24 de marzo de 1999: bombas de la OTAN sobre Serbia y Kosovo…y nadie le impuso sanciones

ACNmarzo 24, 2022

Mientras Europa enfrenta hoy una nueva guerra, recordamos un aniversario: el 24 de marzo de 1999, la OTAN comenzó a bombardear el territorio de la República Federativa de Yugoslavia. ¿Acción realmente necesaria? Veintitrés años después, hay sentencias profundamente diferentes al respecto.

***

por Pierluca Merola 

Los bombardeos de la OTAN sobre Serbia y Kosovo fueron la primera misión militar bajo la bandera del llamado “intervencionismo humanitario” sin autorización de la ONU. En Serbia, los bombardeos de la OTAN se recuerdan como un ataque injustificado con intenciones fuertemente punitivas contra toda la población serbia. En Kosovo, en cambio, casi se celebran los bombardeos de la OTAN, recordando la liberación del apartheid  serbio y el inicio de un camino de autodeterminación que está llevando al país a la plena independencia.

Los bombardeos de la OTAN, un desenlace anunciado

Repasando los momentos que precedieron a la intervención de la OTAN, se tiene la impresión de que no pesaba tanto el  si  de la posibilidad de la intervención, sino el  cuándo . Cronológicamente, los bombardeos de la OTAN siguieron al fracaso de la conferencia de paz de Rambouillet, convocada en Francia en febrero de 1999 entre representantes yugoslavos y del Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK).

En Kosovo, la guerra  entre el ejército federal yugoslavo y los milicianos del UÇK ya se había desatado durante un año. Durante 1998, los civiles albanokosovares fueron los más afectados por la guerra en curso, con unas 1100 víctimas y más de 230 000 desplazados internos y refugiados.

Cuando surgieron las noticias de los combates en Kosovo, se anunció ampliamente la posibilidad de una campaña aérea. La secretaria de Estado estadounidense, Madeleine Albright, comenzó a hablar de “una batalla entre la justicia y el genocidio”, mientras que el primer ministro británico, Tony Blair  , insistió  en la existencia de “una batalla entre el bien y el mal, entre la civilización y la barbarie, entre la democracia y la dictadura.

Ya durante el otoño-verano de 1998, los aliados occidentales dejaron claro al presidente Milošević que no tolerarían otra Bosnia. En octubre de 1998, bajo la amenaza de un bombardeo, convencieron a Milošević de que aceptara una misión de observación internacional de la OSCE en Kosovo. En enero de 1999, observadores internacionales documentaron  la masacre en Racak  de cuarenta y cinco civiles albaneses a manos de las fuerzas serbias. Luego, la OTAN volvió a amenazar con la intervención y se convenció a Milošević de que se reuniera con representantes del UÇK en Rambouillet.

En la conferencia de paz, el grueso de las negociaciones estuvo a cargo del secretario general de la OTAN, Javier Solana, y del enviado especial de Estados Unidos a los Balcanes, Richard Holbrooke. En un clima ya desfavorable para la delegación serbia, los representantes occidentales sospechaban mucho, temían que Milošević estuviera utilizando las negociaciones para ganar tiempo y avanzar en la campaña de limpieza étnica. Temían que, mientras continuaban las negociaciones, pudiera tener lugar otro  Srebrenica . Así, a principios de marzo, Solana y Holbrooke firmaron un acuerdo que presentaron a la delegación serbia con la ya habitual amenaza de bombardeo.

Muchos  señalan a menudo  que los Acuerdos de Rambouillet fueron inaceptables por parte de la Yugoslavia federalEl anexo militar preveía el despliegue de la OTAN en territorio kosovar, y la posibilidad de cruce e inmunidad relativa para las fuerzas de la OTAN en todo el territorio de la federación yugoslavaMilošević contrapropuso el despliegue de una fuerza ligera de la ONU solo en Kosovo. Los aliados occidentales, conscientes del precedente bosnio, no estaban dispuestos a consentir una misión militar que hubiera sido rehén de las mejores fuerzas armadas federales.

En un último intento de mediación, el 22 de marzo de 1999, la Asamblea Federal Yugoslava aprobó todas las partes del acuerdo, incluida una amplia autonomía para Kosovo, pero sin el anexo militar. Este último movimiento no fue tenido en cuenta, y en la noche del 23 de marzo Solana dio la orden de iniciar el bombardeo.

Los bombardeos comenzaron en la tarde del 24 de marzo y finalizaron el 9 de junio de 1999. En ellos participaron activamente las fuerzas aéreas de 13 de los 19 miembros de la OTAN, con cerca de mil aviones en total y 37.465 incursiones aéreas, para un total de nueve cien objetivos derribados. En Serbia , la herida infligida por esos bombardeos todavía se siente con fuerza,  especialmente entre los opositores  a las políticas de Milošević, que esperaban un apoyo completamente diferente de Occidente.

Como consecuencia directa  del bombardeo murieron aproximadamente entre ochocientas y mil personas, la mayoría en Kosovo. Según  Human Rights Watch , las muertes de civiles rondan los quinientos. Además de los objetivos militares, también se bombardearon la infraestructura y varios objetivos civiles. En total, unos 148 edificios, 62 puentes y otros 300 edificios entre escuelas, hospitales e instituciones estatales resultaron dañados, por un daño total de 30 mil millones de dólares.

La situación en Kosovo

La primera consecuencia no deseada del bombardeo de la OTAN fue la intensificación de las operaciones serbias en Kosovo. Del total de la guerra en Kosovo, que  cuenta con  unas 13.500 víctimas, de las cuales diez mil civiles, el mayor número de víctimas se registró durante la primera mitad de 1999. Durante este período murieron 10.122 personas, de las cuales 8.701 albaneses, 1.191 serbios y 230 pertenecientes a otras etnias. De estos, la gran mayoría fueron víctimas civiles. Mientras tanto , el número de refugiados y desplazados alcanzó las 800.000 personas.

Las operaciones de limpieza étnica vieron un fuerte resurgimiento bajo los bombardeos. Este es  el caso de la ciudad de Gjakova , donde tras la operación de las fuerzas serbias el 10 de mayo de 1999, unos cuatrocientos cadáveres fueron encontrados posteriormente en una fosa común en el cercano pueblo de Meja. Otro caso emblemático es la  represalia  a la que se rindieron las fuerzas serbias al día siguiente del inicio del bombardeo de la OTAN. Los días 25, 26 y 27 de marzo, las fuerzas serbias mataron a sangre fría a aproximadamente 270 civiles en varias aldeas de Kosovo.

El fin de los bombardeos y la limpieza étnica de la OTAN en Kosovo se produjo a principios de junio de 1999 gracias a una ofensiva diplomática ruso-finlandesa. Consiguieron llegar a un acuerdo con todas las partes involucradas, que luego fue adoptado como resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU el 11 de junio de 1999. Según esta resolución, Kosovo fue reconocido como autogobierno progresivo bajo supervisión internacional. Una misión civil de la ONU ( UNMIK ) habría sido enviada a Kosovo para ayudar en la reconstrucción y el desarrollo democrático, mientras que la misión militar  Kfor , bajo la égida de la ONU y con la participación de miembros de la OTAN y no OTAN, habría garantizado la seguridad. de los residentes El 12 de junio se anunció la llegada de las fuerzas militares de la KFOR. saludado con evidente júbilo de la población albanokosovar.

¿Era inevitable el bombardeo?

La novedad de los bombardeos de la OTAN de 1999 fue la determinación con la que se lanzaron, la unidad de propósito entre los aliados occidentales y la voluntad común de aprobar acciones militares fuera de cualquier marco de la ONU. El desgarro con respecto al pasado era evidente, subrayado también por las  sentidas protestas  (también  en Italia ) contra los bombardeos que estallaron unos días después.

Mirando retrospectivamente  la serie de eventos , parecen surgir dos tipos de razones que llevaron a los países de la OTAN a intervenir. Por un lado el deseo de erigirse como único garante humanitario en el mundo, por otro el recelo hacia Milošević y la determinación de no revivir la incapacidad e impotencia experimentada durante las operaciones de limpieza étnica en Bosnia.

Embriagado por el final de la Guerra Fría, Occidente se había convencido a sí mismo de que podía hacerlo todo por sí mismo. La hipótesis de mediación con las demás instancias en la ONU fue vista como un estorbo. Había que eludir el Consejo de Seguridad de la ONU y los posibles vetos. Irónicamente, fue precisamente la intervención diplomática ruso-finlandesa la que alcanzó el acuerdo que sancionó el fin de las hostilidades y el inicio de un proceso de estabilización en Kosovo.

 

 

por Pierluca Merola 

diario este

eastjournal.net

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *