“A este ritmo terminaremos en 2050” el Juicio del Vaticano contra el cardenal Becciu, dice el presidente del Tribunal

ACNabril 6, 2022

Después de más de siete horas seguidas en la sala del tribunal, la duodécima audiencia del juicio por el notorio edificio de lujo en Londres terminó con una broma del presidente del tribunal, Giuseppe Pignatone: “Si sigue adelante a este ritmo, deberíamos terminar en 2050”. 

 

La ironía del momento esconde las dificultades de un camino bastante accidentado, dado que una vez más han surgido nuevos pedidos de nulidad de las defensas de otro material informático que el Promotor de Justicia, Alessandro Diddi -una suerte de fiscal- no hizo nunca disponible. Material que se considere imprescindible para poder defenderse. Las muchas preguntas no permitidas durante los interrogatorios también ralentizaron la audiencia,

 

El proceso

 

Esta mañana en la sala del tribunal estaban inicialmente previstos los interrogatorios de tres de los diez imputados: Renè Brulhart, el directivo que ocupaba el cargo de presidente de AIF, la autoridad financiera contra el blanqueo de capitales; Tommaso di Ruzza, director de la propia Aif y Monseñor Mauro Carlino – Secretario Suplente en la Secretaría de Estado – llamaron para completar la declaración de la audiencia anterior. Sin embargo, el tiempo disponible pasó volando, ocupado casi en su totalidad por el interrogatorio de Brulhart, quien requirió un intérprete de inglés, por lo que el de Di Ruzza se pospuso para el 27 de abril.

 

En el testimonio espontáneo, rendido en la apertura de la audiencia, Brulhart recordó de inmediato su trayectoria y cómo durante años había sido consultor y experto financiero elegido por la Secretaría de Estado y por el Departamento de Economía, reiteradamente confirmado en ese cargo. . El propio Bruelhart señaló que antes de su llegada el Estado de la Ciudad del Vaticano “era un país con un alto riesgo financiero y un alto riesgo de lavado de dinero y sin estándares de transparencia”, naturalmente fuera del grupo Egmont, fuera del grupo Seca y muy lejos del I. a pie de entrar en la lista blanca de Moneyval, algo que luego cambiaría gracias también al trabajo realizado en los últimos años.

 

Brulhart también precisó que como presidente no tuvo un rol ejecutivo y que personalmente “siempre trabajó para los fines asignados y de acuerdo con los demás órganos vaticanos”. Sobre el caso del edificio de Londres, reiteró, por tanto, que siempre había informado a la Secretaría de Estado ya los superiores. Por superiores, por supuesto, nos referimos en última instancia a la figura del Papa.

 

“Creo firmemente que no he cometido ningún delito y me sentí ofendido al leer acusaciones de que hubiera beneficiado a personas que ni siquiera conozco”, dijo al rechazar la hipótesis de abuso de poder, precisando que conocía el caso de el palacio de Londres recién el 7 de marzo de 2019 cuando el adjunto a la Secretaría de Estado, Monseñor Edgar Pena Parra le informó del caso: el Vaticano había perdido el control financiero del inmueble en ese momento, debido a una transferencia de propiedad de las acciones y que mientras tanto había iniciado negociaciones con el financiero Torzi, quien a su vez sustituyó al financiero Mincione (ambos acusados ​​de estafa y otros delitos), para recuperar el control total.

 

Brulhart resume que en ese momento estaba claro que había tres cuestiones en juego: la muy débil posición legal y contractual de la Secretaría de Estado, la necesidad de no perder la propiedad del edificio, so pena de graves perjuicios económicos, y la reputacional riesgo del edificio, si la Santa Sede hubiera emprendido acciones legales. Naturalmente, como presidente de la AIF, fue escuchado y recibido varias veces por el Papa y por el cardenal Pietro Parolin, tratando con ellos y con transparencia. Para el Vaticano se trataba de cerrar relaciones con el corredor Gianluigi Torzi, de vender parte de las acciones del edificio y de tener a cambio las acciones con derecho a voto, las famosas mil acciones que dieron a Torzi el control legal del edificio Sloan Avenue. . . 

 

De los documentos enviados en su momento por el bufete de abogados londinense que asistió a la Santa Sede, la operación tenía que implicar la refinanciación del préstamo por parte del IOR y una liquidación para Torzi igual al tres por ciento (unos diez millones que luego se convirtieron misteriosamente en 15). , pero el corredor de Molise -acusado de extorsión, malversación, estafa- exigió cinco más, incluso con tonos finales sobre la necesidad de cerrar de inmediato y la amenaza incluso de vender el inmueble (en la sala se mostró también el folleto publicitario relacionado ). 

 

La negociación terminó, como sabemos, con una máxima comisión para Torzi igual a 15 millones. Bruelhart señaló que él, como presidente de la AIF, solo tenía un papel no operativo dado que las operaciones y la exigibilidad de la AIF pertenecían al director, Tommaso Di Ruzza. Es a él a quien de hecho envió todos los documentos de la avenida Sloane, incluida la factura de los cinco millones adicionales a Torzi, que le envió vía whatsapp monseñor Mauro Carlino, secretario de Peña Parra, quien actúa únicamente sobre la entrada de este último. como prevé exactamente la cadena de mando de la Secretaría de Estado.

 

Al respecto, Carlino negó la reconstrucción de la acusación según la cual el 1 de mayo de 2019 habría ido a Londres con un vuelo de Ryanair procedente de Nápoles: «No es cierto. Incluso mis chats lo niegan. Había hecho arreglos con un amigo para ir a Campania a almorzar con unas monjas y ver el partido de mi equipo favorito, el Lecce. Pero nunca fui a Londres. Y sobre todo, nunca he amenazado a nadie. Para la Promotora de Justicia hubiera bastado con ver el horario del chat, no se pueden enviar mensajes en vuelo».

 

El presidente Pignatone fijó finalmente una nueva mesa, el proceso se reanudará el 27 de abril con el interrogatorio de Di Ruzza, mientras que el del cardenal Becciu se ha aplazado al 5 de mayoEs posible que antes del verano los jueces terminen de interrogar a los diez acusados, aunque luego queden por escuchar los testigos, que serán decenas y decenas. Pero dependerá de quién sea admitido o no. 

 

 

 

por Franca Giansoldati.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *