Por qué el papel de mediador no conviene ni a la Iglesia Católica ni al Papa

ACNmarzo 16, 2022
La Iglesia católica por naturaleza y por misión no fue querida por Cristo como mostrador donde acudir para pedir mediaciones o como oficina de asesoramiento diplomático.
La guerra de Putin contra Ucrania, un tema muy complejo, antiguo, subestimado y manipulado y hasta terriblemente trágico durante más de 20 días, ha puesto en evidencia una grave insuficiencia del mundo católico -jerarquía y fieles, así como líderes de opinión y periodistas de área- que explica muchas pasajes del turbulento camino para llegar a las palabras del Papa el pasado domingo después del Ángelus. Nos referimos a que faltó claridad y coraje, inmediatamente, para distinguir con transparencia e inmediatez que en la noche del 23 al 24 de febrero se había iniciado una guerra de agresión en Ucrania y por tanto había dos ‘partidos’: la agresores y agredidos.
Ha habido una falta de pensamiento crítico entre los católicos sobre el tema, que está muy mal visto en Italia y esto obviamente ha hecho en el pasado y todavía hace mucho daño a la Iglesia Católica. En la Iglesia, el pensamiento crítico no está ocioso, es una riqueza indispensable y debe ser patrimonio evangélico. 
Inmediatamente después del estallido de la guerra contra Ucrania, las primeras palabras y gestos por parte de la Santa Sede fueron ambiguos y objetivamente equívocos. Tras la visita del Papa a la representación rusa en el Vaticano (25 de febrero), sin un gesto de sentido y significado simétrico hacia la parte ucraniana, el camino abierto de forma temeraria llevó al Papa a pronunciar un discurso en el que no se hacía referencia a la dinámica sucia y repulsiva del agresor y el agredido ( 27 de febrero de 2022 ).
Las definiciones de agresor y agredido no serán pronunciadas por el Santo Padre ni siquiera el domingo siguiente ( 6 de marzo de 2022 ).) cuando Francisco rechazó, sin citarlo, las palabras de Vladimir Putin con una frase lapidaria: ” No es solo una operación militar, sino una guerra, que siembra muerte, destrucción y miseria ” .
Solo será el domingo 13 de marzo. el día en que el Santo Padre dirá con firmeza: ” Solo hay que cesar la inaceptable agresión armada, antes de que reduzca las ciudades a cementerios “. Este es el punto de inflexión porque cuando decimos agresión implícitamente hablamos de agresor .

El desafortunado reflejo condicionado

Pregunta: ¿Por qué en las palabras del Pontífice y en la diplomacia del Vaticano esta diferenciación fue tan central y decisiva hasta el punto de ser la motivación última en virtud de la cual la Sede Apostólica está fuera de discusión en la dialéctica diplomática en este momento? 
Porque aunque la cuestión siempre fue conocida y seguida de cerca con atención y preocupación por el Papa y su diplomacia, prevaleció una especie de reflejo condicionado de larga data, se impuso: encontrar un papel en la crisis. 
Los verdaderos y los menos verdaderos concejales asaltaron Santa Marta.
La teoría geoestratégica del papel de mediador del Vaticano llevó inmediatamente a varias consecuencias insidiosas: por un lado, se subestimó la gravedad sin precedentes y el tamaño gigantesco de lo que Putin había puesto como lema con una guerra ofensiva; por otro lado, no asumir el hecho indiscutible del dinamismo agresor-agresor llevó a muchas ambigüedades y conductas opacas. Y esto simplemente porque quien aspira o exige un papel en una situación de este tipo está obligado a ser equidistante, a poner al mismo nivel -cosa éticamente insostenible- a quien se ataca con a quien se ataca. También está obligado a no irritar a las partes en conflicto, a no decir toda la verdad y por lo tanto obligado a apelar a un tipo singular de diplomacia considerada una especie de panacea milagrosa, mediática, pero inconsistente e inconclusa.
Las historias de mediaciones entre dos partes en conflicto y ya en guerra están llenas de contenidos falsos y silencios inaceptables hasta el punto de que siempre es más prudente mantener a la Iglesia Católica alejada de estas operaciones. Son peligrosos y muchas veces ensucian el rostro de la Iglesia, forzada al final, siempre para no fastidiar a los partidos, para engullir regímenes autoritarios, dictadores, violaciones de derechos humanos, persecución de cristianos y más…

La Iglesia es no es un contador

Hay una curiosa inclinación en la Iglesia católica a querer desempeñar el papel de mediador en todas partes y, en todo caso, hasta el punto de que toda mediación debe pasar como sinónimo de paz, de espíritu cristiano, de fraternidad. Al mismo tiempo queremos transmitir otra idea: quien duda de las mediaciones o no apoya este trabajo es un belicista, un violento, un beligerante o una persona indiferente al sufrimiento de los demás, especialmente si son víctimas de la guerra.

Una Iglesia que no toma partido en las causas justas no se ensucia las manos con el hombre

La Iglesia católica por naturaleza y misión no fue querida por Cristo como mostrador donde acudir para pedir mediación o como oficina de asesoramiento diplomático. Confiar el anuncio de la fe de Cristo y del Evangelio a las tortuosidades de la diplomacia, a las ensaladas de frutas de las palabras ambiguas, al lenguaje hecho de expresiones melosas, daña la evangelización.
Cristo nunca fue un mediador y nunca pidió a sus discípulos que ejercieran el papel de mediadores, como muestran los Evangelios
Sabía tomar partido cuando las mentiras, las medias verdades, los artificios y las acrobacias tácticas no eran admisibles. Cristo no fue al templo a mediar con los mercaderes. Fue a cazarlos y a distinguir a los honestos de los no honestos.
La Iglesia, por razones excepcionales, y expresamente solicitado por las partes en conflicto, puede asumir un papel de acompañamiento, facilitación o mediación pero a condición de que no pase a formar parte -con el pretexto de las reglas y métodos de la diplomacia- de una maquinaria política donde mentir y engañar es la norma, es parte del juego, de la Razón de Estado.

La Iglesia Católica, el Vaticano, no tiene razón de estado, tal vez tiene razón de fe

La Iglesia que no tiene razón de Estado, en estas mediaciones de un exclusivo sabor geopolítico y geoestratégico, se degrada y corre el riesgo de desvirtuarse, de dejar atrás su verdadera y única naturaleza de ‘poder’ (del Espíritu) y transformarse en ‘poder’ (de la mundanalidad).
En resumen, el papel de mediadores no es propio de la Iglesia de Cristo que sólo conoce la razón de la fe.
La Iglesia es la primera, y para siempre, en mediar entre Dios y sus criaturas. La dimensión humana de la Iglesia, fundada por el mismo Cristo con el nombre de “iglesia” (asamblea), fue deseada por su Fundador para perpetuar de manera visible la relación de todo ser humano con el Creador. Y nada de esto puede someterse a la razón de Estado.
LB, RC, IS.
CIUDAD DEL VATICANO.
Miércoles 16 de marzo de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *