

En los primeros años de este siglo, vivían en Irak 1 millón 500 mil cristianos, de una población de 25 millones. Hoy se estima que no quedan más de 400.000, de una población que ha crecido a 40 millones de personas. En la ciudad de Mosul, en 2003 vivían 24.000 cristianos. Tras la ocupación de Isis, han regresado 350: la mayoría empresarios, agricultores que quieren retomar el cultivo de sus campos, ancianos que se han quedado durante años -en medio del fragor de la guerra- sin pensión y que quieren intentar recuperarla.

Solo 190 han regresado a la aldea totalmente cristiana de Karamlesh, habitada por 1.400 familias antes de la llegada de los milicianos de ISIS.Muchos cristianos de la llanura de Nínive han reconstruido sus vidas en la cercana provincia kurdo-iraquí. El grueso se concentra hoy en la localidad de Ankawa, un enclave de Erbil. Tienen miedo de regresar, alguien puede preferir viajar: todos los días va a trabajar a Mosul, solo para regresar por la noche a áreas percibidas como más amigables.

 

Inicialmente, el clero caldeo de Nínive también se trasladó en masa al área de Erbil. Luego, con la visita del Papa, se tomó la decisión de reconstruir las iglesias. Los sacerdotes regresaron ante los fieles. Los lugares sagrados cristianos han vuelto a tomar forma. Padre Boulos Thalet Habib, el abad adjunto del monasterio de San Giorgio está convencido de que es el camino correcto a seguir.

 

«En la mentalidad iraquí -explica entrevistado por medios locales- tratamos de borrar rápidamente los signos de tragedias pasadas, reconstruir significa deshacerse de las pesadillas y vivir el presente con más serenidad. Además, es necesario oponerse a la idea de que la historia de los cristianos iraquíes ha llegado a su fin, como ocurrió en los años de la posguerra con otra minoría importante, a saber, la judía (cuya consistencia numérica, en 1948, rondaba los 150 mil personas y de las cuales quedan sólo dos o tres ancianos – ed.)

 

Esta vez la historia no debe repetirse. Las iglesias deben permanecer en el paisaje iraquí». «En la mentalidad iraquí -explica entrevistado por medios locales- tratamos de borrar rápidamente los signos de tragedias pasadas, reconstruir significa deshacerse de las pesadillas y vivir el presente con más serenidad. Además, es necesario oponerse a la idea de que la historia de los cristianos iraquíes ha llegado a su fin, como ocurrió en los años de la posguerra con otra minoría importante, a saber, la judía (cuya consistencia numérica, en 1948, rondaba los 150 mil personas y de las cuales quedan sólo dos o tres ancianos – ed.)

 

En cuanto al regreso de los cristianos a Mosul, es difícil de predecir. Lo que los bloquea no es solo el miedo a la nueva violencia fundamentalista: entre muchos también hay un sentimiento de traición por parte de sus antiguos vecinos musulmanes que, durante el período de Isis, se aprovecharon de las casas vacías, se apoderaron de los campamentos abandonados. «Los puentes -dice el padre Boulos- son mucho más difíciles de reconstruir. Mosul debe recuperar, después de tantos años, el sentido de convivencia y diversidad. Es bueno para los cristianos, pero también para los musulmanes, y puede ayudar la sensación de renacimiento de los últimos meses, de la que también es ejemplo la reapertura de la antigua biblioteca universitaria”.

 

El clero de Mosul y Nínive espera que la reconstrucción de las iglesias tranquilice a los fieles que han emigrado al Kurdistán iraquí y constituya “un rayo de esperanza”. Sin embargo, es demasiado pronto para ver los efectos. El viceabad de San Giorgio se limita a hablar de su familia: «A mi madre le gustaría que le comprara una casa en Ankawa, en el enclave de Erbil. Pero mi hermana ya ha venido a verme cinco veces». Quién sabe si decide regresar a Mosul con su familia.

 

Fuentes:

terrasanta.net

centrostudifederici.org

aldo maria valli

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *