Siete años de una guerra que nadie condena ni sanciona: Yemen. 380 mil muertos

ACNabril 2, 2022

Las partes beligerantes en el conflicto de Yemen, que enfrenta desde 2014 a las fuerzas progubernamentales contra los rebeldes hutíes, han acordado una tregua de dos meses a partir del sábado, con posibilidad de prorrogarla, anunció este viernes Naciones Unidas .

Las fuerzas progubernamentales yemeníes han sido respaldadas durante siete años por una coalición militar liderada por Arabia Saudita, mientras que los rebeldes hutíes cuentan con el respaldo de Irán.

“Los beligerantes han respondido positivamente a la propuesta de las Naciones Unidas de una tregua de dos meses que entrará en vigor mañana (sábado) 2 de abril a las 19.00 horas”, dijo en un comunicado Hans Grundberg, enviado de la ONU para Yemen, y agregó que podría ser “renovada con el consentimiento de las partes”.

El anuncio de esta tregua, que entra en vigor el primer día del mes sagrado del Ramadán, se produce después de que este miércoles se celebraran consultas intraemenitas en Riad, ante la ausencia de rebeldes hutíes que se niegan a dialogar en territorio “enemigo”..

“Las partes acordaron detener todas las ofensivas militares aéreas, terrestres y marítimas en Yemen y más allá de sus fronteras”, dijo Grundberg.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó durante un encuentro con periodistas a “aprovechar este impulso” para que esta tregua sea “totalmente respetada y renovada”.

El presidente estadounidense, Joe Biden, “saludó” el anuncio de la tregua el viernes, pero juzga que “no es suficiente”. “Los negociadores deben dar el paso difícil y necesario hacia un compromiso político que pueda traer una paz duradera a todo el pueblo de Yemen”, dijo en un comunicado.

” Buena fe “

“Las partes también acordaron permitir que los petroleros ingresen a los puertos en la provincia de Hodeidah y los vuelos comerciales operen desde y hacia el aeropuerto de Sanaa, con destinos predeterminados en la región”, dijo Grundberg.

Actualmente, solo los vuelos de la ONU están permitidos a través del aeropuerto en Sanaa, la capital controlada por los hutíes, mientras que Hodeidah es la única región en Yemen que está sujeta a un acuerdo de desmilitarización, firmado bajo los auspicios de las Naciones Unidas en 2018. El puerto de la ciudad homónima es esencial para la entrega de ayuda humanitaria.

El Sr. Grundberg, quien agradeció a los beligerantes por haber negociado “de buena fe”, agregó que estos últimos “acordaron reunirse bajo su égida para abrir caminos hacia Taiz y otras regiones de Yemen”.

“El propósito de esta tregua es dar a los yemeníes un alto necesario a esta violencia, asistencia humanitaria y la esperanza de que este conflicto pueda terminar, que es lo más importante”, dijo.  

El sábado, los al-houthistas habían anunciado por su parte una tregua de tres días prorrogables bajo ciertas condiciones, tras haber perpetrado el viernes dieciséis ataques contra Arabia Saudí.

Y al día siguiente, Arabia Saudí bombardeó zonas controladas por los hutíes, en particular en Sanaa y Hodeïda, antes de decretar un alto el fuego el martes por la noche a partir del miércoles por el mes de ayuno musulmán del Ramadán, el primer alto el fuego unilateral de una coalición desde abril de 2020.

intercambio de prisioneros

La semana pasada, los al-houthistas anunciaron un acuerdo para la liberación de 1.400 presos en poder del gobierno frente a 823 en poder de los insurgentes, incluido el hermano del presidente yemení Abd Rabbo Mansour Hadi.

El responsable de este expediente por parte del Gobierno, Hadi Haig, había precisado sin embargo que el acuerdo estaba “todavía en estudio”.

Tras siete años de intervención, la coalición, que controla el espacio aéreo y marítimo de Yemen, no ha logrado desalojar a los rebeldes hutíes del norte del país, que en gran parte le han arrebatado al gobierno, empezando por la capital Sanaa tomada en 2014.

Los rebeldes han tomado el control de la mayor parte del norte del país, el más pobre de la Península Arábiga y vecino de la rica monarquía saudita.

Por el momento, los rebeldes no parecen dispuestos a compartir el poder, mostrando una intransigencia que unos atribuyen a su posición de fuerza sobre el terreno, y otros a la falta de firmeza de la comunidad internacional hacia ellos.

Según la ONU, el conflicto ha provocado la muerte de cerca de 380.000 personas, la mayoría de ellas muertes indirectas vinculadas al hambre, las enfermedades y la falta de agua potable, mientras que millones más han sido desplazadas. Gran parte de la población, especialmente los niños, se enfrenta al hambre aguda, con situaciones cercanas a la hambruna.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *