Consagrarse a María, el camino indicado por los santos

ACNmarzo 24, 2022
  • Hoy, en el apogeo de la liturgia en San Pedro (a partir de las 17 horas), el Papa Francisco consagrará la Iglesia y el mundo, en particular Rusia y Ucrania, al Inmaculado Corazón de María.
  • Un acto fundamental, si va acompañado del abandono de lo que está en la base de la guerra y de todo mal: el pecado. 
  • Una batalla que no concierne sólo a las naciones en general, sino que se libra en cada uno de nuestros corazones, llamados a la consagración a la Madre celestial como enseñaron los santos, desde Montfort hasta Maximiliano Kolbe, pasando por el Padre Pío.

 

El gran día ha llegado. En el momento álgido de la liturgia de la Penitencia por la Solemnidad de la Anunciación (a partir de las 17:00 horas en San Pedro), el Papa Francisco consagrará la Iglesia y el mundo entero, especialmente Rusia y Ucrania, al Inmaculado Corazón de María. El mismo acto, al que han sido invitados a sumarse todos los obispos del mundo que recibieron el relativo texto de consagración , lo realizará también hoy el cardenal Konrad Krajewski , como enviado del Santo Padre, en Fátima.

El evento tiene un significado histórico , por lo que es útil recordar brevemente algunos puntos. La consagración a María es un acto decisivo, pero no mágico , en el sentido de que para dar plenamente sus frutos requiere de nuestro profundo arrepentimiento, constancia en hacer la Voluntad divina, abandono del pecado que atenaza nuestra vida personal, nuestras naciones. con sus leyes injustas (contra Dios y contra el hombre) y la Iglesia misma, desde pastores hasta simples fieles. El triple “¡penitencia, penitencia, penitencia!” dicho por el Ángel en la visión de la tercera parte del Secreto recibido por los santos pastores está ahí para recordarnos. Pretender que la guerra termine, sin convertirse, es inútil, porque es consecuencia del pecado.

Al mismo tiempo, es inútil seguir dividiendo– 93 años después de que Nuestra Señora viniera a pedir concretamente la consagración de Rusia (era el 13 de junio de 1929, Sor Lucía estaba en Tuy y la Madre de Dios le dijo que era el “tiempo” de hacerlo, como lo anunció en Fátima) y 33 desde que Sor Lucía confirmó por carta (8 de noviembre de 1989) que la consagración hecha por San Juan Pablo II el 25 de marzo de 1984 fue “como pidió Nuestra Señora”, ya sea total o parcialmente válida. El cristiano, sin embargo, está llamado a vivir el presente, a reflexionar que le han pasado cosas (por ejemplo, el comunismo ha dispersado “sus errores” y, luego, ha caído la URSS) y que, mientras tanto, Nuestra Señora ha pedido a otros santos y en otras apariciones la consagración específica de otras naciones (incluida Italia) y del mundo entero. Es decir, que siempre es bueno hacer una consagración,renovarlo solemnemente, de manera similar a como se renuevan las promesas bautismales.

Es, por tanto, una gran gracia que hoy, en comunión con los obispos (como lo pidió la Virgen), el Santo Padre se encomiende y consagre al Inmaculado Corazón de María -como dice explícita y significativamente el texto- «nosotros, la Iglesia y toda la humanidad, especialmente Rusia y Ucrania”. Ahora que finalmente volvemos a pedir la consagración exactamente (y no solo la entrega), dejando de lado los sofismas de ciertos teólogos, no debe desperdiciarse una oportunidad tan propicia. Ahora María nos llama a ponernos de rodillas, a ofrecer ayuno y renuncia, a amar a Dios y al prójimo, orando también por nuestros enemigos. Y confiar en ella, la más buena de las madres, como nos muestran su Hijo y los santos. De hecho, hoy puede convertirse en un día crucial en la historia de la Salvación solo a través de nuestro compromiso diario – esto significa consagrar (hacer sagrado) – para convertir, sabiendo que la batalla por la verdadera Paz (en el mundo y en la Iglesia) se libra primero. y sobre todo en el corazón de todos.

Esto enseña, entre otros santos , el que inspiró el lema del Papa Wojtyla Totus Tuus ), aquel Luigi Maria Grignion de Montfort que tomó prestado el camino de la “esclavitud mariana” de una tradición centenaria y lo desarrolló en todo su espíritu trinitario. y cristocéntrico. En su obra maestra, el Tratado sobre la verdadera devoción a la Santísima Virgen, Montfort, después de haber desenmascarado las falsas devociones a María, explicó que la verdadera es: «1. Interno; 2. Licitación; 3. Papá Noel; 4. Constante; 5. Desinteresado” (VD 105). La devoción a la Virgen debe ser tierna, nos dice san Luis, como la de un niño que confía plenamente en “su buena madre” (VD 107). Es santa porque “debe llevar al alma a evitar el pecado ya imitar las virtudes de la Santísima Virgen…” (VD 108). Es constante en que “estabiliza el alma en el bien y la lleva a no abandonar fácilmente sus prácticas de devoción. La hace valiente al oponerse al mundo, con sus modas y principios, contra la carne, con sus vejaciones y pasiones, contra el demonio, con sus tentaciones”. El verdadero devoto “no se puede decir que no caiga”, pero -aquí está de nuevo la constancia- “si cae, se levanta, tendiendo la mano a su buena Madre” (VD 109).

En el centro de su enseñanza ( Ad Jesum per Mariam ) se encuentra un hecho: siendo la Madre la criatura más conforme al Hijo divino, entonces “cuanto más se consagre un alma a María, más se consagrará a Jesucristo”.

Dejemos al buen Montfort y avancemos dos siglos, hasta 1917 . En ese año, el mismo año de la Mariofanía fatimita y de la Revolución Rusa, en la noche del 16 de octubre, meses después de presenciar el sacrílego descaro de la masonería .– Fra Massimiliano Maria Kolbe fundó la Milicia de la Inmaculada Concepción con otros seis hermanos. El fin: hacer reinar a María en los corazones, para la salvación de las almas y para mayor gloria de Dios, para ello, escribe san Maximiliano (en la estela de un espíritu semejante al de Montfort, alabado en los mismos escritos kolbeanos ) que no sólo los miembros de la Milicia deben consagrarse “sin límite” a la Inmaculada “sino también que todas las almas en el mundo entero, las que existen ahora y en el futuro, se consagran a ella de manera ilimitada, por lo que nuestro esfuerzo es no dirigida sólo a nosotros mismos, sino también a la conversión y santificación de los demás (de todos) a través de la Inmaculada Concepción”.

En el acto de consagración del Padre Kolbe , nos ofrecemos como “Tu propiedad” (de la Virgen) para ayudar a María a hacer lo que las Escrituras y la Liturgia dicen de ella: “ Te aplastará la cabeza (Gn 3,15), como pura: Tú solo has destruido todas las herejías en el mundo entero (Lit.)». Herejías, no herejes, porque ellos -añade el futuro mártir de Auschwitz- son amados por vosotros como hijos vuestros: y queréis que elijan a Dios.

Esta breve fórmula de consagración personal está ligada a otro santo de nuestros días, el Padre Pío , que llamó al Rosario “mi arma”: “Santísima Virgen, Madre mía, María Inmaculada, me consagro por toda la vida, por toda la eternidad a Tu Corazon hermoso “. A los que le preguntaron por qué insistía tanto en la consagración al Inmaculado Corazón de María, el fray da Pietrelcina respondió: “Porque es el único lugar del mundo donde Satanás no ha puesto un pie y nunca lo pondrá allí (. ..), métete ahí y estarás a salvo».

Un último recordatorio en este día, 25 de marzo . Volvamos a Montfort, que explica que los verdaderos devotos deben tener “un culto singular al gran misterio de la Encarnación del Verbo” que se celebra hoy. «En efecto, esta devoción fue inspirada por el Espíritu Santo: 1) para honrar e imitar la inefable dependencia que Dios-Hijo quiso tener de María para gloria de Dios su Padre y para nuestra salvación. Esta dependencia aparece de manera singular en este misterio, en el que Jesucristo se hace prisionero y esclavo en el seno de la divina María y depende de ella en todo. 2) Dar gracias a Dios por las gracias incomparables que concedió a María y sobre todo por haberla elegido como su Madre dignísima: elección que se hizo en este misterio…” (VD 243).

Un motivo más para consagrarnos a ella, nosotros y nuestras familias, en este día tan especial, y apoyar la solemne consagración de hoy con la oración y el ayuno del viernes.

 

Por ERMES DOVICO.

Viernes 25 de marzo de 2022.

ROMA, Italia,

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *