La Oficina que aglutina a miles de trabajadores del Vaticano, reducida a pocas líneas y colocada en una zona llena de humo, en la nueva Constitución

ACNmarzo 22, 2022

Afortunadamente, de aquí al 5 de junio hay tiempo para reescribir el “Praedicate Evangelium” y corregir y mejorar lo necesario. Por ahora, en realidad, la Constitución es un proyecto pendiente de promulgación definitiva. Así que debería haberse presentado el pasado sábado.

* El 1 de enero de 1989 Papa s. Juan Pablo II instituyó, con un motu proprio del que estaba muy orgulloso como antiguo trabajador de Solvay en Polonia, la Oficina del Trabajo de la Sede Apostólica (ULSA) , asociación que desde entonces reúne a los empleados de la Santa Sede y de la Ciudad del Vaticano, lo que nunca había sucedido antes.[1] 
* Luego, el Papa Benedicto XVI, el 7 de julio de 2009 , con otro Motu proprio aprobó el nuevo Estatuto de la ULSA que reformaba el anterior del 30 de septiembre de 1994.
* Pero ahora, más de 30 años después, este importante órgano que tenía relaciones directas y prioritarias con la Secretaría de Estado, en particular con el Sustituto, ha desaparecido de la lista de órganos de la Santa Sede.
En la nueva Constitución Apostólica bajo el título “ Principios Operativos de la Curia Romana ”, concepto que no queda claro lo que significa, leemos:
Art. 11 – “La Oficina del Trabajo de la Sede Apostólica se ocupa de todo lo que se refiere al trabajo realizado por el personal empleado por la Curia Romana y de las cuestiones relacionadas con él, según su propia competencia, para proteger y promover los derechos de los colaboradores, según a los principios de la doctrina social de la Iglesia”.
Quizás un poco demasiado poco y demasiado ahumado teniendo en cuenta las miles de personas que sirven como empleados de la Santa Sede. No está claro en qué lugar del organigrama se ubica la ULSA y cuál es su referente o por qué debe caer bajo el término “principios operativos de la Curia Romana”.
Quizás se entienda mejor el 5 de junio cuando se promulgue el texto definitivo. Todavía hay tiempo para reescribir muchos pasajes, confirmando que la operación del sábado pasado fue preparada y organizada de manera devastadora para la comunicación vaticana.
***
“La Oficina del Trabajo de la Sede Apostólica tiene la función de contribuir a la creación y consolidación de la comunidad trabajadora; se ocupa de los que ya están empleados por la Curia Romana, la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano y los Organismos o Entidades administradas administrativamente , directamente, por la Sede Apostólica La ULSA tiene la tarea particular de la formación profesional del personal de la Sede Apostólica, fomentando una conciencia más clara de que el servicio debe ser prestado por todos aquellos que colaboran con el Papa al servicio de la Iglesia universal como una misión eclesial. Se compone de una Presidencia, un Consejo, una Dirección y un Colegio de Conciliación y Arbitraje”. ( Hoja de Wikipedia )
El Papa Benedicto XV en su Motu proprio de 2007 escribió: ” Hace veinte años, el 1 de enero de 1989, mi venerado predecesor Juan Pablo II, con el Motu Proprio “En el primer aniversario”, instituyó la Oficina del Trabajo de la Sede Apostólica, con la tarea de contribuir a “hacer que la dignidad de cada colaborador sea efectivamente respetada en la particular comunidad de trabajo, operando bajo la dependencia del Papa; los derechos económicos y sociales de cada miembro sean reconocidos, protegidos, armonizados y promovidos; sus respectivos deberes sean cumplidos fielmente; se estimula un agudo sentido de la responsabilidad, se presta un servicio cada vez mejor ”.
Poniendo el acento sobre todo en la misión eclesial y pastoral de quienes sirven en la Santa Sede, en cuanto participación en la misión universal del Romano Pontífice, encomendaron al naciente Oficio la creación y consolidación de una verdadera comunidad de trabajo, tal como fue debidamente descrito en la Carta del Sumo Pontífice Juan Pablo II sobre el sentido del trabajo realizado a la Sede Apostólica, del 20 de noviembre de 1982, y se establecieron su competencia, funciones y fines.
Estas peculiares prerrogativas fueron reafirmadas en 1994 en el Motu Proprio “La solicitud” con el que el Siervo de Dios Juan Pablo II aprobó definitivamente el Estatuto de la ULSA. Con este documento, el Papa, reafirmando la concepción típicamente comunitaria de las relaciones laborales y la especificidad del servicio prestado a la Santa Sede, pidió a la Oficina del Trabajo de la Sede Apostólica que siga consolidando la comunidad de trabajo con intervenciones encaminadas a promover el pleno cumplimiento de los el Reglamento para su protección y para resolver las cuestiones que se susciten en el ámbito del trabajo.
Cuando Juan Pablo II promulgó el Motu proprio que creaba la ULSA dijo: “En el primer aniversario de la promulgación de la encíclica Laborem Exercens, en la que se recogen las principales verdades del “evangelio del trabajo” contenidas en el patrimonio de la doctrina social de la se recuerda a la Iglesia, y se señala la misma obra como “clave esencial de toda la cuestión social considerada desde el punto de vista del verdadero bien del hombre” (Laborem Exercens, 3), expuse al Cardenal Secretario de Estado , en carta del 20 de noviembre de 1982, las características peculiares de esa comunidad particular formada por aquellos -hombres y mujeres, presbíteros, religiosos y laicos- que prestan su trabajo en los dicasterios y organismos de la Sede Apostólica, al servicio de la Iglesia universal”. (1 de enero de 1989).
Presidentes
Cardenal Jan Pieter Schotte † (14 abril 1989 – 10 enero 2005 fallecido)
Cardenal Francesco Marchisano † (5 febrero 2005 – 3 julio 2009 jubilado)
Obispo Giorgio Corbellini † (3 julio 2009 – 13 noviembre 2019 fallecido)
Monseñor Alejandro Wilfredo Bunge (1er octubre de 2020 – 26 de enero de 2022 cesó)
Monseñor Giuseppe Sciacca, desde el 26 de enero de 2022.
IS.
CIUDAD DEL VATICANO.
martes 22 de marzo de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *