¿La religión católica, la “gran reemplazada” dentro de la propia Iglesia?

ACNmarzo 31, 2022
  • El padre Matthieu Raffray, sacerdote francés, filósofo tomista y profesor en el Angelicum de Roma, ha escrito un artículo criticando claramente el uso de templos católicos para actos inter-religiosos en los que se permite a imanes musulmanes recitar el Corán y cantar himnos de su religión.
  • El sacerdote lo considera un escándalo, una blasfemia y una profanación.

El padre Matthieu Raffray ha publicado un artículo en el Boulevard Voltaire sobre las oraciones musulmanas en las iglesias, en las que afirma lo siguiente:

Desde hace varias semanas, la asociación Ensemble avec Marie organiza encuentros interreligiosos en las iglesias de la región parisina, durante los cuales cristianos y musulmanes rezan, recitan textos religiosos y cantan himnos revisitados con un estilo multiculturalista, en los que no se menciona a Jesús ni a la Virgen María: el 6 de febrero en Saint-Sulpice, luego en Montreuil y, este sábado, en Créteil. Que católicos y musulmanes hablen juntos, que intercambien sobre su fe y que discutan sobre la figura de María, que también está presente en el Corán (pero que obviamente no es ni Virgen ni Madre de Dios), es sin duda encomiable. Pero que lo hagan en una iglesia, dedicada al culto del Dios encarnado, es nada menos que un escándalo, una blasfemia, una profanación.

Que un imán cante suras del Corán, o canciones de chicas con hiyab en el santuario de una iglesia, al pie del altar, es decirle a Jesucristo que su religión vale por otra, que su muerte en la Cruz fue sólo una opción entre otras. También significa decirles a los últimos fieles que todas las religiones son iguales, que son intercambiables, «genialmente sustituibles». Es como si los sacerdotes que se dedican a este tipo de mascarada quisieran hacer entender a todo el mundo que mañana Francia será musulmana, y que no sólo debemos acostumbrarnos a ello, sino incluso acelerar el proceso. Se presentan como los grandes promotores de la fraternidad universal, cuando sólo son los pobres colaboradores de un dramático abandono. […]

El P. Raffray, sacerdote, es profesor de filosofía tomista en el Angelicum (Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino) en Roma y asistente del Superior General del Instituto del Buen Pastor.

EL TEXTO COMPLETO:

Desde hace varias semanas, la asociación Juntos con María organiza encuentros interreligiosos en iglesias de la región parisina, durante los cuales cristianos y musulmanes rezan, recitan textos religiosos y cantan himnos revisitados con sabor multicultural, en los que nadie habla ni de Jesús ni de la Virgen María: 6 de febrero en Saint-Sulpice , luego en Montreuil y, este sábado, en Créteil. Que católicos y musulmanes hablen juntos, que hablen de su fe y que hablen de la figura de María, también presente en el Corán (pero que evidentemente no es ni Virgen ni Madre de Dios), eso es sin duda loable. Pero para ellos hacer esto en una iglesia, dedicada a la adoración del Dios encarnado, esto no es más que escándalo, blasfemia, profanación.

Porque tener suras del Corán cantadas por un imán, o cancioncillas de niñas en hiyab en el santuario de una iglesia, al pie del altar, es como decirle a Jesucristo que su religión vale otra, que su muerte en la Cruz era en última instancia sólo una opción entre otras. Esto también equivale a decirles a los últimos creyentes que todas las religiones son iguales, que son intercambiables, “en gran parte reemplazables”. Como si los sacerdotes que se entregan a este tipo de mascaradas quisieran que todos entendieran que mañana Francia será musulmana, y que no solo debemos acostumbrarnos, sino incluso acelerar el proceso. Se presentan como los grandes promotores de la fraternidad universal, cuando no son más que los pobres colaboradores de un dramático abandono.

En efecto, para explicar esto, en primer lugar existe una ilusión ingenua, que ha persistido desde la década de 1970, según la cual el diálogo y la acogida cristianos deberían favorecer el establecimiento y la expansión del Islam: es según esta ideología absurda que la parroquia de San -Étienne-du-Rouvray había cedido a los musulmanes un terreno para construir allí una mezquita… de donde procedían los asesinos del padre Hamel. Pero hay algo más grave que estas posturas falsamente humanistas. Porque, en el fondo, lo que está en juego es la supervivencia misma del cristianismo en nuestro país: las iglesias llevan mucho tiempo vacías, las vocaciones son escasas, los sacerdotes son invisibles. En un momento en que gran parte de los franceses se dan cuenta de que la civilización occidental está en peligro de desaparecer, el papel de los pastores y predicadores debe ser, sin embargo, como sus predecesores misioneros, a predicar una fe fuerte y orgullosa, para defender el cristianismo civilizador. Deben oponerse con toda la fuerza de su predicación a la anunciada desaparición de la fe cristiana. 

 

Sin embargo, para algunos de ellos, laicos boomers y sacerdotes progresistas, este no es el caso. Herederos del individualismo de la Ilustración y de Mayo del 68, han reducido su fe a los derechos humanos y una pseudotolerancia erigida en virtud

  • ¿Por cansancio?
  • ¿Por hábito de compromiso? Por Herederos del individualismo de la Ilustración y de Mayo del 68, han reducido su fe a los derechos humanos y una pseudotolerancia erigida en virtud.
  • ¿Por cansancio?
  • ¿Por hábito de compromiso?
  • ¿Por Herederos del individualismo de la Ilustración y de Mayo del 68, han reducido su fe a los derechos humanos y una pseudotolerancia erigida en virtud.
  • ¿Por miedo ante el avance de un islam conquistador ? Olvidando, sobre todo, la fuerza intrínseca de la verdad que es el mismo Cristo…

Pero no todo está perdido. Porque la lección fundamental del cristianismo es que la pasión y la muerte exigen una resurrección. Lo que no han entendido estos partidarios de una fe débil y sumisa es que está surgiendo una juventud cristiana, que ya no quiere sus abdicaciones y sus lecciones morales: para la generación del 2000, ser cristiano ya no es un lujo intelectual de izquierda. , y menos aún el peso de una herencia familiar. 

 

La fe, para estos cristianos 2.0 formados en las redes sociales, es una conquista personal contra la corriente, fruto de una meditación sobre nuestra historia y nuestros valores, adhesión a una verdad revelada en Jesucristo y enseñada por la Iglesia desde los albores de los tiemposTienen como modelo a Santa Juana de Arco y como patrón a San LuisSe oponen al Islam no por odio o ignorancia, sino por firme convicción. Han redescubierto el soplo del espíritu que animó a sus antepasados, caballeros y monjes soldados, ante el angustioso paréntesis de la modernidad. Se dieron cuenta de que la fe cristiana es un soplo poderoso que forma una identidad y construye civilizaciones: ¡un soplo que solo les permite resistir, para poder reconquistar pronto!

P. Matthieu Raffray
Sacerdote, profesor de filosofía y teología

Riposte Catholique/InfoCatólica/BoulevardVoltaire.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *