Etiopía: otra de las guerras que nadie menciona ni sanciona; 400 mil desplazados

ACNabril 2, 2022
  • Una semana después del “tregua humanitaria”, 13 camiones de ayuda alimentaria, el primer convoy por carretera que llega a Tigray en tres meses, llegó este viernes a Mekele, capital de esta región etíope escenario de un conflicto desde noviembre de 2020 y amenazado de hambre.

 

“Otros camiones y combustible seguirán” el sábado por la mañana, dijo el Programa Mundial de Alimentos (PMA), y agregó que el convoy transportaba “más de 500 toneladas de alimentos y productos alimenticios nutricionales”.

Este “primer convoy humanitario que llega a la región de Tigray desde finales de diciembre” es “un avance significativo, pero se necesita más: se necesita un flujo diario y fluido de convoyes para satisfacer las necesidades de cinco millones de personas”, enfatiza la organización de la ONU.

Un convoy de 20 camiones, acompañado por un camión cisterna de combustible, partió el jueves de Semera, capital de la vecina región de Afar, antes de ser bloqueado por las fuerzas regionales de Afar, dijo a la AFP un funcionario de una fuente humanitaria. Pudo volver a salir a la carretera el viernes.

Desde hace varios días, Addis Abeba y los rebeldes del Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF), que llevan combatiendo desde hace casi 17 meses, se acusan mutuamente de bloquear los convoyes de ayuda, a pesar de la “tregua humanitaria” anunciada el 24 de marzo.

El jueves, el gobierno etíope anunció que 21 camiones del PMA habían “comenzado a transportar ayuda humanitaria a la región de Tigray”, cruzando Afar.

 

“Escasez extrema”

 

No se ha enviado ninguna ayuda a Tigray por carretera desde mediados de diciembre, debido a los combates y la inseguridad en Afar, parte de la cual está ocupada por el TPLF.

Solo los productos médicos y nutricionales llegaron por vía aérea, en cantidades mucho más pequeñas de lo que permiten los convoyes por carretera.

“Es un gran paso en la dirección correcta. Lo importante, sin embargo, no es la cantidad de camiones permitidos (para llegar a Tigray), sino si existe un sistema para garantizar el acceso humanitario sin trabas a los necesitados”, reaccionó el transportista a palabra del TPLF, Getachew Reda.

Unos 4,6 millones de personas, o el 83% de los seis millones de habitantes de Tigray, padecen “inseguridad alimentaria”, mientras que dos millones sufren “escasez extrema de alimentos”, estimó en enero el PMA.

Además, por falta de combustible, alimentos y dinero en efectivo, las operaciones humanitarias en Tigray -donde más de 400.000 personas han sido desplazadas por el conflicto- están prácticamente interrumpidas desde mediados de febrero, según la ONU. Y los servicios básicos (telecomunicaciones, internet, electricidad, banca, etc.) están cerrados desde hace varios meses.

Serán necesarios ocho días, desde el anuncio de la tregua, para que el convoy, estacionado durante semanas en Semera, comience a moverse.

Sin embargo, el PMA venía indicando desde hace una semana “estar listo” para enviar sus camiones a Tigray, “tan pronto como todas las partes garanticen un acceso seguro y sin restricciones”.

El jueves, una fuente humanitaria dijo a la AFP que el PMA había recibido la autorización del gobierno federal y esperaba “la luz verde” de las autoridades regionales de Afar, así como “garantías de que las milicias y las poblaciones (de los ‘Afar) dejarán el paso del convoy”.

Varios convoyes de ayuda han sido saqueados en el pasado por residentes de Afar.

En los últimos días, “concretamente, faltaba la autorización de las autoridades de Afar” que, al igual que el Gobierno federal, exigen que el TPLF se retire de la región, según esta fuente.

 

Presión diplomática

 

Estados Unidos dio la bienvenida a la afluencia de ayuda, “un paso importante”, e instó a todos los beligerantes a “garantizar la seguridad del personal humanitario”.

“Instamos a todas las partes a aprovechar este desarrollo humanitario positivo para tomar nuevos y firmes pasos para lograr la paz en el norte de Etiopía”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Antony Blinken, en un comunicado.

Washington aumentó la presión diplomática para permitir el paso de la ayuda y el miércoles, la encargada de negocios estadounidense en Etiopía, Tracey Jacobson, se reunió en Semera con el presidente de Afar, Awol Arba, quien había afirmado públicamente en reiteradas ocasiones que no dejaría pasar la ayuda. Paso de Tigray.

El conflicto -cuyo balance se desconoce- comenzó cuando el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, envió allí al ejército federal para destituir a las autoridades del TPLF, el partido que administraba la región tras haber gobernado Etiopía durante casi 30 años.

Premio Nobel de la Paz 2019, el Sr. Abiy acusó al TPLF, que había desafiado su autoridad durante meses, de haber atacado bases del ejército federal en Tigray.

Después de tomar Mekele en un mes, el ejército etíope fue expulsado de Tigray en 2021 por una contraofensiva del TPLF y el conflicto, marcado por numerosos abusos por ambos lados, se extendió a Afar y los vecinos de ‘Amhara.

 

PorAYMERIC VINCENOT.

AGENCIA DE MEDIOS DE FRANCIA

Addis Abeba

lapresse.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *