No anulemos el acto de consagración

ACNmarzo 29, 2022
  • El acto de consagración realizado el 25 de marzo corre el riesgo de quedar en un episodio aislado si no comprendemos que somos los primeros en convertirnos, en volver a Dios.
  • Y en el conflicto ruso-ucraniano es necesario cambiar de perspectiva, ir fuera de la lógica del enemigo y del tifus.

 

Existe un riesgo muy real para nosotros de anular el acto de consagración al Inmaculado Corazón de María .que el Papa Francisco y obispos de todo el mundo completaron el 25 de marzo. Anular o al menos debilitar. Porque, como hemos tenido oportunidad de explicar, no pretende ser un rito mágico, el acto de consagración nos compromete a cada uno de nosotros a la conversión, exige nuestra disponibilidad “para dejarnos reconciliar con Dios”, como decía san Pablo. suplica a los Corintios en la lectura que escuchamos en la Misa de ayer. Y esto es cierto independientemente de cuán estrechamente se adhiera el acto de consagración a la petición hecha por Nuestra Señora en Fátima, si falta tal o cual detalle, si todavía está a tiempo o no, todo lo cual veo que a tanta gente le encanta discutir. Porque, Fátima o no Fátima, la única respuesta a la guerra y a los diversos castigos es nuestra conversión: lo escuchamos del mismo Jesús en el Evangelio que leímos el otro domingo:

Esto obviamente sin excluir la posibilidad de que Dios intervenga directamente abriendo los corazones y las mentes de aquellos que hoy parecen tan entusiastamente empeñados en la guerra. Pero mientras esperamos y rezamos por esta intervención, para todos nosotros también es una oportunidad que no debemos perder. Por eso no podemos dejar de notar cómo el acto de consagración corre el riesgo de quedar como un episodio aislado, que no afecta tanto a nuestro corazón ni a nuestra mente. Hermosa oración, hermoso momento que tal vez hasta nos conmovió, hermosa tarde de fe vivida, pero ahora Nuestra Señora se apresura con Su Hijo, mientras nosotros volvemos a nuestras ocupaciones. En particular, veo que volvemos a pensar en lo que está pasando en Ucrania exactamente como lo hicimos hasta el 25 por la mañana.

Y de hecho, los comentarios sobre la consagración se desvanecieron, aquí estamos de nuevo en el choque entre partidarios, contra Putin o contra la OTAN, por Zelensky o contra Zelensky. Las razones de uno contra las razones del otro, o más bien: las razones de uno ignorando las del otro. En la práctica, como si el acto de consagración nunca hubiera tenido lugar, no lo habíamos vivido.

La conversión no es verdadera si no afecta también a nuestra manera de pensar, también a nuestra manera de ver esta situación de guerra. No se trata de cambiar de equipo para animar o equidistar, ni mucho menos. Al comienzo de esta guerra, ya he citado extensamente una reflexión del metropolita Antonij , quien describe la tarea a la que está llamado un cristiano frente a una realidad de injusticia y violencia; cómo se nos pide estar unidos a todos, “tanto con los justos como con los culpables”, porque Jesús “abrazó a todos con un solo amor”.

Sin embargo, hay un primer y pequeño paso que indica si vamos o no en esa dirección.Si, como rezamos con el acto de consagración, la raíz de la guerra es nuestro pecado, el habernos distanciado de Dios, “ignorando a Dios, viviendo con nuestras falsedades”, esto nos concierne a todos: Rusia, Ucrania, OTAN, Unión Europea y todos los que participan en este “juego”. El primer paso es dejar de animar. Nadie puede afirmar o afirmar que existe alguien con una conciencia inmaculada. Es muy impresionante estos días ver cómo algunos, de acuerdo con Putin, están dispuestos a pasar por alto la agresión, la destrucción, los muertos y los tres millones de refugiados; y los demás, para condenar a Putin, están dispuestos a hacer la vista gorda ante las atrocidades cometidas también por los militares ucranianos o incluso tornar románticas las hazañas del batallón Azov, claramente de origen neonazi.

Quien ve sólo las razones de algunos, como si el pecado sólo afectara a una parte, persevera en el camino equivocado. Y esto no quiere decir que todos tengan la misma responsabilidad en todo momento, pero, como ya hemos explicado, hay muchos factores a considerar y las razones que chocan. Ucrania se queja con razón de la agresión de Rusia y tiene derecho a defenderse; pero Rusia puede quejarse con razón de las provocaciones de la OTAN; y los países del antiguo Pacto de Varsovia tienen todas las razones para temer el nuevo expansionismo ruso y pedir un paraguas de la OTAN, y así sucesivamente.

Hay mil razones para ir a la guerra, solo una para detenerla:la conciencia de que toda guerra trae consigo una carga de sufrimiento, de violencia, de destrucción de la humanidad, de muerte, que a su vez exige más violencia, más destrucción, más muerte. No hay guerra que no cause mayores injusticias que las que pretendía corregir. Lo sabemos: el desenlace de la Primera Guerra Mundial sentó las bases de la Segunda; la primera Guerra del Golfo provocó una inestabilidad en toda la región, y más allá, que después de más de treinta años no hace más que empeorar. Y podría prolongarse indefinidamente: no en vano, en los intentos de ir a las raíces del actual conflicto ruso-ucraniano, hemos leído reconstrucciones históricas que, de guerra en guerra, llegan hasta el siglo XIII.

La historia es una maraña de males y razones, sólo sale cambiando de perspectiva, saliendo de la lógica del enemigo, de la ilusión de que el mundo sería mejor sin tal o cual hombre, sin tal o cual pueblo. Sale ante todo volviendo a Dios, comenzando por nosotros.

 

Por RICARDO CASCIOLI.

ROMA, Italia.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *