Ucrania y Georgia, usadas por el Pentágono para experimentar con armas biológicas

ACNabril 4, 2022

Desde el pasado mes de enero ha habido algunos artículos en la web a los que, debo reconocer, al principio no les di suficiente crédito con las noticias sobre Biolaboratorios, que posteriormente comenzaron a llegar desde E.U.,  y la información tomó cuerpo y la incredulidad se convirtió en preocupación. Leí la información principal sobre Biolabs en el blog de Dilyana Gaytandzhieva, periodista búlgara independiente y corresponsal de Oriente Medio. El pasado mes de febrero el Open Europe Expert Congress (comunidad de activistas civiles, políticos, diplomáticos y académicos de la Unión Europea) premió a Dilyana por su destacada actuación como periodista de investigación. Entonces, las noticias que informo están respaldadas por documentos y funcionarios que no tienen vínculos con Rusia.

En un artículo del 16 de marzo de 2022, Dilyana confirma lo escrito anteriormente. Según documentos internos, los contratistas del Pentágono tenían pleno acceso a todos los biolaboratorios ucranianos, mientras que a los expertos independientes se les negó incluso una visitaLas nuevas revelaciones contradicen al gobierno de E. U., que niega la participación del Pentágono en los biolaboratorios ucranianos.

 

Como ya escribí en mi artículo anterior https://www.marcotosatti.com/2022/03/12/agostino-nobile-non-hanno-il-diritto-di-mentirci-abbiamo-il-diritto-di-sapere/, la infame Victoria Nuland, Subsecretaria de Estado para Asuntos Europeos y Eurasiáticos en el Departamento de Estado de EE.UU. (aquella que con la bendición del expresidente Obama redactó el golpe de Estado en Ucrania en 2014), reconoció la existencia de Biolabs, sin añadir nada más. Sin embargo, dijo que le preocupaba que “esos materiales de investigación” pudieran caer en manos de los rusos. Lo que sugiere que los “materiales de investigación” no son inofensivos sino peligrosos. ¿Por qué, entonces, se construyeron algunos Biolabs cerca de la frontera rusa? Así que Putin tiene razón  cuando acusa a los EE. UU. de apoyar económica y tecnológicamente a Biolabs en Ucrania y más allá.

Las actividades del Pentágono en los biolaboratorios ucranianos fueron financiadas por la agencia Defense Threat Reduction (DTRA), que a partir del 30 de julio de 2020 destinó 80 millones de dólares para la investigación biológica. La empresa estadounidense Black & Veatch Special Projects Corp. estuvo a cargo del programa. Una carta fechada el 2 de julio de 2019 de la ministra de Salud de Ucrania, Ylana Suprun, a DTRA en Ucrania, otorga a Black & Veatch Special Projects Corp. acceso completo a todos los biolabs en Ucrania involucrados en el programa de investigación biológica militar de E. U. Ylana Suprun es ciudadana estadounidense y recibió la ciudadanía ucraniana del expresidente Petro Poroshenko en 2015 (el año siguiente al golpe de Estado tramado por Estados Unidos). 

 

Según el Ministerio de Defensa ruso, DTRA financió un proyecto similar en Ucrania UP-4 en 2020. El objetivo del proyecto era investigar el potencial de patógenos particularmente peligrosos que se transmiten a través de aves migratorias, incluido el altamente patógeno H5N1, cuya letalidad para los humanos. puede llegar al 50%, así como la enfermedad de Newcastle (por su contagiosidad y violencia, también se le conoce como pseudopeste aviar)El uso de aves migratorias para la posible transmisión de patógenos ha sido previamente un importante programa de investigación entre el Instituto Smithsonian y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

 

En un artículo fechado el 24 de enero de 2022,   Dilyana Gaytandzhieva: https://dilyana.bg/documents-expose-us-biological-experiments-on-allied-soldiers-in-ukraine-and-georgia/ revela que el Pentágono ha realizado experimentos biológicos el resultado potencialmente mortal de 4.400 soldados en Ucrania y 1.000 soldados en Georgia. Según documentos filtrados, se espera que todas las muertes de voluntarios se informen dentro de las 24 horas (en Ucrania) y 48 horas (en Georgia).

Se considera que ambos países son los socios más leales de Estados Unidos en la región, con una serie de programas del Pentágono en marcha en su territorio. Uno de estos es el programa de compromiso biológico de la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA) de $ 2.5 mil millones, que incluye la investigación de agentes biológicos, virus mortales y bacterias resistentes a los antibióticos que se están estudiando en la población local.

Proyecto GG-21: “Todas las muertes de voluntarios serán informadas con prontitud”.

El Pentágono ha lanzado un proyecto de 5 años con una posible extensión de hasta 3 años con el nombre en clave GG-21: “Infecciones por artrópodos y zoonosis entre el personal militar en Georgia”. Según la descripción del proyecto, se obtendrán muestras de sangre de 1.000 reclutas militares después de su examen físico de registro militar en el Hospital Militar de Georgia ubicado en Gori.

Las muestras se analizarán en busca de anticuerpos contra catorce patógenos:
    – Bacillus anthracis
    – Brucella
    – Virus CCHF
    – Coxiella burnetii
    – Francisella tularensis
    – Hantavirus
    – Especies de Rickettsia
    – Virus TBE
    – Especies de Bartonella
    – Especies de Borrelia
    – Especies de Ehlrichia –
    Especies de Leptospira 
    Salmonella typhi
   

La cantidad de sangre extraída será de 10 ml. Las muestras se almacenarán indefinidamente en NCDC (Lugar Center) o USAMRU-G y las alícuotas se pueden enviar a la sede de WRAIR en los Estados Unidos para futuros estudios de investigación. El Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed (WRAIR) es la instalación de investigación biomédica más grande administrada por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Los resultados de los análisis de sangre no se proporcionarán a los participantes del estudio.


Tal procedimiento no puede causar la muerte. Sin embargo, según el informe del proyecto, “todas las muertes de voluntarios se informarán de inmediato (generalmente dentro de las 48 horas posteriores a la notificación al PI)” al Hospital Militar de Georgia y WRAIR.

 

Según el informe del proyecto GG-21, “todas las muertes de voluntarios se informarán de inmediato” al Hospital Militar de Georgia y WRAIR, EE. UU. Las muestras de sangre de los soldados se almacenarán y analizarán más a fondo en el Centro Lugar, una instalación financiada por el Pentágono con 180 millones de dólares en la capital de Georgia, Tbilisi.

 

El Centro Lugar se ha hecho famoso en los últimos años por las actividades controvertidas, los accidentes de laboratorio y los escándalos en torno al programa de hepatitis C del gigante farmacéutico estadounidense Gilead en Georgia, que ha provocado la muerte de al menos 248 pacientes. La causa de la muerte en la mayoría de los casos figuraba como desconocida, según mostraron documentos internos.

 

El proyecto GG-21 georgiano fue financiado por DTRA e implementado por científicos militares de E. U. de una unidad especial del Ejército de E. U. con nombre en código USAMRU-G que opera en el Centro Lugar. Recibieron inmunidad diplomática en Georgia por investigar bacterias, virus y toxinas sin ser diplomáticos. Esta unidad está subordinada al Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed (WRAIR).

 

Si los científicos patrocinados por DTRA causan muertes o lesiones a la población local, no pueden ser considerados responsables. Además, según el Acuerdo E. U.-Ucrania, las reclamaciones de terceros por muertes y lesiones en Ucrania que resulten de los actos u omisiones de cualquier empleado de los E. U. en relación con el trabajo bajo este acuerdo serán responsabilidad de Ucrania.

 

Agostino Nobile.

ROMA, Italia.

Lunes 14 de abril de 2022.

marco tosatti.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *