¿Cuándo sucedió realmente la Resurrección de Jesús?

ACNabril 2, 2022

A raíz del artículo publicado ayer en Stilum Curiae, el 1 de abril y titulado ¿Cuándo murió Jesús? Ayer, la Última Cena. Hoy, la Crucifixión. En el 33 dC”, creemos que haremos algo del agrado de los amables Lectores de este blog, poniendo a su disposición las reflexiones, muy bien documentadas y argumentadas, de un Sacerdote que, al estudio de estos temas, ha dedicado varios años de su vida.

Y de hecho, habiéndole informado del artículo antes mencionado, rápidamente me escribió enviándome un correo electrónico:

   “Querido Sergio Russo, con el publicado por Marco Tosatti me sentí invitado a reexaminar el tema de las fechas, para quien quiera divertirse en serio:

El 2 de abril se cumplen tres aniversarios muy importantes, y todo está documentado con severo examen matemático por dos grandes científicos de gran vida espiritual: Fernand Crombette (+13.11.1970) y Carlos Vidal Martínez (+12.10.1994, autor del libro “ Y los suyos no lo recibieron” ).

   Los tres aniversarios son:

– 2 de abril de 1226 antes de Cristo: la apertura del Mar Rojo;

– 2 de abril del año 33 : Jueves en cómputo civil, viernes ahora en cómputo bíblico, muerte de Cristo en la Cruz (el Mar Rojo de su Sangre, abierto, para dejar pasar al nuevo Pueblo de Dios – “Pascua ” – a la otra orilla, a la salvación);

– y el 2 de abril de 2005 , al mismo tiempo que la apertura del Mar Rojo, el paso a la otra orilla del Papa Juan Pablo II.

 ¡Diviértete por nuestra feliz Pascua!”.

 

He aquí, pues, que pongo a disposición de todos (en varios episodios) un texto titulado “La Semana Santa de Jesús”, en el que se recorre la cronología de la semana de la Pasión de Nuestro Señor, elaborando algunas ideas realmente particulares, pero que los más atentos, entre los lectores de SC, sin duda lo agradecerán.

La Semana Santa de Jesús.

Premisa:

En primer lugar notamos que la semana judía y eclesiástica es:

 

domingo

lunes

martes

miércoles

jueves

viernes

sábado

En cambio, la semana del calendario en la mayor parte del mundo es:

 

lunes

martes

miércoles

jueves

viernes

sábado

domingo

También notamos que la festividad judía de la Pascua (“Pesah”) tenía que coincidir con la luna llena y, por lo tanto, podía caer en cualquier día de la semana, no necesariamente en sábado.

Finalmente, notamos que el día puede ser: “civil” (o “comercial”), astronómico, bíblico, hebreo:

 

día noche día noche día noche día

 

            12hrs                       24hrs                12hrs            24 hrs              12hrs             24hrs                12hrs

dia del calendario jueves viernes sábado
gramo. astronómico
día bíblico noche – jueves bibl. – mañana noche – viernes bibl. – mañana noche – sábado bibl. – mañana sera
día judío jueves judío viernes judío sábado judío

14’20                                                   14’20                                 14’20                                                      14’20

18hrs                                             18hrs                             18hrs                                     18hrs

 

(El mediodía en el meridiano cero de Greenwich corresponde a las 14’20 en el de Jerusalén).

(6 pm indica la hora promedio de la puesta del sol, cuando comenzó -comienza- el nuevo día para los judíos).

*   *  *

Examinemos ahora con detenimiento los datos cronológicos que los evangelistas nos ofrecen sobre la Pasión.

 

(Jn 12, 1): “SEIS DÍAS ANTES DE LA PASCUA, Jesús fue a Betania…” Se trata de la cena en casa de Simón el leproso (obviamente, ex leproso, ciertamente obrador de milagros por parte de Jesús: podría ser el Apóstol mismo Simón “el Zelote”, según Lc, o “cananeo”, según Mt y Mc, por tanto no galileo). Encontramos el detalle en Mt 26,6 y en Mc 14,3.

(Jn 12,12): “Al día siguiente…” (al de la cena), es la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, el día que en el futuro se llamaría “Domingo de Ramos”. En efecto, el día 10 del mes de Nisán, 5 días antes de la Pascua, cuando se iba a procurar el cordero que se guardaba para la Pascua, así el verdadero Cordero de Dios, del cual el otro era figura, se presentó al Santo Ciudad.

 

Por su parte, Mt 21 y Mc 11 cuentan lo que hizo Jesús en los días que llamamos

  • Domingo: su entrada triunfal en Jerusalén, luego su regreso a Betania;
  • Lunes: regresando a la Ciudad por la mañana, Jesús maldijo la higuera estéril y echó a los mercaderes del templo;
  • y martes: a su regreso a Jerusalén (ya que pasó la noche en Betania), Jesús con el Apostolividero la higuera Jesús tuvo varias disputas con los judíos y dio “el discurso escatológico”.

(Mt 26,1): “Después de estos discursos, Jesús dijo a sus discípulos: Vosotros sabéis que ENTRE DOS DÍAS ES LA PASCUA y que el Hijo del Hombre…” ¿En qué día dijo esto: martes o miércoles? ¿Cuándo? Se puede suponer que “esos discursos”, después de un día ajetreado, terminaron tarde; que por lo tanto Jesús probablemente pronunció la sentencia después de la puesta del sol, cuando ya había comenzado otro día para los judíos.

(Mc 14, 1): “Mientras tanto faltaban DOS DÍAS de Pascua y de los Panes sin Levadura” … ¡Alto! Aquí hay una cifra ambigua, dado que son días diferentes:

  • 1º: “el primer día de los Panes sin Levadura”,
  • 2º: el “Parasceve” o preparación para la Pascua,
  • 3º: la fiesta del mismo

Así se deduce de los textos evangélicos (Lc 22,7; Mc 14,12; Mt 26,17; Jn 19,14 y 31).

Preparativos de la Última Cena: “Llegó EL DÍA DE LOS AZIMES, en que se sacrificaría la víctima pascual…” (Lc 22,7 y también Mc 14,12 y Mt 26,17, que precisan: “La PRIMER Día sin Levadura” ), mientras que Jn 13, 1 dice simplemente: “Antes de la fiesta de Pascua…” ; sin embargo, señala que cuando el traidor salió del

 

Cenáculo “era de noche” (13,30), que cuando Jesús fue conducido por Pilatos “era amaneciendo” (18,28), y explica que los judíos no querían entrar en el pretorio para no contaminarse y poder comer (esa noche) Pascua. Esto significa que Jesús con sus discípulos había adelantado la solemne Cena Pascual en un día, en comparación con lo que se hacía oficialmente, y sin embargo esto no era una cosa extraña. Un poco como nosotros ahora, cuando tenemos la misa dominical, pero también se celebra como misa previa a las fiestas los sábados por la noche…

Y Jn 19,14 dice: “Era EL DÍA DE LA GUARDIA DE NIEVE DE PASCUA, cerca del mediodía, cuando Pilato dijo a los judíos: ¡He aquí vuestro Rey!”.

Que la Pasión de Jesús fue el día de la “Parasceve” o Preparación de la Pascua, dicen los cuatro evangelistas (Jn 19,31 y 42; Lc 23,54; Mc 15,42; Mt 27,62).

A partir de este momento, comienza a aparecer otro término, “el día de reposo”: “E inclinando la cabeza, expiró. ERA EL DÍA DE LA PARASCEVE y de los judíos, para que los cuerpos no quedaran en la cruz el SÁBADO – de hecho era un día solemne ese SÁBADO…” (Jn 19,30-31).

Y así, hablando del entierro, Lc 23,54 dice: “Era el día de la PARASCEVE y ya alumbraban las luces del SÁBADO”. “Ya ha llegado la tarde, ya que era LA PARASCEVE, es decir, LA VÍSPERA DEL SÁBADO” … Luego relata el entierro (así como Mc 15,42).

Juan habla más tarde de la Resurrección: “Al día siguiente del SÁBADO, María de Magdala fue al sepulcro muy de mañana, cuando aún estaba oscuro…” (Jn 20, 1). Al primer testigo público de la Resurrección le sucedió un hecho, del que tenemos un testimonio evangélico verdaderamente impresionante, para los que tengan la suficiente sensibilidad: confundió al Señor con el labrador. (¿Cuántas veces en nuestra vida habremos confundido a Nuestro Señor con el labrador? Porque lo excepcional no es que se nos haga presente, es excepcional que lo reconozcamos). Lc 23,56 y 24,1 dice: “El SÁBADO, las mujeres guardaron el reposo, según el mandamiento. El primer día después del SÁBADO, muy de mañana, fueron al sepulcro…” Lo mismo dice Mc 16, 1-3, que luego dice:“Resucitado el primer día después del SÁBADO…”.

La idea tradicional, acrítica, pensaba que los hechos aparentemente se desarrollarían así:

  • 1º: el primer día de los Panes sin Levadura (Jesús celebró la Pascua en su última Cena, instituyendo la Eucaristía);
  • 2º: el día de la “Parasceve” (Pasión, muerte y sepultura del Señor);
  • 3º: “Sábado” solemne , en el que se supone la fiesta de Pascua (por tanto, día de gran fiesta y descanso);
  • y 4º: el primer día de la semana, que era el primero después del sábado (la Resurrección de Jesús).

Pero yo creo, con la Iglesia y según las Escrituras, que Jesucristo verdaderamente RESUCITÓ AL TERCER DÍA , es decir, EN EL CURSO DEL TERCER DÍA , según la palabra del Señor: “Así como Jonás permaneció tres días y tres noches en el vientre del pez, así el Hijo del Hombre permanecerá TRES DÍAS Y TRES NOCHES en el seno de la tierra” (Mt 12,40). Por tanto, tanto si contamos los días de nombre (cada día comenzaba al atardecer) como si los contamos de hecho (es decir, un día 24 horas después de la muerte), suponiendo su muerte en la hora novena de nuestro viernes, su Resurrección al amanecer del Domingo, habría sido el segundo día después del de la muerte .

El primer día después de la muerte no es el día de la muerte, sino el siguiente. Por lo tanto, afirmar que murió un viernes (y además solo unas horas después de la puesta del sol) y contarlo ya como el primer día, obviamente es forzar la realidad.

Si la Resurrección tuvo lugar al día siguiente del Sábado -y este es el hecho indiscutible- LA PASIÓN Y LA MUERTE FUERON JUEVES SANTO.

Pero entonces, ¿no fue asesinado el día de la “Parasceve” de Pascua? ¡Por supuesto! … PERO QUIÉN DIJO, ASÍ QUE LA FIESTA DE PASCUA FUE EL SÁBADO?

La única explicación posible es ésta: que se deba a una peculiaridad lingüística, como ocurre en otras lenguas. Es decir, que la misma expresión o palabra sirve, según el caso o el contexto, para indicar dos cosas, sobre todo si son semejantes: el 7º día consagrado al Señor (llamado “el Sábado” ) y la gran fiesta (cuyo nombre precisamente es “Pascua”), consagrado al Señor. Con la misma palabra ( “sábado” ) para indicar los dos días festivos, el semanal y el anual. Y aquí basta para que confundamos nuestras ideas: la lectura hecha era aparentemente obvia, pero en realidad contradictoria con la verdad del Credo; así quedó cerrado el camino que nos hubiera permitido comprender otras cosas… En fin, las profecías debían permanecer selladas “hasta el tiempo del fin”.

En todo caso, la Iglesia no se equivocó al celebrar la Pasión de Jesús “el Viernes Santo”. Sin embargo, no el viernes “civil”, que comienza a la medianoche, sino el viernes “bíblico” (“tarde y mañana”), que comienza al mediodía, en tiempo universal, cuando son las 2:20 pm en Jerusalén. Y el Señor, podemos decir, “se ha adaptado” a la interpretación actual, por ejemplo al permitir que varias almas víctimas participen de su Pasión precisamente el viernes…

Un Sacerdote (a cura di Sergio Russo)

(continua)

⇑↑⇑↑⇑

Querido StilumCuriali, como recordarás ayer Stilum publicó una carta sobre el triduo pascual. Hoy Sergio Russo nos envía esta reflexión – al mediar con un sacerdote que no conocemos sobre el mismo tema. Disfruta de tu lectura y meditación. 

Marco Tosatti.

§§§

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *