No debemos acostumbrarnos a la guerra, dice el Papa

ACNmarzo 27, 2022
Palabras del Papa en el Ángelus, 27.03.2022

 

  • Antes del Ángelus
  • Después del Ángelus

A las 12.00 horas de hoy, el Santo Padre Francisco se ha aparecido en la ventana del estudio del Palacio Apostólico Vaticano para rezar el Ángelus con los fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro para la habitual cita dominical.

Estas son las palabras del Papa al presentar la oración mariana:

Antes del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, feliz domingo, buenos días!

El evangelio de la liturgia de este domingo narra la llamada parábola del hijo pródigo (cf. Lc 15, 11-32). Nos lleva al corazón de Dios, que siempre perdona con compasión y ternura, siempre. Dios siempre perdona, somos los que nos cansamos de pedir perdon pero El siempre perdona. Nos dice que Dios es Padre, que no sólo acoge, sino que se alegra y celebra a su hijo, que ha vuelto a casa después de haber dilapidado todos sus bienes. Nosotros somos ese hijo, y es conmovedor pensar en cuánto nos ama y espera siempre el Padre.

Pero en la misma parábola también está el hijo mayor, que entra en crisis frente a este Padre. Y eso también puede ponernos en crisis. De hecho, dentro de nosotros también está este hijo mayor y, al menos en parte, estamos tentados a estar de acuerdo con él: siempre había cumplido con su deber, no había salido de casa, por lo que se indigna al ver al Padre abrazar a su hermano. otra vez, se portó mal. Él protesta y dice: «Te he servido durante tantos años y nunca he desobedecido tu mandato», en cambio por «este hijo tuyo» ¡incluso celebras! (vv. 29-30). “No te entiendo”. Es la indignación del hijo mayor.

De estas palabras surge el problema del hijo mayor. En la relación con el Padre basa todo en la pura observancia de los mandamientos , en el sentido del deber. También puede ser nuestro problema, nuestro problema entre nosotros y con Dios: perder de vista que Él es Padre y vivir una religión lejana, hecha de prohibiciones y deberes. Y la consecuencia de esta distancia es la rigidez hacia el prójimo, que ya no se ve a sí mismo como un hermano. De hecho, en la parábola, el hijo mayor no dice mi hermano al Padre , no, dice tu hijo , como si dijera: no es mi hermano. Y al final él mismo corre el riesgo de quedarse fuera de la casa. En efecto – dice el texto – “no quiso entrar” (v. 28). Porque estaba el otro.

Al ver esto, el Padre sale a suplicarle: “Hijo, tú siempre estás conmigo y todo lo mío es tuyo” (v. 31). Trate de hacerle entender que para él cada niño es toda su vida. Los padres lo saben bien, se acercan mucho al sentimiento de Dios. Es hermoso lo que dice un padre en una novela: “Cuando me convertí en padre, comprendí a Dios” (H. de Balzac, Il padre Goriot , Milán 2004, 112 ). En este punto de la parábola, el Padre abre su corazón al hijo mayor y le expresa dos necesidades, que no son mandatos, sino necesidades del corazón: “Teníamos que celebrar y regocijarnos, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha venido volver a la vida» (v. 32). A ver si también nosotros tenemos en el corazón las dos necesidades del Padre: celebrar y alegrarnos .

Primero que nada a la fiesta, es decir, mostrar nuestra cercanía a los que se arrepienten o están en camino, a los que están en crisis o lejos. ¿Por qué deberíamos hacer ésto? Porque esto ayudará a vencer el miedo y el desánimo, que puede venir de recordar los propios pecados. Quien se ha equivocado, a menudo se siente reprochado por su propio corazón; la distancia, la indiferencia y las palabras ásperas no ayudan. Por eso, según el Padre, es necesario ofrecerle una calurosa acogida, que le anime a seguir adelante. “¡Pero padre, ha hecho tantos!”: Cálida bienvenida. ¿Y qué hay de nosotros? Buscamos a quien está lejos, ¿queremos festejar con él? Cuánto bien puede hacer un corazón abierto, una verdadera escucha, una sonrisa transparente; ¡fiesta, no te hagas sentir incómodo! El padre podría decir: está bien, hijo, vuelve a casa, vuelve al trabajo, ve a tu habitación, cálmate y ponte a trabajar. Y eso hubiera sido un buen perdón. ¡Pero no! ¡Dios no puede perdonar sin celebrar! Y el padre celebra, por la alegría que tiene porque ha vuelto su hijo.

Y entonces, según el Padre, debemos regocijarnos . Quien tiene un corazón sintonizado con Dios, se regocija cuando ve el arrepentimiento de una persona, por muy graves que hayan sido sus errores. No permanece firme en los errores, no señala con el dedo el mal, sino que se regocija en el bien, ¡porque el bien del otro también es mío! Y nosotros, ¿sabemos ver a los demás así?

Me permito contar una historia, falsa, pero que muestra el corazón del padre. Hubo una ópera pop, hace tres o cuatro años, sobre el tema del hijo pródigo, con toda la historia. Y al final, cuando ese hijo decide volver con su padre, se enfrenta a un amigo y le dice: “Sabes, tengo miedo de que mi padre me rechace, de que no me perdone”. Y su amigo le aconseja: “Envíale una carta a tu papá y dile: “Padre, estoy arrepentido, quiero irme a casa, pero no sé si serás feliz”. Si me quiere recibir, por favor ponga un pañuelo blanco en la ventana”. Y entonces comenzó el viaje. Y cuando estuvo cerca de casa, donde el camino hacía la última curva, se enfrentó a su casa. ¿Y qué vio? Ni un pañuelo: estaba lleno de pañuelos blancos, las ventanas, ¡todo! El Padre nos recibe así, con plenitud, con alegría. ¡Este es nuestro Padre!

¿Sabemos regocijarnos por los demás? Que la Virgen María nos enseñe a acoger la misericordia de Dios, para que se convierta en luz con la que mirar al prójimo.

[00460-ES.02] [Texto original: italiano]

Después del Ángelus

¡Queridos hermanos y hermanas!

Ha pasado más de un mes desde el inicio de la invasión de Ucrania, desde el inicio de esta guerra cruel y sin sentido que, como toda guerra, representa una derrota para todos, para todos nosotros. Hay que repudiar la guerra, lugar de muerte donde los padres y las madres entierran a sus hijos, donde los hombres matan a sus hermanos sin siquiera haberlos visto, donde los poderosos deciden y los pobres mueren.

La guerra no solo devasta el presente sino también el futuro de una sociedad. He leído que uno de cada dos niños ha sido desplazado del país desde el comienzo del ataque a Ucrania. Esto significa destruir el futuro, causando un trauma dramático en los más pequeños e inocentes de nosotros. ¡Aquí está la bestialidad de la guerra, un acto bárbaro y sacrílego!

La guerra no puede ser algo inevitable: ¡no debemos acostumbrarnos a la guerra! En cambio, debemos convertir la indignación de hoy en el compromiso de mañana. Porque, si salimos de esta historia como antes, todos seremos culpables de alguna manera. Ante el peligro de la autodestrucción, la humanidad comprende que ha llegado el momento de abolir la guerra, de borrarla de la historia humana antes de que sea ella quien borre de la historia al hombre.

¡Rezo para que cada líder político reflexione sobre esto, se comprometa con esto! Y, mirando a la atormentada Ucrania, comprender que cada día de guerra la situación empeora para todos. Por eso renuevo mi llamamiento: basta, paren, cállense, ¡tratemos en serio por la paz! Rezamos de nuevo, sin cansarnos, a la Reina de la Paz, a quien hemos consagrado la humanidad, especialmente Rusia y Ucrania, con una gran e intensa participación, por la que a todos os doy las gracias. Oremos juntos. AVE María…

Os saludo a todos vosotros, romanos y peregrinos de Italia y de varios países. Saludo en particular a los fieles de México, Madrid y León; estudiantes de Pamplona y Huelva, y jóvenes de varios países que realizaron una etapa de formación en Loppiano. Saludo a los feligreses de Nostra Signora di Valme en Roma ya los de San Giorgio in Bosco, Bassano del Grappa y Gela; los confirmandos de Frascati y el grupo “Amici di Zaccheo” de Reggio Emilia; así como el Comité Promotor de la Marcha Perugia-Asís por la Paz y la Fraternidad, que acudió con un escolar para renovar el compromiso con la educación para la paz.

¡Saludo a los participantes del Maratón de Roma! Este año, por iniciativa de “Athletica Vaticana”, numerosos atletas se han involucrado en iniciativas de solidaridad con las personas que viven en la ciudad. ¡Te felicito!

Hace apenas dos años, desde esta plaza, elevamos el alegato por el fin de la pandemia. Hoy lo hicimos por el fin de la guerra en Ucrania. Al salir de la plaza se le ofrecerá un libro gratuito, creado por la Comisión Vaticana Covid-19 con el Dicasterio para la Comunicación, para invitarlo a rezar en momentos de dificultad, sin miedo, teniendo siempre la fe en el Señor.

Les deseo a todos un feliz domingo y por favor no se olviden de orar por mí. Que tengas un buen almuerzo y adiós.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *