Google impone censura para que solo leamos la versión “oficial” de la guerra en Ucrania

ACNabril 5, 2022
  • El gigante de Mountain View, tras haber suspendido la monetización de los medios institucionales rusos, está haciendo lo propio con los sitios de las editoriales que no difunden una versión “oficial” del conflicto.
  • Más allá del mérito de los contenidos, queda el problema de que Google limita a su voluntad el pluralismo informativo, estableciendo qué es verdad y qué no.

 

La pregunta es siempre la misma, volvió a surgir durante el Covid y ahora vuelve con fuerza a las noticias con motivo del conflicto ruso-ucraniano: ¿cuál es el trabajo de Google? ¿Qué papel juegan los motores de búsqueda y las plataformas sociales en la producción y selección de contenidos que viajan por la Red?

Todos los usuarios , algunos más o menos, han apreciado a lo largo del tiempo las oportunidades que ofrecen los gigantes de la web en términos de funciones, actividades, servicios, pero la desventaja se subestima con demasiada frecuencia. Por un lado está la gestión de nuestros datos con fines de elaboración de perfiles comerciales, por otro lado está la tendencia, cada vez más acentuada, por parte de los gigantes digitales, de seleccionar/censurar algunos contenidos, orientando la navegación de los usuarios en una determinada dirección y enlazando el legítimo negocio de la Red a criterios ideológicos en la elección de las noticias.

La última noticia en orden cronológico es la notificación que está difundiendo el gigante de Mountain View sobre las directrices sobre contenidos relacionados con el conflicto ucraniano. La última actualización es el 23 de marzo, pero algunos editores desean señalar que los correos electrónicos continúan llegando incluso en estas horas. “Debido a la guerra en Ucrania, suspenderemos la monetización de contenido que explote, ignore o justifique la guerra”, comienza el mensaje a los editores, que está firmado por The Google Ad Manager Team.

Y nuevamente : “Esta pausa incluye, pero no se limita a, declaraciones que acusan a las víctimas de ser responsables de su tragedia u otros casos similares que culpan a las víctimas, como declaraciones de quienes afirman que Ucrania está cometiendo genocidio o que ataca deliberadamente su propios ciudadanos”. Además, ya existen precedentes en este sentido. En respuesta a lo sucedido en Ucrania, Google ya había suspendido la monetización de los sitios de medios institucionales rusos el 26 de febrero y una semana después anunció que había dejado de vender todos los anuncios en línea en Rusia. El 10 de marzo se detuvo la creación de nuevas cuentas en AdSense, AdMob y Google Ad Manager. Además, se inició un ajuste global para todos los anunciantes rusos.

Iniciativas a las que el gobierno de Vladimir Putin había respondido prohibiendo Google News, acusándolo de permitir el acceso a lo que Rusia denomina “material falso sobre la operación militar en Ucrania”.

Sin entrar en el fondo del contenido suspendido, una consideración está en orden. Google se defiende de las acusaciones de censura afirmando que está haciendo su trabajo como intermediario de la publicidad online. En otras palabras, su objetivo es evitar que los anuncios de sus clientes aparezcan junto con contenido que se considere impactante o al menos inapropiado para la mayoría del público. Sin embargo, su comportamiento es el típico de quienes se ocupan de contenidos. Por un lado, por lo tanto, Google niega el título de editor, que fácilmente podría atribuirse a criterios de responsabilidad legal sobre la producción, selección y distribución de contenido; por otro lado, muchas veces entra con pierna recta en la valorización o marginación de algunas noticias y opiniones, afectando inevitablemente el pluralismo informativo y anulando efectivamente la neutralidad propia de un intermediario.

Por tanto, las acciones de desmonetización no solo tienen implicaciones económicas vinculadas a la publicidad, sino que producen censura y efectos devastadores sobre los derechos y libertades fundamentales. Como dijo Maria Armoudian, académica estadounidense: “Vale la pena señalar que Google no está haciendo lo mismo con otros conflictos en curso y violaciones de derechos humanos que también están ocurriendo en este momento”.

Además, la expresión “contenido que especula sobre la guerra” contenida en la actualización de las directrices del motor de búsqueda es verdaderamente equívoca. ¿Qué significa especular sobre la guerra, dado que todos los medios del mundo hablan de ella? ¿Puede una multinacional, una empresa privada determinar quién especula con la guerra amenazando los derechos humanos y quién no? ¿Es correcto que un importante operador web determine la menor o mayor cobertura mediática de un evento de interés público, en base a valoraciones ideológicas? Es la verdadera cuestión a abordar para salvaguardar el concepto de democracia en la Red, para que no se convierta en una mera ficción.

imagen

Por RUBEN RAZZANTE.

ROMA, Italia.

Miercoles 6 de abril de 2022.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *