Arzobispo peruano en comunidad plagada de escándalos, recibido por el Papa

ACNmarzo 24, 2022

El lunes, un arzobispo peruano, que pertenece a un grupo laico plagado de escándalos y que ha sido investigado durante mucho tiempo por los medios peruanos, se reunió con el Papa Francisco en el Vaticano mientras continúan las disputas civiles por tierras en su arquidiócesis.

En la lista de nombramientos papales para el lunes 21 de marzo figuraba una reunión con el arzobispo José Antonio Eguren Anselmi de Piura, Perú, quien es un miembro destacado del Sodalitium Christinae Vitae (SCV), fundado por el laico peruano Luis Fernando Figari en la década de 1970. .

Figari está acusado de abusos físicos, psicológicos y sexuales dentro de la comunidad, incluso contra menores. Fue sancionado por el Vaticano en 2017 y se le prohibió tener más contacto con miembros del grupo, y actualmente vive en el exilio.

El Vaticano no publicó detalles sobre la reunión del Papa con Eguren Anselmi, que fue privada y marca la segunda reunión personal que el Papa ha tenido con él en menos de cuatro años.

El Papa Francisco se reunió por última vez con Eguren Anselmi, quien preside la Arquidiócesis de Piura desde 2006, en septiembre de 2018, cuando el prelado estaba involucrado en un caso penal por difamación contra dos periodistas que revelaron escándalos dentro del SCV.

En 2015, los periodistas peruanos Paola Ugaz y Pedro Salinas publicaron el libro Half Monks, Half Soldiers que detalla años de abuso físico, sexual y psicológico por parte de Figari.

Apenas tres años después, en julio de 2018, Eguren Anselmi presentó demandas penales por difamación contra Salinas y Ugaz por posteriores informes de investigación en los que lo señalaban no solo como cómplice de los abusos del SCV, sino que también lo acusaban de tráfico de tierras en Piura.

(En el sistema peruano, los ciudadanos particulares pueden presentar una denuncia penal por difamación).

Se cree que los trajes de Eguren Anselmi, que fueron recibidos con una fuerte reacción violenta, fueron al menos parte del motivo de su reunión con el Papa en septiembre de 2018, aunque el Vaticano nunca reveló la naturaleza del encuentro.

Un año después, poco después de ganar su caso contra Salinas, que fue juzgado en Piura, Eguren Anselmi se retractó de sus denuncias tanto contra Salinas como contra Ugaz en medio de una avalancha de críticas públicas, mediáticas y eclesiales.

Sin embargo, Ugaz, que se prepara para publicar un libro que detalla presuntos delitos financieros dentro del SCV, ha seguido recibiendo avisos legales de personas vinculadas al SCV, la mayoría de las cuales la acusan de difamación.

Entre los elementos citados en la denuncia original de Eguren Anselmi contra Ugaz estaban sus alegaciones de actividad delictiva en la compra de un gran terreno en Piura por parte de la Asociación Civil San Juan Bautista, que tiene vínculos con el SCV, y su participación en el grupo criminal La Gran Cruz en proceso.

Durante años, se ha estado desarrollando una batalla legal en Piura entre un grupo de agricultores y un puñado de empresas operadas por o con vínculos con el SCV, incluidas San Juan Bautista, la Empresa Agrícola Santa Regina SAC e Inversiones San José.

En Perú y en gran parte de América Latina, es común que los campesinos y los miembros de las clases más pobres echen raíces en un pedazo de tierra barata y vivan allí sin ser molestados durante décadas, o incluso cientos de años, sin tener un título formal de propiedad. tierra en la que viven ya sea por falta de dinero o de apoyo legal.

A menudo, las empresas que quieren comprar la tierra llegan a un acuerdo con el titular y básicamente expulsan a los habitantes de la ciudad a través de amenazas y, en ocasiones, violencia perpetrada por grupos criminales.

En la provincia de Piura, una de estas comunidades es un grupo de campesinos del municipio de Catacaos que luchan tanto contra amenazas de grupos criminales como contra juicios de empresas del SCV que quieren comprar las tierras que ocupan.

Hablando con Crux , Ugaz, quien lleva años investigando los conflictos por la tierra en Piura, dijo que uno de los líderes de la comunidad de Catacaos, Marcelino Ynga, actualmente libra una batalla legal iniciada por organizaciones afines al SCV en la que ha sido llamado. un terrorista y acusado de intención criminal.

Ugaz dijo que las organizaciones afiliadas al SCV han presentado denuncias legales adicionales contra otros 12 o 13 miembros de la comunidad de Ynga, y hay alrededor de 20 en total en Piura.

Una vez que las empresas adquieren la tierra que buscan, permiten que otras empresas la utilicen para actividades económicas.

“Entonces, con esta tierra, de la que echaron a la gente pobre, están haciendo negocios”, dijo Ugaz.

Señaló otro incidente documentado en su libro sobre finanzas del SCV, que aún no se ha publicado, en el que una empresa vinculada al SCV compró un terreno en un cementerio en Piura. En la compra, dijo, la empresa afiliada al SCV lo canceló como una donación a la arquidiócesis de Piura, pero siguió siendo el administrador legal de la propiedad, asegurando así la tasa impositiva más baja que conlleva ser propiedad de la Iglesia Católica, mientras que cosechando las ganancias.

Ugaz tiene previsto publicar un nuevo reportaje sobre el cementerio de Piura en los próximos días.

En todas estas actividades y más, “José Eguren tiene el papel principal”, dijo, y agregó que “tiene mucho que decir y mucho que contar al Vaticano, a la prensa y al mundo”.

Eguren Anselmi no respondió a una solicitud de comentarios de Crux en el momento de la publicación.

 

Por Elise Ann Allen.

CIUDAD DL VATICANO.

CruxNow.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *