Nuevo cambio en la educación española

ACNabril 3, 2022

La Educación en España vuelve a cambiar de nuevo. El Gobierno acaba de aprobar el nuevo currículo que los alumnos de 12 a 16 años estudiarán a partir del curso que viene durante la Educación Secundaria Obligatoria; es decir todo lo que tienen que aprender de forma obligatoria estos alumnos.

Estos cambios no solo son para regular los contenidos, materias, y los horarios lectivos mínimos; también para eliminar las notas numéricas, para poder pasar de curso sin límite de suspensos, para estudiar con una mentalidad más feminista y aprender los derechos de las personas LGTBI. También para terminar con el necesario método memorístico, para acabar con los exámenes de recuperación o para suspender el estudio de los hechos cronológicos de la Historia y eliminar los hechos históricos que no interesen al gobierno de turno.  También para que la Filosofía deje de ser una optativa de oferta obligatoria para los institutos en cuarto de la ESO.

Pero lo peor de todo es que se tira por tierra al modelo de éxito basado en el esfuerzo, en la exigencia, en el pensamiento crítico, en la visión holística y filosófica y en la meritocracia. Mal futuro para la juventud el que les propone este Gobierno.¡Cuánto daño!

El principio del esfuerzo es indispensable para lograr una educación de calidad. El esfuerzo debe ser el motor de una sociedad. Hay que educar a los niños en  este esfuerzo, en  el sacrificio, en la lucha y ayudarles a ver la compensación del esfuerzo. Y todo ello debería pasar por  la puesta en marcha de exámenes y pruebas externas comunes a las que habrían de enfrentarse para reconocer socialmente los aprendizajes adquiridos. Valoraciones numéricas claras y efectivas y repeticiones si no se alcanzan los mínimos. Exigir y valorar en resumidas cuentas.

A ellos les cuesta muchísimo ver que el esfuerzo merezca la pena. No ven más allá de lo instantaneo, del aquí y el ahora. Les estamos acomodando en  pesebres donde apenas valoran ni conocen lo que significa el esfuerzo, ni  la motivación personal, ni el reconocimiento, ni el mérito; facetas y elementos que deberían ser fines y bases del sistema.

Ahora tan solo nos queda que las comunidades autónomas redacten y aprueben su 40% y hagan sus propias adaptaciones para que los centros escolares puedan gozar de la tan cacareada independencia y flexibilidad educativa. Independencia y flexibilidad que no dejan de ser una falacia y una quimera, pues llegará todo impuesto por las dos administraciones educativas en numerosas situaciones.


Por: Antonio de Miguel Antón

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *