Funcionario del Vaticano confirma operaciones de espionaje dentro de la Curia

ACNmarzo 31, 2022

El Papa Francisco levantó la aplicación del secreto pontificio en el juicio financiero del Vaticano, allanando el camino para que el cardenal Angelo Becciu hable en la corte sobre su relación con Cecilia Marogna, la autodenominada consultora de seguridad que dice haber espiado para el cardenal en otras curiales. funcionarios

El anuncio se hizo en una sala de audiencias de la Ciudad del Vaticano el miércoles, el segundo día de las audiencias probatorias del juicio, durante las cuales Mons. Mauro Carlino, ex alto funcionario de la Secretaría de Estado, confirmó que el departamento había investigado al director de un banco del Vaticano después de que le negara a la secretaría un préstamo de 150 millones de euros.

monseñor Mauro Carlino. Foto de archivo.

El juez presidente Giuseppe Pignatone informó al tribunal de la decisión del Papa sobre el secreto pontificio el miércoles después de que los jueces pidieran aclaraciones sobre la ley de confidencialidad, luego de que Becciu se negara a principios de marzo a responder preguntas sobre Marogna, citando el secreto de Estado .

Becciu y Marogna enfrentan cargos de malversación y abuso de autoridad en relación con su trabajo para la Secretaría de Estado, por el cual recibió cientos de miles de euros, presuntamente gastados en hoteles de lujo y artículos de marca de diseñador. 

Marogna ha afirmado que trabajó para el Vaticano en casos diplomáticos delicados, trabajando para liberar a clérigos y religiosos secuestrados. 

Pero también se ha jactado de trabajar como una especie de espía personal para Becciu, reuniendo expedientes de información sobre las fallas morales privadas de otros altos funcionarios de la Iglesia.

Al igual que Becciu, Marogna también citó el secreto de Estado en los tribunales y se negó a responder preguntas sobre su trabajo para el Vaticano.

La mayor parte de la audiencia del miércoles se dedicó a los jueces que interrogaron a Mons. Mauro Carlino, exfuncionario de la oficina administrativa de la Secretaría de Estado. 

Carlino también es acusado en el juicio y enfrenta cargos de abuso de autoridad y extorsión. 

El sacerdote estuvo involucrado en el controvertido acuerdo inmobiliario de Londres en el centro del juicio del Vaticano, en el que la Secretaría de Estado pagó un total de 350 millones de euros por un desarrollo de Londres vendido Raffaele Mincione, un ex gerente de inversiones del Vaticano que también está en juicio.

Después de que la Secretaría de Estado del Vaticano comprara el edificio en 2018, Carlino fue uno de los pocos funcionarios de la secretaría que figuran como directores de una sociedad de cartera registrada en Londres a través de la cual la Secretaría controlaba el edificio. 

Carlino fue destituido como director de la empresa en agosto de 2019, poco después de que se iniciara la investigación del Vaticano sobre el acuerdo.

La investigación penal se inició por una denuncia del IOR, un banco del Vaticano, que expresó su preocupación después de que el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, presionara a los líderes del banco para que autorizaran un préstamo de 150 millones de euros que refinanciaría una hipoteca sobre el edificio de Londres. .

Carlino confirmó al tribunal que el arzobispo Edgar Peña Parra, quien sucedió a Becciu como suplente en la Secretaría de Estado en 2018, autorizó una investigación contra el director general del banco, Gianfranco Mammì, luego de que Mammi negara la solicitud de préstamo

Anteriormente se informó que Carlino le pasó el número de teléfono celular de Mammì a un “experto en seguridad”, y un ex alto funcionario de la secretaría sugirió que el teléfono fue pirateado posteriormente.

Gran parte de la investigación y el juicio se ha centrado en el papel de Gianluigi Torzi, un empresario con múltiples vínculos con Mincione, que fue contratado por la Secretaría de Estado para negociar la adquisición del edificio de Londres y posteriormente acusado de extorsionar al Vaticano por millones por el control. del edificio.

Torzi ha dicho que la estructuración del acuerdo fue aprobada en detalle por varios altos funcionarios de la secretaría, incluidos el cardenal Parolin y el arzobispo Peña Parra.

Un testigo clave de la acusación es Mons. Alberto Perlasca, quien encabezó la oficina administrativa de la secretaría bajo Becciu y luego Peña Parra, antes de ser trasladado a la Signatura Apostólica en julio de 2019.

Perlasca dijo a los investigadores que expresó repetidamente su preocupación por Torzi después de que se firmó el acuerdo, a pesar de su propio papel en la coordinación, pero que sus superiores no querían informar la situación a las autoridades financieras del Vaticano y preferían llevar el asunto al Papa Francisco. quien autorizó un pago adicional a Torzi para hacerse con el control total del edificio.

Carlino le dijo a la corte el miércoles que la secretaría había sido engañada por Torzi y que Perlsaca había perdido la confianza de otros en la oficina por su papel en el asunto, pero confirmó que Perlasca no tenía la autoridad para autorizar el trato él mismo.

El tribunal también escuchó que el IOR, que se unió a la acusación como parte civil en el caso, podría confirmar las afirmaciones de que la Secretaría de Estado de Peña Parra también había contratado a oficiales de inteligencia italianos para producir un informe sobre Torzi , pero lo pagó bajo una factura con lo que el banco llamó “contenido imaginativo”.

Se espera que el cardenal Becciu regrese a la corte como testigo en su propia defensa durante la próxima sesión, programada para la próxima semana. También se espera que enfrente preguntas relacionadas con el testimonio de Perlasca contra su antiguo departamento, incluidos relatos de cómo el cardenal le ordenó proporcionar grandes sumas en efectivo para fines inexplicables y transferir cientos de miles de euros a Margona.

En una entrevista con los investigadores reportada el 29 de enero, Perlasca recordó una discusión que tuvo con Becciu sobre los pagos a Marogna.

“El cardenal me dijo que los 500.000 que dimos era más un ‘aporte’, porque la petición [de Marogna] era mucho más alta, eran millones… eran millones, eran tres o cuatro millones, algo así”, Perlasca. dijo a los investigadores. 

“Le dije [a Becciu] ‘Mira, pero ¿cuánto tiempo y para qué le dimos este dinero?’ ‘¡Eeeeeeh! Podemos hablar de eso en cuatro o cinco años’, me dijo”.

Entre otros delitos, Becciu ha sido acusado de intentar obligar a Perlasca a cometer perjurio al retractarse del testimonio sobre los asuntos financieros del cardenal, especialmente en relación con los pagos sospechosos a Marogna.

Perlasca ha dicho a los fiscales que Becciu lo presionó para que destruyera los registros financieros que podrían implicarlo y para que se retractara de sus declaraciones ante los investigadores.

El juicio se reanudará el 6 de abril.

 

The Pillar.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *