Campaña de desprestigio contra monjas inglesas que cuestionan la vacuna

ACNmarzo 23, 2022

Una de las monjas más importantes de Gran Bretaña, que se opone de conciencia a tomar la vacuna COVID-19 contaminada por el aborto y fue denunciada a Roma por un obispo que promueve la vacuna, está respondiendo a las acusaciones falsas plantadas en un periódico ligado al gobierno británico.

Imagen
Madre Marilla con sus hermanas benedictinas 

John Sherrington, obispo auxiliar de Westminster, denunció a la Madre General Marilla ante el Vaticano después de que ella se negara a capitular ante sus cartas presionándola para que cambiara de opinión sobre la vacuna, según supo Church Militant.

“Me han amenazado en numerosas ocasiones con ser denunciada ante la Santa Sede y, en particular, ante la congregación de religiosos por motivos de aparente incumplimiento”, dijo la Madre Marilla a Church Militant en un comunicado el martes.

“En estos casos, quienes han lanzado tales amenazas han ignorado casi por completo los derechos fundamentales”, agregó la monja.

Hit pieza objetivos monja

El domingo, The Times escribió un artículo exitoso citando acusaciones sin fundamento de que la Madre General Marilla de las Adoratrices Benedictinas del Sagrado Corazón de Jesús de Montmartre había obligado a sus monjas a no ser vacunadas.

Sin dar pruebas de sus afirmaciones, The Times informó que algunas de las acusaciones contra la Madre Marilla “se relacionan con monjas que se sienten presionadas para no recibir la vacuna”.

La Madre Marilla, que dirige el Tyburn Convent frente a Hyde Park en Londres, participó en protestas por la libertad contra los cierres de COVID en mayo de 2021 y fue filmada pidiendo a los manifestantes que “protegieran a los niños” de una vacuna que “mata a la gente”.

La diócesis de Westminster confirmó que su obispo auxiliar, John Sherrington, había denunciado a la Madre General Marilla ante el Vaticano por alertar sobre los peligros de la vacuna  a la Congregación para Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano.

En una carta detallada a Church Militant refutando las acusaciones, la Madre Marilla explicó cómo tuvo una conversación telefónica con el reportero de The Times, David Collins, quien admitió que “no pudo decirme qué hermanas estaban haciendo las acusaciones”.

Madre Marilla hablando a los manifestantes por la libertad en Londres en 2021

Madre Marilla elaboró:

A lo largo del 2021 les he expresado claramente a todas las hermanas de nuestro Instituto que es mi derecho y también un deber moral expresar mi opinión sobre estas inyecciones anti-COVID, pero ellas tienen la completa libertad de elegir si desean tomar las anti-COVID. Inyecciones de COVID o no.

He comunicado esto por correo electrónico, escribiendo en la pizarra de la comunidad y también verbalmente a algunas hermanas individuales. Yo, de hecho, no sé el estado vacunal de ninguna de nuestras hermanas porque no les he preguntado. Es asunto de ellos y yo no me meto en eso. Si las hermanas desean decírmelo, es su propia elección.

La madre general le dijo a Church Militant que “quizás una o dos hermanas se hayan vacunado” y lo sospechaba “debido a un evento adverso inusual que es muy similar a un efecto adverso frecuente de las vacunas”.

“Lo que me molesta más que ser acusada de intimidación es la percepción de que nuestras hermanas son un montón de tontas cobardes y sin sentido que no pueden pensar por sí mismas ni formarse sus propias opiniones”, enfatizó. “Las hermanas que tenemos en nuestra Congregación son mujeres inteligentes, de voluntad fuerte, dedicadas y decididas”.

La Madre Marilla también notó que The Times había citado su carta privada y confidencial escrita a obispo Sherrington, aunque “no había dado permiso alguno para que se lo citara a nadie”.

Imagen
Catherine Pepinster, coautora del artículo sobre Marilla

“Ninguna de las hermanas tiene copia de esta carta”, sostuvo la monja.

Obispo pro-vax, informe inexacto

Church Militant se enteró por una fuente no relacionada que Sherrington, quien también delató a otros clérigos fieles a sus obispos, habría filtrado la carta y colocado la historia en The Times.

Sherrington le había escrito a la monja en varias ocasiones expresando “preocupación por el apoyo que la Madre Marilla había brindado a las protestas contra las vacunas y los comentarios que había hecho criticando el programa de vacunas”, dijo la diócesis de Westminster a The Times.

El obispo utilizó la autoridad del Papa Francisco y del arzobispo de Westminster Cdl. Vincent Nichols para intimidar a la monja citando las opiniones no magisteriales del pontífice sobre el pinchazo y la orientación a favor de la vacuna de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales.

Sherrington, que engañó a los católicos británicos sobre las inyecciones de COVID en septiembre de 2020, dijo que “le enviaron cartas” que la superiora global de la orden contemplativa estaba distribuyendo con respecto a la vacuna y que “la gente estaba muy preocupada por sus puntos de vista”.

El informe, escrito en coautoría por Catherine Pepinster, una periodista católica a favor de las vacunas y exeditora de The Tablet, una revista católica liberal, también afirma falsamente que “muchas de las monjas del convento han hecho voto de silencio y rara vez ponen un pie en el mundo exterior”.

La Madre Marilla le dijo a Church Militant:

Esto es desinformación. Ninguna de nuestras hermanas ha hecho voto de silencio. Además, está bastante claro en los videos tomados durante la manifestación particular mencionada, que yo solamente estaba en la puerta principal de Tyburn Convent. Defiendo firmemente mi derecho a estar parado en la puerta principal de nuestro convento.

Las monjas de clausura no hacen voto de silencio, es una suposición falsa generalizada“, tuitearon las Monjas Carmelitas de Gran Bretaña , corrigiendo el informe escrito por Collins y Pepinster.

Church Militant también habló por teléfono con las monjas, quienes confirmaron que no hacen voto de silencio.

Monja cita ‘preocupación razonable’

En respuesta a la descripción del periódico de ella como una “antivacunas declarada”, la monja dijo que “lo más probable es que me hubiera descrito a mí misma como provacunas, ya que he recibido muchas, muchas vacunas desde la primera infancia”.

Imagen
Placa de Tyburn que conmemora el martirio de 105 católicos

“Las opiniones que he expresado sobre las inyecciones anti-COVID han surgido de una preocupación genuina y razonable por los problemas de seguridad y salud relacionados con estas mismas inyecciones”, explicó.

La monja abierta también criticó a los principales medios de comunicación por llevar a cabo “una verdadera campaña de desprestigio” contra ella y contra “los más eminentes y respetados profesores y profesionales de la ciencia y la medicina” que han advertido sobre los peligros del pinchazo.

“¿Quién tiene la responsabilidad por cualquier muerte o lesión resultante de estas inyecciones anti-COVID? ¿Quién va a compensar por todo lo que han sufrido?” preguntó la madre general. “Ya pasó el momento de hablar por ellos”.

“El periodismo sin integridad es propaganda. Con razón digo que, en todo caso, soy yo la que está siendo intimidada”, remarcó.

Fuiste hecha a imagen y semejanza de Dios. Naciste libre“, dijo la madre general a los manifestantes en una protesta en Londres el año pasado. “No dejes que te quiten tus libertades“.

De pie en el umbral de su convento, añadió:

Desde enero, me han pedido que ore por 50 personas que han muerto. He sido monja durante 28 años, y en toda mi vida nunca me han pedido que ore por nadie que haya muerto o incluso haya resultado herido por una vacuna. Solo una vez en 2015, una niña, pero desde enero de este año, 2021, 50 personas por las que se nos ha pedido orar han muerto a causa de la vacuna.

Curiosamente, el convento de la Madre Marilla está cerca del sitio de Tyburn Tree, el sitio histórico de ahorcamientos públicos y martirio católico. Durante la revuelta protestante, 105 católicos fueron ahorcados, arrastrados y descuartizados por negarse a prestar el juramento adjunto al Acta de Sucesión.

Esta ley requería que todos aquellos a quienes se les pedía que prestaran juramento reconocieran a Ana Bolena como la esposa legítima del rey Enrique VIII y a sus hijos herederos legítimos al trono.

El obispo Sherrington y la diócesis de Westminster no respondieron a la solicitud de comentarios de Church Militant al cierre de esta edición.

 

por Jules Gomes.

WESTMINSTER, Inglaterra

ChurchMilitant.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *