Guerra en el Vaticano: un monseñor acusa a otro de infiel y afirma: “Yo no movía un dedo sin tener la autorización de un superior”

ACNmarzo 30, 2022
La undécima audiencia del juicio en el Vaticano sobre las inversiones financieras de la Secretaría de Estado en Londres duró alrededor de 4 horas y media. 
La audiencia – informó el “pool” de periodistas admitidos en la sala polivalente de los Museos Vaticanos – estuvo enteramente dedicada al interrogatorio de Mons. Mauro Carlino, quien continuará en la próxima audiencia, prevista para el 5 de abril, en la que también se escuchará a Tommaso Di Ruzza y René Bruhlart. 
“No moví un dedo sin la autorización de un superior”, declaró Mons. Carlino, refiriéndose en particular al período en el que Mons. Édgar Peña Parra.
“Informé constantemente tanto al Secretario de Estado como al Santo Padre sobre todo lo que estaba sucediendo”, aseguró Mons. Carlino, quien fue secretario en dos periodos: tanto del cardenal Becciu como de Mons. Peña Parra.
Estaba asombrado de haber sido enviado a juicio”, agregó: “en obediencia hice la voluntad del Santo Padre”.
“Fidelidad, obediencia y confidencialidad”: estas eran las peticiones de monseñor Peña Parra a Mons. Carlino: “No podía hacer otra cosa”.
“Después de unos meses encontré este desorden”, dijo Mons. Carlino: “No supe del palacio de Londres hasta enero de 2019, cuando Mons. Peña Parra me dijo que había un problema, por un gran error de la Oficina Administrativa, de la cual yo no era miembro”.
El error, explicó Mons. Carlino, “preocupado por las mil acciones con derecho a voto que le quedan a Gianluigi Torzi, con lo que podría seguir administrando el edificio aún después de la compra por parte de la Secretaría de Estado”.
“La voluntad del Papa – dijo Mons. Carlino- era gastar lo menos posible para recuperar la posesión del edificio”.
Carlino también explicó que su papel era mediar entre Torzi y los tres expertos: Dal Fabbro, el arquitecto-ingeniero Capaldo y Fabrizio Tirabassi.
Cuando el presidente de la corte vaticana, Giuseppe Pignatone, le preguntó por qué no había Mons. Alberto Perlasca, Carlino respondió: “Perlasca se había mostrado infiel y desobediente”.
— ¿Quién firmó los contratos, la otra pregunta de Pignatone?
— “Las decisiones nunca las toman los empleados, sólo los superiores”, responde:
“El Secretario y el Diputado tienen firmas separadas, los demás firmas conjuntas. Los contratos fueron firmados por Mons. Perlasca, sin el ok del superior: he aquí la gran infidelidad”.
Sobre el resultado de las negociaciones con Torzi, Mons. Carlino anunció que lo decidió el Suplente, Mons. Peña Parra, de acuerdo con Capaldo, a desembolsar 15 millones de euros para acabar con la relación con Torzi.
Presionado por el abogado de la parte civil Lipari, por el IOR, Carlino precisó que no era su responsabilidad revaluar las facturas e informó que, de las dos facturas emitidas a Torzi, una de 10 millones de euros fue por intermediación, la otro de 5 millones de euros por “asesoramiento analítico de inversiones inmobiliarias”.
Carlino anunció que lo decidió el Suplente, Mons. Peña Parra, de acuerdo con Capaldo, a desembolsar 15 millones de euros para acabar con la relación con Torzi.

Juicio en el Vaticano: otro procedimiento abierto sobre los fondos de la Cooperativa Spes.


“Sabía que la Cooperativa Spes era el brazo operativo de Caritas de Ozieri”. Así lo afirmó Mons. Mauro Carlino, respondiendo a una pregunta del presidente de la corte vaticana, Giuseppe Pignatone, que le interrogó durante la undécima audiencia del juicio que se desarrolla en el Vaticano sobre las inversiones financieras de la secretaría de Estado en Londres. 
Así lo informó la “pool” de periodistas ingresados ​​en la sala polivalente de los Museos Vaticanos. 
Carlino fue cuestionado principalmente sobre el período en el que fue suplente de la Secretaría de Estado Mons. Edgar Peña Parra, pero Pignatone también le preguntó si conocía la Cooperativa Sarda Spes, refiriéndose así al período en el que el Suplente fue ficha. Ángel Becciu. Después de responder afirmativamente, Carlino reportó que Becciu le dijo que la diócesis de Ozieri era “pobre” y que pretendía “desarrollar proyectos sociales para dar trabajo”.
“Sabía que el hermano del cardenal Becciu trabajaba en la Spes”, respondió también Carlino a una respectiva pregunta del presidente de la corte vaticana: “Sabía que la CEI donaba fondos a la diócesis de Ozieri”.
Durante la audiencia se supo que sobre la financiación de la CEI a la diócesis de Ozieri “está abierta otra disposición”, por lo que se ha dejado de hablar de este aspecto.

Proceso en el Vaticano: el Papa libera al Card. Becciu del secreto papal

El Papa liberó del secreto papal al cardenal Angelo Becciu, quien de esta manera, si lo desea, podrá declarar sobre el asunto vinculado a Cecilia Marogna, la gerente experta en relaciones internacionales. 
Así lo anunció el presidente de la corte vaticana, Giuseppe Pignatone, al inicio de la undécima audiencia del juicio vinculado a las inversiones financieras de la Secretaría de Estado en Londres. 
Pignatone -informó de hecho el “pool” de periodistas admitidos en la sala polivalente de los Museos Vaticanos- leyó la respuesta que la Secretaría de Estado le dio el pasado 24 de marzo a su solicitud de información sobre el secreto papal, a la que cargó. 
Becciu había dicho que estaba ligado por el asunto de Cecilia Marogna. 
“El Papa dispensa al cardenal Becciu del secreto papal”, respondió el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, anunciando que había hablado directamente con el Santo Padre. El interrogatorio de Becciu, inicialmente previsto para el 6 de abril, se pospone para el 7 de abril.
SIR.
CIUDAD DEL VATICANO.
miércoles 30 de marzo de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *