La invasión rusa descubrió agencias de vientres de alquiler en Ucrania. Ahora, los “empresarios” piden a las embarazadas que aborten

ACNmarzo 19, 2022
*  Ucrania es uno de los países del mundo donde más mujeres alquilan sus cuerpos para concebir y parir los hijos de otros, en su inmensa mayoría extranjeros.
*  La invasión de Rusia ha provocado que las agencias de vientres de alquiler les piden que aborten

 

Cada año, entre 2.000 y 2.500 niños son concebidos y paridos por mujeres ucranianas para terceros a cambio de dinero; el 90% son encargados por parejas extranjeras. Con al menos 33 clínicas de gestación subrogada privadas y 5 estatales, Ucrania es un destino popular y de bajo coste para el turismo reproductivo.

Desde el comienzo de la guerra, los medios de comunicación se han centrado en los padres que compran hijos preocupados por la seguridad de sus bebés en el escenario de la guerra. «El destino de las madres de alquiler ucranianas, en cambio, no interesa a nadie», critica la directora ejecutiva del IMABE, Susanne Kummer, en el nuevo «Bioethik Aktuell».

Dos terribles informes de los medios de comunicación centran ahora su atención por primera vez en la situación de «esas mujeres cuyo lugar de trabajo es su cuerpo y que están siendo aplastadas entre la guerra y los intereses extranjeros», dice Kummer.

El diario «The Guardian», por ejemplo, informa de que las madres de alquiler han sido instadas por las agencias a abortar. Otros están sufriendo abortos a causa de la dramática situación de la guerra. «¿Quién se ocupa de las necesidades médicas de esta joven en los hogares y hospitales bombardeados, nadie se lo pregunta?», dijo Kummer. De facto, las mujeres no tienen derecho a un pago o compensación. Las agencias sólo lo hacen cuando se da a luz a un bebé sano, como se estipula en el contrato. Muchos denuncian que son tratadas como «animales».

La agencia BioTexCom, con sede en Kiev, posee actualmente el 25% del mercado mundial de gestación subrogada. Un niño cuesta entre 40.000 y 65.000 euros. Las mujeres ucranianas de entre 18 y 35 años, la mayoría de las cuales proceden de entornos sociales precarios, son contratadas para proporcionar sus cuerpos. Una vez embarazadas con el embrión extranjero, son reunidas en un piso lejos de sus ciudades de origen y supervisadas por un supervisor que las obliga a seguir unos horarios estrictos.

También pueden estar obligadas por contrato a someterse a posibles abortos. Se les atrae con honorarios de 8.000 a 10.000 euros, tres veces un salario anual ucraniano, pero la mayor parte de los ingresos va a parar a las agencias. El grupo de derechos humanos La Strada recibe 100 llamadas al año de madres de alquiler ucranianas que sufren abusos, algunas de las cuales denuncian que al final sólo recibieron unos cientos de euros de la agencia como remuneración.

Según un informe de Le Figaro, el departamento de marketing de BioTexCom declaró hace poco que «muchos clientes cuyos contratos siguen en vigor dicen que quieren continuar con los programas de fecundación in vitro a cualquier precio».

Mientras tanto, bastantes agencias ya no responden a los correos electrónicos y prácticamente no están disponibles para las mujeres por teléfono.

Hace sólo unos días, BioTexCom había publicado un Youtube en el que se mostraba un búnker con comida y lugares para dormir para las madres de alquiler para tranquilizar a los padres extranjeros. Según BioTexCom, se espera que entre 200 y 300 madres de alquiler den a luz en los próximos tres meses. Ya durante la pandemia, no se pudo recoger a 1.000 bebés en Ucrania, informó Bioethik aktuell.

Otra clínica de bebés deseados, IVMED, ya ha transportado 17 depósitos congelados con 12.000 embriones y óvulos almacenados desde la zona de guerra a los países vecinos.

«El lado oscuro del negocio de los bebés ha vuelto a hacerse trágicamente visible a través de la guerra en Ucrania», afirma Kummer. La gestación subrogada es un sector de negocio rentable que reclama una prohibición internacional. Estamos viviendo una nueva forma de servidumbre. La gestación subrogada viola descaradamente los derechos humanos y del niño, es despectiva para las mujeres y constituye un tráfico de niños.

 

CNAd/InfoCatólica.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *