Israel se seculariza: reformas para socavar el poder de los principales rabinos

ACNmarzo 18, 2022

El nuevo gobierno de Israel apuntó al poderoso establecimiento religioso del país con un par de reformas que socavarían el férreo control del principal rabinato del país sobre muchos aspectos de la vida diaria.

Las reformas, que abordan las reglas sobre la comida kosher y las conversiones al judaísmo, solo hacen cambios modestos en las prácticas actuales. Sin embargo, han provocado protestas e indignación de los líderes religiosos, lo que subraya el poder de los rabinos y la profunda división entre las comunidades observantes y las seculares de Israel.

El rabinato israelí, respaldado por poderosos aliados ultraortodoxos en el parlamento, ha ejercido durante décadas un férreo control sobre áreas como bodas, divorcios y entierros. La formación de un nuevo gobierno el año pasado sin partidos ultraortodoxos allanó el camino para las reformas.

“Durante muchos años no se llevó a cabo ningún cambio o reforma con respecto a los servicios religiosos”, dijo Shuki Friedman, vicepresidente del Instituto de Política del Pueblo Judío, un grupo de expertos de Jerusalén, quien ayudó a redactar una de las reformas. “Ahora hay un gobierno que está logrando cambiar eso”.

Israel ve su carácter judío como una parte crítica de su identidad y hace décadas le encargó al rabinato principal que preservara ese rasgo. Pero su poder ha frustrado a muchos israelíes que ven al cuerpo religioso como corrupto y entrometido.

“Ha llegado el momento de que los principales rabinos entiendan que están causando el mayor sacrilegio al estado de Israel. Están causando que el público no religioso en Israel deteste el judaísmo”, dijo el rabino David Stav, quien dirige Tzohar, un grupo que brinda servicios religiosos ortodoxos alternativos fuera del marco del rabinato.

Los arquitectos de las reformas dicen que están destinadas a simplificar un sistema engorroso y romper el monopolio del rabinato. El establecimiento ultraortodoxo se ve a sí mismo como el guardián de la identidad judía de Israel después de siglos de persecución y asimilación.

Desafiar la autoridad del rabinato podría “romper el tejido de la vida judía en este país”, dijo el rabino Eliezer Simcha Weisz, miembro del consejo principal del rabinato, que determina las normas y reglas religiosas para los judíos israelíes.

Va a vaciar todo el propósito del rabinato principal, no tendrá influencia alguna”, dijo.

El rabinato principal, un organismo creado con la intención de representar y unir a todos los judíos en Israel, ha sido visto durante mucho tiempo con recelo y desconfianza por parte de una amplia franja de israelíes, tanto los que no son religiosos como los judíos practicantes que no se adhieren a la ley, su interpretación estricta del judaísmo.

El establecimiento religioso ultraortodoxo se resiste a cualquier incursión de otras corrientes del judaísmo, incluidos los movimientos liberales reformistas y conservadores, que son marginales en Israel pero constituyen la mayoría de los judíos estadounidenses. También ha tensado las relaciones con los judíos ortodoxos modernos más predominantes, cuyas interpretaciones del judaísmo se adaptan más a los estilos de vida seculares.

Varios intentos a lo largo de los años para reformar el rabinato han fracasado, principalmente debido a consideraciones políticas. Pero la composición actual del gobierno israelí, una constelación de partidos ideológicamente dispares, parece haber encontrado puntos en común sobre las reformas religiosas. Sin partidos ultraortodoxos en la coalición, han podido aprobar una reforma y planean avanzar en la segunda, pronto.

“El cambio es difícil. Entiendo a los opositores y sus preocupaciones, pero creo que en unos años miraremos hacia atrás y entenderemos que este movimiento fue esencial”, escribió en Facebook el ministro de Servicios Religiosos, Matan Kahana, y agregó que sus reformas reforzaron el carácter judío de Israel. A Kahana, un judío practicante, se le asignó un guardaespaldas después de recibir amenazas por sus políticas.

Una reforma está destinada a agilizar el proceso de certificación kosher. El rabinato principal otorga la certificación kosher a restaurantes, tiendas de comestibles o empresas productoras de alimentos. Tiene miles de inspectores que se distribuyen entre las empresas para asegurarse de que cumplan con sus estándares.

El sistema ha provocado una pesadilla burocrática para algunas empresas y acusaciones de corrupción porque los inspectores son pagados por las empresas que buscan las codiciadas certificaciones.

“No me gusta la forma en que funciona el rabinato. No me gusta el poder que tienen. Creo que la combinación entre las reglas kosher y la economía es caldo de cultivo para algo desagradable”, dijo Ariel Rosenthal, propietario de Hakosem, un restaurante de comida callejera de Oriente Medio en Tel Aviv.

La reforma hará que las entidades privadas se vuelvan responsables de la certificación, y el rabinato determinará el estándar para esa certificación. Rosenthal obtiene hoy un certificado kosher no oficial de Tzohar, que no está reconocido por el rabinato, pero indica a los clientes que su establecimiento se adhiere a las leyes judías con respecto a los alimentos.

Una reforma separada que aún debe aprobarse busca abordar el estatus religioso de casi medio millón de israelíes de los países ex soviéticos. Si bien Israel les permitió emigrar debido a su ascendencia judía, no son reconocidos como judíos según la interpretación más estricta del rabinato y, por lo tanto, no pueden casarse en Israel.

Aquellos que quieran convertirse hoy deben hacerlo bajo las estrictas pautas del rabinato y se espera que sigan siendo religiosos una vez que se conviertan, una práctica que la mayoría no está interesada en adoptar.

La reforma permitiría a los posibles conversos llevar a cabo el proceso con cualquier rabino que reciba permiso oficial para realizar conversiones, abriendo el proceso al clero que podría permitir que el converso continúe con un estilo de vida secular.

Los defensores esperan que estas reformas allanarán el camino para una mayor liberalización. Pero en el tumultuoso sistema político de Israel, el próximo gobierno puede incluir partidos ultraortodoxos que podrían revertir los cambios, lo que hace que su implementación exitosa sea crítica.

“Si hay una gran ola de conversión, será muy difícil revertirla. Si miles de restaurantes trabajan con los nuevos certificadores kosher, será muy difícil revertirlo”, dijo Stav, del grupo de servicios religiosos alternativos. “El público verá que las cosas pueden ser mejores”.

 

Por TIA GOLDENBERG.

AP.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *