Hoy, ‘El Día del Cardenal Becciu’: defenestrado sin juicio previo, hoy por fin podrá hablar

ACNmarzo 17, 2022

El cardenal Angelo Becciu tiene previsto dar testimonio el jueves en el primer día de audiencias probatorias en el juicio penal financiero del Vaticano. El testimonio marcará el final de una larga espera para el cardenal, quien ha insistido en que esperaba responder las acusaciones en su contra. Pero, ¿qué se le preguntará y qué dirá?

Cardenal Angelo Becciu. Crédito: REUTERS / Alamy Stock Photo

Desde que fue despedido en desgracia por el Papa Francisco en septiembre de 2020, el cardenal Becciu ha insistido en que no ha hecho nada malo, a pesar de las pruebas de malas prácticas financieras recopiladas por los investigadores, y que espera con ansias su día en la corte. 

Enfrentado a cargos de malversación de fondos, abuso del cargo y obstrucción de la justicia, el cardenal ha insistido en que es un fiel servidor de la Iglesia y del Papa, y afirmó que es víctima de una campaña de difamación por parte de los periodistas.

A partir de mañana, se le pedirá que dé cuenta de una serie de transacciones financieras que ordenó y aprobó durante su tiempo en la Secretaría de Estado y después, y que explique sus relaciones con varios de los coacusados ​​en el juicio. En algunos casos, Becciu ya ha indicado cómo pretende justificar sus acciones, pero también puede tratar de evitar dar respuestas directas sobre algunos temas confusos.

¿Todos en la familia?

 

Algunos de los cargos más llamativos contra Becciu se relacionan con acusaciones de que desvió fondos de la Iglesia a organizaciones benéficas, cuentas bancarias y empresas controladas por su familia, especialmente sus hermanos.

Los fiscales del Vaticano, junto con las autoridades italianas, allanaron varias oficinas de la Iglesia en busca de pruebas de que Becciu envió dinero a su familia.

Estos incluyen la contratación de una empresa de construcción propiedad de uno de sus hermanos para proyectos de renovación en las nunciaturas de todo el mundo donde sirvió Becciu, incluso en Angola y Cuba, y el envío de cientos de miles de euros de Peter’s Pence, el IOR (un banco del Vaticano), y la conferencia episcopal italiana a la cooperativa Spes, una caridad diocesana en la Cerdeña natal de Becciu dirigida por otro de sus hermanos.

El cardenal ha sido franco al negar estos cargos, y parece confiado en poder explicarlos. Becciu parece dispuesto a argumentar que, en la mayoría de los casos, sus decisiones fueron usos prudentes del dinero de la Iglesia, e incluso si involucraron a miembros de su familia, no se violó ninguna ley.

Es probable que muchos de los cargos relacionados con la familia de Becciu se reduzcan a preguntas sobre la cultura financiera del Vaticano. Desde que asumió el cargo en 2013, el Papa Francisco ha emitido un flujo constante de reformas legales destinadas a limpiar un clima de nepotismo, trato preferencial y procedimientos de diligencia debida deficientes. Becciu bien puede afirmar que gran parte de lo que hizo fue una práctica aceptada en ese momento, cualquiera que sea la nueva normalidad ahora.

Vale la pena ver cuán ampliamente la fiscalía decide interrogar a Becciu sobre la superposición entre su familia y su trabajo. Además de las denuncias directas de malversación de fondos, durante mucho tiempo ha habido dudas sobre las inversiones financieras realizadas por su antiguo departamento en esquemas cuestionables que involucran a miembros de la familia de Becciu, incluido el escándalo IDI de 2011.

El trato de Londres

 

El punto de partida de la investigación que condujo a la extensa acusación presentada por los fiscales en julio pasado fue la compra por parte del Vaticano de un edificio en 60 Sloane Avenue.

Si bien es probable que muchos de los otros acusados, incluidos Gianluigi Torzi y Raffaele Mincione, enfrenten preguntas (si alguna vez comparecen ante el tribunal) sobre la forma en que se estructuró ese trato, se le puede preguntar a Becciu sobre cómo su antiguo departamento se vio envuelto con esos empresarios en El primer lugar.

Informes anteriores han establecido que comprar el edificio, además de ser una inversión asombrosamente mala, fue solo la fase final en los esfuerzos del Vaticano para desvincularse del Fondo de Oportunidades Globales Mincione Athena, en el que la Secretaría de Estado invirtió unos 200 millones de euros en 2014.

La inversión de la secretaría provino de dinero prestado contra los activos del Vaticano en dos bancos suizos, Credit Suisse y BSI, el último de los cuales fue cerrado por las autoridades suizas por violaciones de lavado de dinero realizadas en nombre de sus clientes, especialmente fondos soberanos.

El valor en papel de la inversión con Mincione se usó para poner a cero los préstamos en los balances de la secretaría, lo que efectivamente hizo que todo el acuerdo fuera de los libros, utilizando una maniobra contable prohibida por el Papa Francisco en una de sus primeras reformas financieras. Pero la medida fue detectada por el equipo del cardenal Pell durante su etapa al frente de la Secretaría de Economía y provocó varios enfrentamientos con Becciu y la secretaría.

Si así lo pensaran, los fiscales podrían argumentar que la acción por sí sola constituye un abuso del cargo por parte de los funcionarios de la secretaría, incluido Becciu, y los pone en peligro por las pérdidas posteriores del Vaticano.

El cardenal Becciu podría insistir, como lo ha hecho en el pasado, en que todo esto es parte de una conspiración para difamarlo. Pero, con figuras tan importantes como el propio Pell confirmando la narrativa, Becciu podría descubrir que las negaciones indignadas no lo llevan tan lejos en los tribunales como lo hacen en Twitter:

¿Inteligencia financiera?

 

Quizás uno de los lados más fascinantes del escándalo financiero han sido las constantes denuncias de espionaje entre diferentes instituciones del Vaticano. Y parece probable que aparezca en las preguntas de la acusación, si no mañana, en algún momento de las sesiones del juicio.

Varias personas han testificado ante los fiscales sobre funcionarios de la Secretaría de Estado que solicitaron la ayuda de “expertos en seguridad de TI” externos e incluso oficiales de inteligencia italianos en un esfuerzo por espiar a los socios comerciales e incluso a las instituciones financieras del Vaticano.

El primer auditor general del Vaticano, Libero Milone, fue obligado por Becciu a renunciar en 2017 bajo amenaza de enjuiciamiento penal. Becciu dijo en ese momento que Milone se había excedido en la autoridad de su oficina y estaba inmiscuyéndose en las transacciones financieras privadas del propio Becciu, aunque no dijo cómo sabía esto o por qué no entraba directamente dentro del ámbito del auditor.

El propio Milone ha dicho que informó repetidamente a los gendarmes del Vaticano que sus oficinas y computadoras habían sido intervenidas, y que cuando investigaron, encontraron evidencia de escuchas que conducían a un apartamento del Vaticano propiedad de la Secretaría de Estado que no tenían autorización para entrar. investigar.

Mientras tanto, junto a Becciu en el banquillo (metafóricamente, si no físicamente) está Cecilia Marogna, la autodenominada analista geopolítica y consultora de seguridad, quien ha afirmado que trabajó para la Secretaría de Estado para organizar la liberación de hermanas religiosas secuestradas en problemas. puntos de todo el mundo. Los servicios de inteligencia italianos no están de acuerdo, al menos según algunos informes.

Pero Marogna también ha dicho que Becciu le encargó compilar expedientes de información comprometedora sobre las fallas morales privadas de altos funcionarios del Vaticano. Nadie ha dado un paso adelante para negar esa afirmación, ni siquiera Becciu.

Becciu y Marogna están acusados ​​conjuntamente de malversación de fondos por los cientos de miles de euros que el cardenal le había pagado de los fondos de la Secretaría de Estado, incluso después de que dejó la Secretaría de Estado en 2018. El exdiputado de Becciu en el departamento, Mons. Alberto Perlasca, dijo a los investigadores que el cardenal le ordenó destruir las pruebas de los pagos, pero él se negó a hacerlo.

Cuando Perlasca preguntó para qué era todo el dinero que le dieron a Marogna, Becciu le dijo: “¡Eeeeeeh! Podemos hablar de eso en cuatro o cinco años”.

Es probable que los fiscales pregunten al respecto antes de eso.

Secretos de Estado

 

Becciu también se ha enfrentado a preguntas de los medios, y del propio cardenal Pell, sobre el extraño asunto de unos 2 millones de euros que había enviado a la oficina de Melbourne de una empresa de seguridad tecnológica que se ha visto envuelta en una investigación del FBI sobre la injerencia rusa en el Elecciones estadounidenses de 2016.

Los medios italianos han especulado que los pagos estaban relacionados de alguna manera con el enjuiciamiento de Pell en Australia por acusaciones de abuso sexual posteriormente desacreditadas, lo que provocó que Pell tuviera que dejar su puesto de supervisión de las reformas financieras del Vaticano, algo que Becciu ha negado enérgicamente.

El cardenal le dijo a The Pillar el año pasado que los pagos estaban “clasificados” y que no podía hablar de ellos.

En diciembre, el cardenal Pell señaló que Perlasca les había dicho a los investigadores que pensaba que los pagos eran para ayudar a financiar la defensa legal de Pell, aunque comenzaron antes de que Pell fuera juzgado.

“Eso ciertamente no es cierto”, dijo Pell. “Ciertamente no recibimos nada. Así que tengo una pregunta para el cardenal Becciu: ¿nos dirá simplemente para qué se envió el dinero?

Becciu respondió calificando las preguntas de Pell como “por debajo de la dignidad de los cardenales”, pero prometió responderlas “punto por punto” durante el juicio en la Ciudad del Vaticano, incluso mientras sus abogados defendían varias mociones para desestimar el caso.

Si se le pregunta sobre el asunto en la corte, Becciu puede volver a tratar de citar el secreto de Estado como excusa para no responder, pero si lo hace, la Secretaría de Estado y el Papa Francisco pueden decidir que ellos también quieren algunas respuestas y agitar el privilegio. del secreto de estado.

Acosando al testigo

 

Los fiscales retiraron y volvieron a presentar un cargo contra Becciu que afirma que intentó sobornar el testimonio de Mons. Perlasca, que dirigió la oficina administrativa de la Secretaría de Estado a las órdenes de Becciu, y que ha admitido que arregló millones de euros en pagos para el cardenal y le suministró miles de euros en efectivo.

Según Perlasca, cuando le dijo a Becciu lo que le dijo a los investigadores, el cardenal se “enojó mucho” con él, exigió saber por qué no había borrado las pruebas de las transacciones y le dijo que solo se comunicara con él a través de aplicaciones cifradas seguras. en el futuro.

Becciu ha negado las acusaciones, pero los fiscales podrían tener algunas preguntas bastante acertadas para él. Si no trató de interferir en la cooperación de Perlasca con los investigadores, ¿por qué, por ejemplo, trató de demandar a Perlasca por difamación por lo que les dijo?

El final del principio

 

Después de más de cuatro años de cobertura mediática, dos años de investigaciones y siete meses de audiencias previas al juicio, el primer día de Becciu como testigo en su propia defensa se siente como una especie de clímax del proceso.

Pero la realidad es que el juicio recién ahora se está poniendo en marcha, y es probable que la audiencia del jueves sea la primera de muchas ocasiones en las que se le pedirá al cardenal que rinda cuentas por sus acciones.

El 17 de marzo está lejos de ser el principio del fin del juicio financiero del Vaticano, pero es, al menos, finalmente el final del principio.

 

The Pillar

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *