“Me hirieron y golpearon pero no me doblaron”: cardenal Becciu. En juego, el Secreto Pontificio

ACNmarzo 17, 2022
El nudo a resolver es enorme.
El Papa Francisco, a través de la Secretaría de Estado, tendrá que decidir en breve si retira o no el secreto pontificio (al que está retenido el cardenal Angelo Becciu, acusado en el juicio por el palacio de Londres) dándole así la oportunidad de defenderse abiertamente ante los tribunales por la oscura historia vinculada a Cecilia Marogna, la experta en relaciones internacionales que fue comisionada por la Secretaría de Estado para actuar como intermediaria en el pago de los rescates de los misioneros secuestrados en África. Este es el punto más delicado y enrevesado de todo el asunto judicial, que también involucra a los jefes de los servicios secretos.
El proceso, como sabemos, se inició con la desafortunada compra del edificio de Londres que habría costado a las arcas vaticanas, entre una venta y otra, impulsada por reparadores y financieros, al menos 200 millones.
Esta mañana, por primera vez, el cardenal Becciu pudo hablar en la sala. Parecía tranquilo y decidido:
«Os confieso que no me es fácil tomar la palabra y defender mi integridad en esta Sede. Me precedió una masacre sin precedentes de los medios de comunicación. Presentado como el peor de los cardenales. Una campaña violenta y vulgar. Todo tipo de acusaciones con eco mundial. Me han descrito como un hombre corrupto. Codicioso de dinero. Injusto con el Papa. Preocupado solo por el bienestar de mi familia. Han insinuado una infamia sobre la integridad de mi vida sacerdotal, habiendo financiado testigos en un juicio contra un hermano, incluso siendo propietario de pozos petroleros o paraísos fiscales. Acusaciones absurdas. Increíbles. Grotescas. Monstruosas. Uno se pregunta quién quiso todo esto y con qué propósito”.
La décima audiencia, en la que se acusa a diez personas, incluidos financistas, funcionarios del Vaticano y religiosos, comenzó a las 9.45 horas. El cardenal entró solo, con abrigo, sombrero y cruz pectoral. Ocupó su lugar en primera fila, junto a sus abogados, dispuesto a dar su testimonio (“Por fin puedo hablar y defenderme“). 
Mientras tanto, el presidente de la Corte, Giuseppe Pignatone, comunicó a los presentes que el Promotor de Justicia, Alessandro Diddi, no podría interrogarlo, posponiendo todo para el 6 de abril. Debido al covid, todo el personal de la fiscalía estuvo ausente durante más de una semana y Diddi no pudo prepararse debido al exceso de trabajo acumulado. “Así que hoy sólo quedarán las declaraciones espontáneas de su eminencia”, informó Pignatone.
«Me hirieron y golpearon en mi ser sacerdote y en mis afectos familiares. Pero no me doblaron. No, señor presidente, señoras y señores: estoy aquí con la frente en alto. Con la conciencia tranquila (…) declaro mi total disponibilidad para buscar y decir la verdad con ustedes. No le tengo miedo. Al contrario, me gustaría que se proclamara la verdad lo antes posible (…) Nunca quise que un euro, o más bien un céntimo que había manejado o apenas conocido, fuera distraído, mal utilizado o destinado a fines que no eran no exclusivamente institucional. Siempre he obrado por el bien de la Sede Apostólica y de toda la Iglesia”. 
La voz a veces revelaba sufrimiento, pero durante toda la larga audiencia nunca pareció nervioso.
Pignatone inmediatamente fue directo al grano e hizo tres preguntas que, destacó, no tenían nada que ver con el asunto vinculado a Spes, la cooperativa de Cáritas en Ozieri, Cerdeña, a la que el cardenal había enviado 125.000 euros de los fondos de los Pence. de San Pedro. De ahí el delito de malversación.
* La primera pregunta, sin embargo, se refería al secreto pontificio (“en la investigación, en la historia de Cecilia Marogna, usted no respondió invocando el secreto pontificio. Han pasado muchas cosas mientras tanto, se han publicado muchas cosas en los periódicos. esta sede vuelve a proponer la oposición del secreto pontificio o ¿crees que puede responder?”.
El cardenal Becciu respondió que tenía la intención de confirmar el secreto pontificio. “Sin embargo, estoy dispuesto -añadió- a aceptar lo que ordene la autoridad”. Por autoridad, en esta oportunidad, quedó claro para todos que se hacía referencia al pontífice.
* La segunda pregunta se refería a una transferencia bancaria que llegó a la cooperativa Spes. “Hay una primera aportación de 100.000 euros, de 2013, que sale de tu cuenta corriente personal. ¿Este pago fue un préstamo o un pago no reembolsable?”.
El cardenal Becciu explicó que en ese momento le llamó la atención el proyecto humanitario vinculado a la cooperativa, donde trabajan 16 inmigrantes y personas socialmente muy frágiles. “Les dije que estaba haciendo un préstamo a Spes. La mitad me lo devolvieron, la otra mitad, en cambio, después decidí dárselo». 
Pignatone retomaba la discusión presionando: «El dinero que venía de la secretaría de Estado eran 100.000 euros y luego hubo otros 25.000 euros. Todo pagado con una redacción particular: en la cooperativa Spes. La fiscalía afirma que esta redacción se produjo en desacato al derecho canónico: con respecto a estas irregularidades formales que también pueden asumir valor sustancial, ¿las conocía usted?”.
La respuesta de Becciu fue la siguiente: “Quisiera contarles cómo se da el financiamiento en la Secretaría de Estado: llegan pedidos de un obispo, o de una comunidad o de un laico y en base a la relación de confianza, evaluamos y luego ayudamos, pero se solicitó un balance final al final de la gestión. Estas eran personas que disfrutaban de la máxima confianza. En el caso concreto, los 25 mil euros nos los había pedido el obispo Sanguinetti, de Ozieri. Se utilizaron para recomprar un panadero que había sido destruido en un incendio. El obispo me dijo, envía el dinero a la cuenta en la que ya había enviado los otros 100 mil euros. Si hay humo de irregularidad, es a nivel diocesano donde se actúa. Nos ocupamos de la caridad».
Pignatone prosiguió: «Pero ¿sabías lo del encabezamiento de cuenta? “
Becciu:
«Tenía el número de cuenta. Era de la diócesis de Ozieri”.
El cardenal precisó que el hermano que dirige la cooperativa ha sido profesor de religión toda su vida. Fue nombrado en 2005, durante diez años trabajó gratis, solo de 2015 a 2016 le dieron el equivalente a la docencia, es decir 1800 euros. Todo su tiempo está dedicado a ellos, a los migrantes. Con gran generosidad. Frente a la dedicatoria de mi hermano, me pongo rojo”.
Pignatone: “Y la otra suma en disputa, 100 mil euros, ¿cómo llegas ahí?”
El cardenal dijo que en ese momento el obispo Melis acababa de ser nombrado obispo de Ozieri y quería construir la ciudadela de la caridad (un albergue, un lugar de encuentro para los ancianos y un comedor social para los pobres). El proyecto total ascendía a 1 millón 300 mil euros por lo que pidió fondos y ayuda a Becciu. “No le respondí nada en ese momento. De vuelta en la oficina, hablando con mis colaboradores, teniendo en cuenta que todos los años repartimos una cantidad de subvenciones a varias instituciones, vi que había 100.000 euros disponibles. Pensé que eran útiles para el proyecto del obispo y le envié esta cantidad, que no se gastó. El obispo me dijo que esa suma nunca ha sido tocada, pendiente de la suma total. Recién el 28 de febrero de este año comenzaron las obras para construir esta casa».
*. La tercera pregunta va dirigida a Becciu sobre el préstamo que le hizo la cooperativa Spes a María Luisa Zambrano, y Pignatone le pregunta si estaba al tanto. Becciu respondió que es amiga de la familia, no es pariente y que no sabía del préstamo. “Me enteré más tarde”.
La audiencia continuó con una serie de solicitudes de varios abogados relacionadas con la falta de presentación de pruebas por parte de la Promotora de Justicia y la solicitud de peritos para los metadatos de los videointerrogatorios realizados a Monseñor Alberto Perlasca. En la ordenanza que llegó al final de dos horas de asesoramiento, Pignatone presionó a Diddi para que pusiera a disposición el material, pero consideró inadmisibles los informes de los expertos sobre las grabaciones de video. 
Finalmente -lo más importante- anunció que la Secretaría de Estado tendrá que expresarse de cerca por el secreto pontificio. En otras palabras, el Papa.Y aquí la historia quizás corre peligro de complicarse.
Los abogados de Becciu, Marica Concetta Marzo y Fabio Viglione, comentaron que el cardenal demostró en la sala «con fuerza de prueba absoluta, el uso correcto de las sumas que maneja la Secretaría de Estado, con fines únicos y exclusivos de caridad. Así se eliminó incluso la sospecha de irregularidades

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *