“Hacemos daño a los niños”, reconoce hospital sueco sobre el tratamiento transgénero a menores

ACNmarzo 25, 2022

Desde la osteoporosis hasta los ingresos en psiquiatría, el Instituto Karolinska admite que ha dañado irremediablemente la salud de trece niños tratados con bloqueadores de la pubertad. Dejar de administrar hormonas, “riesgo de lesiones graves”. *** Hace un año, el Hospital Universitario Karolinska en Suecia decidió suspender abruptamente la administración de bloqueadores de la pubertad y hormonas de transición de género a niños y menores de 16 años. Una parada rotunda en un país entre 2008 y 2018 había registrado un  aumento del 1500 por ciento  en los diagnósticos de disforia de género en el grupo de edad entre 13 y 17 años, especialmente entre las niñas. Al publicar las nuevas pautas, el hospital especificó que se trataba de terapias controvertidas, que carecían de respaldo científico y que existía el riesgo de posibles efectos secundarios.

El autoinforme del hospital sueco

¿Potencial? Leo solo tenía diez años cuando les confesó a sus padres que no se sentía niña sino niño. Tenía 11 años cuando los médicos comenzaron a darle los llamados “bloqueadores de la pubertad”. Se necesitaron cuatro años y medio para conectar los tratamientos con su dolor insoportable en la espalda y las caderas. Durante la terapia, nadie había monitoreado los valores de la densidad ósea: Leo había comenzado a sufrir osteoporosis y alteraciones vertebrales, con el riesgo de sufrir más “lesiones graves”. La cita es del hospital que  ahora admite que Leo estaba completamente equivocado., que a la familia no se le proporcionó “información suficiente y clara sobre los efectos secundarios conocidos del tratamiento” y que, como Leo, al menos otros doce niños resultaron perjudicados por la administración de las hormonas en Estocolmo. Un verdadero autoinforme: como subraya Marina Terragni en  FeministPost, «¿Cuánto tiempo tendremos que esperar para que el Parlamento italiano se ocupe del tema, salvando la vida de niñas y niños “no conformes al género” iniciados en estas ruinosas “terapias”?». Por un lado, expertos del hospital universitario afirman que los fundamentos científicos de los tratamientos son tan débiles que no es posible asegurar que sean útiles o incluso seguros. Por otro lado, “está claro que el diagnóstico de disforia de género no es estático” y sucede que después de tomar bloqueadores, los pacientes no quieren seguir con la reasignación de género. En el caso específico de Leo, según el hospital, la niña nunca debió ser enviada a terapia: nadie le dio peso a sus problemas psiquiátricos, intentos de suicidio o incluso las dudas expresadas en varias ocasiones con respecto a sentirse realmente un niño.

 

La angustia de los padres denunciada a los servicios sociales

Por oponerse a los tratamientos hormonales de sus hijos de 12 años,  un padre fue derivado a los servicios sociales . Inicialmente, Rasmus, como se llama a sí mismo hablando con el  Stv , había dado su consentimiento para el tratamiento, la clínica de identidad de género quería proceder con los bloqueadores pero “quería entender qué tipo de drogas eran”. Cuando se dio cuenta de que podía haber consecuencias irreversibles y que la esterilidad estaba incluida entre los riesgos, Rasmus cambió de opinión y se negó rotundamente a consentir el tratamiento, desatando las represalias de los médicos: su negativa, explicaron, habría perjudicado a los niños y agravado su estado de ansiedad presente y futuro.

 

Su versión fue confirmada al  STV  por varias familias: muchas fueron denunciadas a los servicios sociales por oponerse a los bloqueadores, una familia incluso había retirado temporalmente a un niño. Hasta febrero, la Junta Nacional de Salud y Bienestar había retirado las recomendaciones de tratamiento con bloqueadores para niños con disforia: luego de calificarlos como seguros y verificados, el ministerio reconoció que los riesgos superaban los beneficios, y los instó a realizar los tratamientos solo “en casos excepcionales”. Los servicios habían destrozado el informe sobre Rasmus y sus hijos habían vuelto a ser niños.

 

“Es una castración química”, explica el endocrinólogo

“Se sintió tan mal que intentó suicidarse en varias ocasiones. No entendíamos, pensábamos que nuestro hijo se sentiría mejor después del tratamiento”: así recuerda la madre de Leo los meses posteriores a la administración de bloqueadores. “Tengo dolor en todas partes”, se quejó la niña. En los últimos cinco años, 440 niños como ella han recibido el mismo trato en Suecia sin saber realmente lo que implica, “Es una castración química. Puede afectar su estado mental de una manera que no pensó y no quiso. Es muy importante que el paciente y su familia estén bien informados al respecto”, repetía el endocrinólogo pediátrico Ricard Nergårdh, toda una vida dedicada a tratar a niños con disforia de género, instándoles a no superar los dos años de tratamiento. Leo permaneció en tratamiento durante más de cuatro años y medio.

 

El hospital inicialmente justificó los hechos explicando que la atención y el seguimiento habían sido realizados por diferentes equipos. Posteriormente  , otros pacientes experimentaron efectos secundarios graves , daño hepático, disminución de la densidad ósea, alteración del estado mental, aumento de peso de más de 25 kilos en un año, retraso en el crecimiento de estatura, autolesiones, trastorno obsesivo-compulsivo, hospitalizaciones, psiquiatría, el deseo. desviarse y volver al sexo asignado al nacer obstaculizado por cambios irreversibles a partir del tono de la voz.

Bloqueadores acusados ​​desde EE. UU. hasta el Reino Unido

La dramática historia de Leo, de su “esqueleto sano destrozado por la medicina experimental” y la angustia de sus padres, invitados por los médicos a calmar dudas y angustias y ser “valientes”, fue contada en el documental Trans Train. El escándalo, las investigaciones y el autoinforme del Instituto Karolinska han llevado a Suecia, país pionero en la transición de menores, a cambiar por completo su enfoque, indicando como primeros auxilios las terapias psiquiátricas y psicológicas. Así, muchos países occidentales, desde Australia hasta los Estados Unidos, donde numerosos médicos  denuncian los riesgos del enfoque “afirmativo”  en los menores (“Absolutamente no pueden ser tratados como adultos”) hasta Gran Bretaña. Aquí  una investigación oficial  del Servicio de Salud Británico ha establecido que el programa para el cambio de género de los niños aplicado por el ahora infame Servicio de Desarrollo de Identidad de Género (GIDS) de la Clínica Tavistock en Londres, ‘no es una’ opción segura o viable en el a largo plazo ‘. En 2020 había 2.500 pacientes británicos en camino a la transición, la gran mayoría mujeres que habían comenzado a tener problemas con su identidad de género en la adolescencia temprana, mientras que otros 4.600 muy jóvenes estaban en lista de espera. Alrededor de un tercio de todos ellos tenían autismo y otras formas de neurodiversidad.   por Caterina Giojelli Veces Fuente: Tempi.it aldo maría valli.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *